Las desventajas de emplear aditivos suplementarios antifricción

May. 26, 2014

Autor: Comunicación Noria

Última actualización: 05/16/24

Recientemente descubrimos un producto que promete reducir la fricción entre las partes metálicas en movimiento sin modificar las tolerancias entre ellas. Este aditivo suplementario antifricción en particular afirma que ahorra energía, reduce los costos de operación, incrementa el torque y la potencia, disminuye las temperaturas de operación, disminuye el desgaste y tiempo muerto, y mejora la operación en climas fríos.

Por supuesto, sabemos que esto puede ser sólo un ardid publicitario, pero la tecnología detrás del producto suena muy diferente a la de algunos otros tipos de aditivos suplementarios antifricción disponibles en el mercado. Es nuevo, por lo que hay muy poca información proveniente de otros usuarios neutrales, lo que nos ha hecho dudar un poco acerca de usarlo o no. ¿Ustedes recomendarían usar ese tipo de aditivos suplementarios antifricción? ¿Por qué sí o por qué no?

Generalmente no se recomienda utilizar “aditivos suplementarios antifricción” ya que la mayoría de esos productos son derivados de compuestos clorados. El cloro en esos compuestos es muy reactivo con las superficies metálicas y las corroerá inmediatamente. Los subproductos de la corrosión y los óxidos se convierten en una película antifricción de sacrificio. Esta película tiene propiedades lubricantes, y conforme se desprende y deja expuesta la superficie metálica.

Con el paso del tiempo, conforme se repiten los ciclos y la superficie metálica expuesta reacciona con el aditivo suspendido en el aceite, puede existir un considerable desgaste (tanto químico como mecánico) en los componentes. Los efectos a largo plazo del cloro corrosivo superan con creces cualquier beneficio a corto plazo que pudiese brindar esta película lubricante de sacrificio.

El cloro no sólo ataca las superficies metálicas dentro de la máquina, sino que también causa estragos en el lubricante. Uno de los mayores peligros de usar un compuesto clorado en un lubricante proviene de su capacidad para la formación de ácido cuando se introduce humedad. Cuando se formula equilibradamente un lubricante, usted puede encontrarse con formulaciones que contienen detergentes, antioxidantes y neutralizadores de ácidos, pero cuando agrega el contenido de una botella tomada de cualquier estantería, se pierde el balance. El resultado será la formación de ácido clorhídrico que corroerá muy rápidamente las superficies metálicas de los componentes de la máquina.

Sería mucho mejor utilizar desde el principio un lubricante de buena calidad, bien formulado y balanceado. Uno de los primeros pasos para lograr este objetivo es asegurar que el lubricante tenga la viscosidad correcta y la adecuada capacidad de soporte de carga. Recuerde, es mejor tener su maquinaria operando bajo una completa película hidrodinámica que el tener que depender de una película lubricante en condiciones límite.

Noria Corporation. Traducido por Roberto Trujillo Corona, Noria Latín América