Jim Jung, Corporación Trico. Traducido por Roberto Trujillo Corona, Noria Latin America

Si su programa de lubricación fuera un banco de sangre de un hospital, ¿los pacientes se sentirían seguros pensando que las transfusiones que les aplicaran ayudarían a mantenerlos con vida o imaginarían una esperanza de vida más corta? La analogía frecuentemente empleada de equiparar a los lubricantes con la sangre de la maquinaria tiene sentido.

Las personas que visitan un banco de sangre esperan presenciar buenas prácticas para recibir las donaciones, analizar la sangre, etiquetar las bolsas de sangre, que cuenten con una refrigeración adecuada, transferencia controlada hacia la habitación del hospital y el uso de equipos estériles para efectuar una transfusión.

En resumen, el trayecto de la sangre importa, como también lo es el trayecto del lubricante. Para proporcionar una salud óptima a la maquinaria, considere estos cinco pilares secuenciales en el camino de un lubricante: Recepción, almacenamiento, transferencia, aplicación y permanencia en la máquina.

Recepción

Cuando un lubricante llega a una instalación, ya sea en baldes de 18.9 litros (5 galones), tambores o cilindros de 208 litros (55 galones), contenedores de semigranel (totes/IBCs) de 1,041 litros (275 galones) o camiones cisterna, el primer paso es evaluar la condición de los contenedores. Si bien el exterior de un contenedor no representa necesariamente su condición interna, sí podría ser motivo de preocupación acerca de la manipulación y almacenamiento por parte del distribuidor de lubricantes.

En el caso de contenedores y tanques herméticos y reutilizables, pregunte acerca de los procedimientos de limpieza y relleno que utiliza el distribuidor.

Al recibir el lubricante, tome una muestra antes de aceptarlo y analícela para asegurarse de que el aceite tenga el nivel de limpieza y humedad adecuado. Aunque muestrear cada contenedor puede no ser realista, obtener una muestra aleatoria de los contenedores tiene sentido. Evite usar contenedores improvisados para recolectar las muestras. En su lugar, emplee botellas de muestreo y mangueras de plástico desechables para este propósito.

El muestreo y las pruebas para los lubricantes son esenciales desde el punto de vista forense. Sin una muestra de referencia, diagnosticar problemas más adelante en el ciclo de vida se vuelve más difícil porque habrá más variables para eliminar. Establecer una buena relación con un laboratorio de análisis de aceite puede pagar dividendos.

Figura 1. Utilice botellas de muestreo y manguera de plástico desechables

El laboratorio puede incluso ofrecer servicios de cortesía de análisis de las muestras de referencia si quiere evitar que el costo sea un impedimento para la resolución de problemas en un futuro cercano.

Figura 2. Un envase de plástico negro puede proteger la botella de muestra
y ayudar a evitar fugas de aceite durante su envío al laboratorio

Almacenamiento

Después de recibir un lubricante, estampe la fecha en el contenedor y use prácticas de manejo de inventario “primero en entrar, primero en salir (PEPS/FIFO)” para asegurar una rotación constante de las existencias. Si bien comprar en grandes cantidades puede reducir el precio, algunos de los lubricantes pueden exceder su vida útil, especialmente en ambientes de almacenamiento donde puede ser difícil mantener la integridad del lubricante, como en temperaturas extremas.

Aunque algunos entornos pueden dificultar la protección contra la entrada de contaminantes, no los introduzca transfiriendo las bombas de un contenedor a otro o dejando abiertos los tapones de los tambores. Algunas compañías almacenan contenedores en exteriores o cerca del punto de uso porque consideran que caminar de ida y vuelta a un lugar de almacenamiento es una actividad sin valor agregado. Esta es una muy mala práctica, que expone a los lubricantes a la contaminación en el ambiente.

