mezcla-de-lubricante-wpNoria Corporation. Traducido por Francisco J. Páez Alfonzo, Noria Latín América

“Nuestro cliente ha mezclado un aceite para engranajes SAE 80W-90 en un tanque de almacenamiento que contenía entre 5 y 10 litros de fluido para transmisiones automáticas. ¿Podría esta mezcla comprometer este aceite y hacerlo inadecuado, o podría ser usado en sus mandos finales y diferenciales donde normalmente utiliza un aceite SAE 80W-90? Estoy seguro de que este aceite solo servirá para lubricar bisagras.”

Cuando se mezclan diferentes tipos de aceite o grasas lubricantes, pueden generarse situaciones desastrosas para la máquina. Por esto es que es mejor evitar la mezcla de lubricantes. Sin embargo, dado que usted está lidiando con cantidades pequeñas que se han agregado a grandes volúmenes de aceite con grados y viscosidades similares, tal vez esto no parezca tan malo como parece. Algunos factores determinarán si ha cometido un error muy costoso o es una advertencia de la cual usted puede afortunadamente aprender y evitar en el futuro. Estos factores clave incluyen el volumen de aceite que ha sido mezclado, los tipos de aceite básico de los aceites que han sido mezclados, al igual que los aditivos utilizados en cada uno de dichos aceites, y cómo la viscosidad se ha visto afectada por la mezcla.

El volumen de los aceites que han sido mezclados sería el factor clave. Por ejemplo, si usted ha mezclado 4 litros de un fluido para transmisiones automáticas (ATF) con 1,200 litros de aceite de engranajes, elaborados con el mismo grupo de aceite básico mineral, esta contaminación difícilmente se notaría. Por otra parte, si la mezcla es 50/50, el aceite resultante no sería adecuado para ninguna de las dos aplicaciones mencionadas.

El tipo de aceite básico (sintético o mineral) es también crítico. Los aceites minerales de los Grupos I, II y III y las polialfaolefinas (PAO) son químicamente muy similares, así que si se mezclan no causarían problemas de compatibilidad. Por el contrario, en la mayoría de los casos, los polialquilén glicoles (PAGs) y las PAOs no deben ser mezcladas, al igual que los PAGs y los aceites minerales.

Los paquetes de aditivos generalmente están diseñados para la maquinaria donde deben ser utilizados. Los aceites de motor y los ATF poseen elevadas concentraciones de aditivos, mientras que los fluidos hidráulicos y los aceites de turbinas, tienen bajas concentraciones. Tenga presente que ciertos aditivos, como los del tipo azufre/fósforo, pueden ser dañinos para componentes a base de cobre o aleaciones de cobre, como los engranajes sinfín.

La viscosidad es la propiedad más importante de un lubricante y cualquier cambio puede tener un impacto significativo en la maquinaria. Si la viscosidad se incrementa puede producir recalentamiento (fricción fluida). Si la viscosidad disminuye, puede ser que el lubricante no tenga una suficiente resistencia de película (fricción límite) para proteger la maquinaria, lo que también puede producir recalentamiento por el contacto metal-metal.

Es esencial comprender todos estos factores. Si tiene alguna duda, evalúe la viscosidad y la concentración de aditivos, o simplemente deseche la mezcla. Es probable que no valga la pena poner en riesgo la salud de la maquinaria.