En contactos de engranajes, una superficie poco rugosa y una delgada película de lubricante producen mucho menos desgaste que una superficie muy rugosa y una gruesa película de aceite. “Asentar” apropiadamente un engranaje nuevo puede jugar un rol crítico en la reducción de la rugosidad de la superficie.