El ingreso no deseado de contaminantes también puede incluir a las personas. Esta es la razón por la cual el área de almacenamiento de lubricantes debería tener acceso restringido y no estar abierta a todos. Debe haber un equilibrio entre la conveniencia y las prácticas que puedan afectar la integridad del lubricante. Todos los almacenes de lubricantes y cuartos de lubricación satelitales deben mantener implementados los mismos principios que los establecidos para el área principal de almacenamiento y manejo.

Los sistemas modernos de almacenamiento de aceite pueden identificar, transferir, almacenar y dispensar lubricantes de manera efectiva. Son una forma económica de ahorrar espacio en el cuarto de lubricación mientras se mantienen los lubricantes organizados y libres de contaminantes. También pueden eliminar el potencial de desorden y mal manejo al mantener cada fluido claramente identificado con etiquetas en contenedores que a su vez pueden estar codificados por colores.

Algunos accesorios que pueden aumentar aún más el valor del sistema de almacenamiento y manejo de los lubricantes son un kit de contención de derrames, conectores rápidos, filtros dedicados, equipos de extinción de incendios, tanques de acero inoxidable para resistencia a la corrosión y accesorios de seguridad contra incendios (aspersores, alarmas de humo, detectores de calor, etc.).

Transferencia

La etapa de transferencia del lubricante con demasiada frecuencia nos encamina hacia el desastre. Un contenedor de aceite galvanizado podría ser mejor que una lata de café o una botella de alguna bebida, pero aún así invita a la contaminación cruzada y la aplicación incorrecta.

Primero, comience con contenedores herméticos y dedicados para transferir lubricante. Asignar un esquema de codificación por color a los contenedores de almacenamiento y transferencia puede evitar aún más problemas en el proceso. Los embudos desechables de un solo uso también eliminan otra fuente común de partículas y contaminación cruzada.

Figura 3. Utilice contenedores de transferencia codificados por colores, etiquetas codificadas por colores para reducir la posibilidad de una aplicación incorrecta y contaminación cruzada.

Aplicación

Un rodamiento no es solo un rodamiento, y un engranaje no es solo un engranaje. Los diseños de los productos pueden diferir tanto como las velocidades y las cargas, sin mencionar las diferencias en el ambiente de operación entre ubicaciones distintas, por ejemplo, entre Houston, Alaska, México o Chile.

Obtener un poco de “inteligencia de aceite” de un laboratorio de análisis de lubricantes que tiene experiencia en miles de instalaciones puede ayudar a un ingeniero de confiabilidad interno y/o profesional del mantenimiento a evaluar aplicaciones y seleccionar el lubricante apropiado. No es necesariamente que un lubricante en particular sea una mala elección, sino que a menudo existe una mejor opción.

Por supuesto, seleccionar el lubricante adecuado para cada aplicación no significa nada si termina en el lugar equivocado. Nuevamente, ayuda usar un sistema de codificación por colores (u otro identificador único) que conecte un lubricante con sus aplicaciones.

Una vez aplicado, el lubricante debe estar protegido. Los lubricadores de nivel constante ventilados siguen siendo la opción más popular, pero un lubricador en configuración cerrada puede aislar completamente el lubricante de la contaminación del entorno.

ISO 4406: 99 es el estándar para reportar el nivel de contaminación sólida de los fluidos. Clasifica las partículas por su tamaño (mayores a 4, 6 y 14 micrones) y asigna un rango para el número permitido de partículas en un mililitro de fluido. Los estudios de niveles de limpieza que examinan las prácticas deficientes muestran que en cada etapa del trayecto de un lubricante se presenta la oportunidad de que ingresen contaminantes, aumentando progresivamente el número del código ISO 4406 (mientras más alto es peor).

El control de contaminación es clave para mantener las propiedades lubricantes de un aceite. Por cada aumento en el código ISO, potencialmente se duplica la cantidad de partículas en el aceite. La etapa de transferencia es frecuentemente donde ocurre la mayor cantidad de contaminación. Sin embargo, sin un análisis de referencia (línea de base del aceite nuevo) no habría forma de descartar la contribución realizada por las malas prácticas de distribución (si un proveedor se niega a que se efectúen análisis de referencia, puede ser el momento de dar un paso atrás).

