Rodamientos Limpios – Cruciales para la Confiabilidad

Nov. 12, 2013

Autor: Comunicación Noria

Última actualización: 04/03/24

Por sorprendente que pueda parecer, una partícula de 5 micrones o menos puede causar que un rodamiento de precisión falle. Para colocar ese tamaño de partícula en contexto, el cabello humano tiene un tamaño aproximado de 60 micrones; una huella digital 13 micrones, un de polvo 25 micrones; y el humo del tabaco 6 micrones. Estas partículas pueden ser mínimas, pero con su potencial para causar daño, el mensaje es que es vital mantener un elevado nivel de limpieza interior en los rodamientos de precisión. También es vital porque aún cuando una partícula pequeña de material extraño no esté promoviendo una falla, estas pueden arruinar la calidad del desplazamiento suave del rodamiento y los valores bajos de torque.

En términos generales, podemos dividir en tres categorías el polvo y los contaminantes que impiden el correcto desempeño de los rodamientos: contaminantes del medio ambiente, contaminantes transferidos e ingreso de polvo. Incluidos en la primera categoría tenemos pelusas, escamas de metal, partículas abrasivas, humo y polvo industrial. En contraste, los contaminantes transferidos como el polvo que es recogido de una fuente externa y pasado a los rodamientos a través del contacto con las manos, mesas de trabajo., empaques, herramientas y accesorios.

Además de las categorías principales, otros contaminantes que a menudo pasamos por alto son el vapor y la condensación de agua, impresiones de huellas digitales (transferidas durante el manejo), grasa sucia y humo de cigarrillo. Estos, al igual que los mencionados anteriormente, deben ser considerados como abrasivos, corrosivos o causas principales que llevan a la degradación del desempeño de los rodamientos.

Los problemas de mantener la limpieza adecuada de los rodamientos comienzan desde el mismo momento en que estos son removidos de sus empaques. Por lo tanto, es mejor no retirarlos

hasta que estén listos para su uso, y solo después de que el área de servicio ha sido efectivamente limpiada y preparada. Una vez desempacado, los rodamientos solo deben ser manipulados con guantes limpios, secos y libres de talco y pelusas.

Aquí, hay que tener cuidado con la compatibilidad entre el material de los guantes y cualquier solvente de limpieza ya que esto puede dar como resultado algún tipo de contaminación que se transfiere a los rodamientos durante el subsecuente manejo. Cuando los rodamientos son del tipo instrumental, incluso el manejo con guantes debe ser evitado y en su lugar se deben usar pinzas del tipo quirúrgicas.

Por su puesto, la limpieza se extiende no solo a los rodamientos mismos, sino también a las áreas de trabajo y almacenamiento, bancos de trabajo, herramientas, accesorios y alojamientos de los rodamientos. Un área de trabajo ordenada, con buena iluminación, herramientas organizadas, bandejas de repuestos y accesorios de trabajo adecuados, constituyen una ambiente de trabajo ideal. Bajo ninguna circunstancia se debe permitir el consumo de alimentos y bebidas en o cerca de las áreas de trabajo. Tampoco se debe permitir fumar en las áreas donde los rodamientos están siendo reparados; y las operaciones para la instalación de rodamientos deben estar ubicadas lejos de las áreas donde operan las máquinas usadas en trabajo de metales, como por ejemplo esmeriles y taladros, a fin de disminuir los problemas de contaminación.

Otro aspecto a considerar el lo relacionado con la electricidad estática y otras operaciones que puedan originar magnetización de las pistas y las bolas de los rodamientos. Esto trae como resultado que partículas finas de polvo metálico se introduzcan en los rodamientos. Si se presentan síntomas de que los rodamientos estén magnetizados, deben ser pasados a través de un desmagnetizador adecuado mientras aún se encuentran en su empaque original.

Un factor clave para mantener la limpieza es una Buena superficie de trabajo, la cual puede ser metálica o de plástico. Generalmente, no se recomienda el uso de superficies metálicas pintadas ya que estas pueden generar virutas, escamas o herrumbre. Laminados plásticos son aceptables, además de que son fáciles para mantenerlas limpias. Además de una buena superficie, cada banco de trabajo debe tener un surtido completo de herramientas limpias, libre de rebabas y diseñadas adecuadamente para el trabajo a realizar. Las herramientas no deben estar pintadas o cromadas ya que estas pueden ser fuente generadora de partículas contaminantes, que pueden ingresar y dañar los rodamientos.

El requerimiento de componentes libres de rebabas también se extiende a otras partes usadas en el armado de los rodamientos, como es el caso de los alojamientos y los descansos de los ejes. Estas dos áreas deben completamente limpias antes de comenzar con las tareas del armado de los rodamientos.

Noria Corporation. Traducido por Roberto Trujillo Corona, Noria Latín América.