Noria Corporation. Traducido por Roberto Trujillo Corona, Noria Latin America

«¿Cuál sería la mejor manera de proteger nuestras graseras de los contaminantes en el ambiente? Hay mucha suciedad y polvo en nuestras instalaciones, lo que causa problemas frecuentes en la maquinaria. ¿Tiene algún consejo sobre cómo podemos evitar que entren este tipo de contaminantes a nuestros rodamientos?

El ingreso de contaminantes sólidos en los rodamientos es, con frecuencia, una batalla cuesta arriba para muchas instalaciones industriales. Estas partículas normalmente entran a través de los sellos o las graseras. Cuando no se les da mantenimiento, la probabilidad de que las partículas entren a través de estas aberturas puede aumentar exponencialmente.

Hay un par de estrategias que se pueden usar para ayudar a proteger sus graseras entre las actividades de relubricación. La primera opción sería instalar tapones de plástico para evitar el ingreso de polvo a las conexiones; son relativamente económicos, pero pueden tener un corto ciclo de vida, dependiendo del entorno de operación.

La exposición a la luz solar y los lavados, o la ubicación en áreas de mucho tráfico, pueden reducir su expectativa de vida. Debido a esto, todos los tapones contra polvo deben inspeccionarse con frecuencia para garantizar que no estén dañados o que no puedan proteger adecuadamente los graseras.

La mayoría de los tapones contra polvo se pueden comprar en diversos colores y formas, lo que les permite ser empleados para múltiples propósitos. No solo se pueden usar para ayudar a prevenir la entrada de partículas, sino que los diferentes colores pueden identificar qué grasa aplicar o indicar la frecuencia con que se debe volver a lubricar un punto de lubricación con grasa.

Otra alternativa sería cubrir el accesorio con una pequeña cantidad de grasa después de cada evento de relubricación. Esta porción puede servir como una barrera entre el ambiente exterior y el interior del rodamiento.

Si se elige este método, será fundamental asegurarse de que se elimine esta capa de grasa antes de engrasar el rodamiento; de lo contrario, empujará hacia el interior del rodamiento los contaminantes que se han acumulado en la superficie de esta capa de grasa.

Independientemente del método que elija, será importante inspeccionar las graseras antes de cada relubricación. La mayoría de estos accesorios están equipados con un resorte y una esfera metálica para ayudar a evitar la entrada de contaminantes. Este resorte puede desgastarse o pegarse con el tiempo, permitiendo que entren contaminantes o evitando que la grasa ingrese al rodamiento.

Finalmente, siempre tenga en cuenta que una vez que se determine que una grasera está dañada, debe sustituirse lo antes posible.