maquinado-de-metales“Recientemente me encontré con un aceite llamado ISOFORM 900 en el proceso de maquinado de metales.¿Puede describir sus propiedades físicas y uso equivalente?”

ISOFORM 900 es un producto de Petrofer diseñado para el forjado en frío, especialmente de acero, acero inoxidable, aluminio, titanio, y aleaciones de cobre.

Los procesos de forjado existen desde hace miles de años. La variedad actual en la industria del forjado de metales incluye complejos procesos como el estampado de láminas de metal, hidroformado, rolado y forja en caliente. Esos procesos a menudo tienen altas presiones entre las superficies y en muchas ocasiones también altas temperaturas.

Dentro de cada uno de esos procesos, se emplean varias técnicas utilizando herramientas especializadas, dados precisos y fluidos específicamente formulados (o lubricantes) trabajando todos juntos para crear el producto final. Los procesos de forjado de metales utilizan algunas de las más amplias variedades de lubricantes debido a las variadas características de las aplicaciones del maquinado de metales.

Entre las funciones clave de los lubricantes para el forjado de metales están la lubricidad, enfriamiento, remoción de residuos metálicos, y protección contra la corrosión. La meta general es asegurar que las herramientas, matrices y otros componentes del forjado trabajen para producir la mayor cantidad de partes terminadas con la mínima cantidad de mantenimiento debido a la degradación por excesivo calor, desgaste y corrosión.

Al considerar qué tipo de fluido utilizar, debe tomar en cuenta todos esos factores junto con el método de aplicación con respecto al tiempo y sitio de aplicación. La apropiada selección del lubricante también debe estar basada en ciertos parámetros como el metal a forjar, la aplicación o método de proceso, la calidad del agua (en el caso de fluidos base agua), requerimientos del metal trabajado antes y después del proceso, así como las preferencias del cliente.

Los fluidos de forjado de metales generalmente están categorizados en cuatro tipos principales: base agua (emulsionables), minerales, sintéticos o semisintéticos, y de película sólida (seca).

Los fluidos base agua o aceites solubles son del tipoemulsiones o microemulsiones. Ofrecen buenas características de enfriamiento pero pobre lubricidad. Esos lubricantes son ideales para aplicaciones de alta velocidad y pueden adquirirse en concentrados para ser emulsionados posteriormente con agua.

Los fluidos minerales brindan características de buena lubricidad y larga vida en servicio, pero algunas veces tienen deficiente solubilidad de aditivos.

Los fluidos sintéticos y semisintéticos están diseñados para brindar muy alta capacidad de enfriamiento. Los sintéticos pueden emulsionarse con agua (algunas veces se les llama neo-sintéticos) para ofrecer mejor lubricidad.

Los lubricantes de película sólida (o seca) utilizan materiales sólidos (como el grafito) en conjunto con aceite o agua. Las mejores aplicaciones son donde se presentan condiciones de extrema presión, como ejes en baja velocidad, altas y bajas temperaturas, y altas presiones.

Noria Corporation.Traducido porRoberto Trujillo Corona, Noria Latin America