Una vez que el agua ha ingresado al lubricante, puede existir en forma disuelta, emulsificada o libre. El agua daña al aceite y, posteriormente, a las superficies de la máquina que el aceite debería proteger.

Para eliminar el agua y la contaminación por partículas del aceite, use un sistema de filtración y/o carros de filtración. Los desecantes y los respiradores desecantes también pueden eliminar la humedad y evitar que ingrese al aceite.

Dicho esto, las bombas y los alojamientos de rodamientos están inherentemente expuestos a la contaminación. En la medida de lo posible, controle los puntos de ingreso con sellos de laberinto y sellos para rodamientos. Además, considere emplear un respirador desecante para filtrar y secar el aire.

Las conexiones rápidas pueden permitir que el personal conecte el depósito de lubricante de una máquina o sistema de lubricación a un carro de filtración y filtre el lubricante mientras la máquina permanece en operación o cuando se apaga por una actividad de mantenimiento. Filtrar el aceite ayudará a extender el intervalo entre reparaciones y/o un drenado y lavado completo.

Permanencia en la máquina

Los programas de mantenimiento más efectivos incorporan el muestreo rutinario de lubricantes. Tener los puertos de muestreo correctamente instalados y tomar muestras en el lugar correcto dentro de la máquina son factores clave para el éxito. Definir cuándo y cómo se recolectan las muestras son dos de las consideraciones más importantes en el proceso de muestreo. Sin una muestra representativa, no será posible obtener ningún beneficio del análisis de los lubricantes.

Existen diversos puertos de muestreo y tubos de extensión (conocidos como tubos pitot) para ayudar a obtener la mejor muestra mientras el equipo está a la velocidad y temperatura de operación normal. Combine una válvula de muestreo con tubo pitot con una mirilla de inspección de nivel para ayudar a mantener la máquina funcionando de manera óptima. La instalación de accesorios fijos de muestreo es siempre la forma más segura para que los profesionales de mantenimiento extraigan una muestra de aceite de un equipo que está en funcionamiento.

Para optimizar el desempeño de la máquina a largo plazo, trabaje con un laboratorio de análisis de aceite que pueda detectar de manera preventiva señales de desgaste. Aunque el análisis de termografía y vibración puede proporcionar indicadores tempranos de falla, el análisis de aceite puede ofrecer las primeras advertencias sobre cosas que potencialmente podrían salir mal. Proporcione al laboratorio la mayor cantidad de información posible sobre la aplicación y el entorno de operación de la máquina.

Para obtener información automáticamente, considere los lubricadores de nivel constante que pueden transmitir información de forma inalámbrica acerca del nivel de aceite. Acompañados de aplicaciones basadas en la web, estos dispositivos pueden proporcionar información en tiempo real sobre el estado de la máquina y los requerimientos de mantenimiento.

Otros beneficios incluyen la disminución de los tiempos de inspección de horas a minutos, lo que reduce la necesidad de que el personal ingrese a áreas de acceso difíciles o peligrosas, evitan el tiempo muerto con advertencias tempranas y la capacidad de realizar un mantenimiento basado en datos.

Cuando el personal de mantenimiento y operaciones piensa en un lubricante, tienden a imaginar una aplicación específica. Incluso un concepto holístico, como el manejo de la lubricación total, puede limitar su pensamiento.

Sin embargo, al seguir el trayecto del lubricante desde su recepción hasta su permanencia en la máquina, puede ver cómo cada paso ofrece la oportunidad de implementar buenas prácticas que ayudan a mitigar el riesgo. Esas latas y embudos galvanizados pueden ser viejos amigos cómodos, pero su maquinaria merece algo mejor.