Diez consejos para un correcto mantenimiento de los rodamientos

Jul. 8, 2024

Autor: Noria Latín América

Última actualización: 07/08/24

¿Qué tienen en común los relojes, los monopatines y la maquinaria industrial? Todos dependen de rodamientos para mantener suaves sus movimientos de rotación. Sin embargo, para lograr confiabilidad, se deben mantener y manipular correctamente. Esto se puede hacer manualmente o con la ayuda de un sistema automático de lubricación. De cualquier manera, esto garantizará una larga vida útil de los rodamientos, evitando muchos problemas comunes que pueden provocar fallas en los rodamientos y costosos tiempos de inactividad. Profundicemos en diez consejos principales para un cuidado óptimo de los rodamientos.

Manipule y almacene correctamente

Para evitar que entren contaminantes en los rodamientos, como humedad, polvo o suciedad, estos deben manipularse y almacenarse correctamente. En primer lugar, los rodamientos deben almacenarse en posición horizontal en su embalaje original, en un entorno limpio, seco y a temperatura ambiente. Si los rodamientos se manipulan innecesariamente, por ejemplo, si se les quita la envoltura antes de tiempo, pueden quedar expuestos a la corrosión o a los contaminantes. Los rodamientos son componentes delicados y deben tratarse con cuidado. Por ello, no deben utilizarse componentes que se hayan caído, ya que esto podría provocar una falla prematura.

Utilice herramientas especializadas

Al manipular los rodamientos se debe utilizar el equipo adecuado. Las herramientas que no están especializadas para su uso durante el proceso de montaje y desmontaje de rodamientos pueden causar daños, abolladuras y desgaste innecesarios. Los extractores de rodamientos o los calentadores de inducción, por ejemplo, están diseñados específicamente para los rodamientos.

Inspeccione la carcasa del rodamiento y el eje

Inspeccione el estado físico de la carcasa y del eje antes de montar el rodamiento. Utilice un paño suave para limpiar las superficies antes de familiarizarse con el método de montaje correcto.

Instale correctamente

Debe utilizar el método correcto al montar los rodamientos, que varía según el tipo de rodamiento y el tipo de ajuste. Los anillos de los rodamientos radiales de bolas se pueden montar con una variedad de ajustes, desde ajustes deslizantes hasta ajustes de presión ajustados, según el tipo de carga, la velocidad y los niveles de vibración. Aplicar presión al anillo incorrecto al montarlo puede provocar daños en los elementos rodantes. Del mismo modo, también se deben evitar los ajustes excesivamente flojos o ajustados, un acabado deficiente en los asientos de los rodamientos o ejes o carcasas deformados.

Haga una lubricación adecuada

Una de las principales causas de fallas en los rodamientos es la falla de lubricación. Esto abarca el uso del lubricante incorrecto, así como el uso de demasiado o muy poco lubricante. El lubricante correcto se elige teniendo en cuenta las condiciones ambientales, la temperatura, la velocidad y la carga. Un especialista en rodamientos podrá asesorar sobre la lubricación adecuada y controlar la lubricación del rodamiento con unos pocos gramos. Por lo tanto, si necesita un llenado de grasa bajo, normal o alto, tendrá la tranquilidad de saber que su lubricación no causará problemas en el futuro. Otra forma de asegurarse de obtener la lubricación adecuada es invertir en un sistema automático de lubricación. Este sistema proporciona la cantidad correcta de lubricación y en el momento adecuado, asegurando que su máquina esté adecuadamente lubricada en todo momento. 

Evite temperaturas fuera del rango del rodamiento.

Si un rodamiento de acero se calienta por encima del límite para el que está diseñado, puede deformar o ablandar permanentemente el material del rodamiento, lo que da como resultado una capacidad de carga reducida y puede provocar fallas en el componente. Elegir un rodamiento que sea adecuado para su rango de temperatura de funcionamiento es el primer paso. Durante el mantenimiento regular, observe si hay decoloración en los anillos, elementos rodantes y jaulas, ya que esto podría indicar un sobrecalentamiento. Esto puede ser el resultado de temperaturas de funcionamiento excesivas o una lubricación inadecuada y requiere su atención rápida.

Siempre que sea posible, evite la corrosión.

La corrosión es el enemigo natural de los rodamientos. Con el tiempo, si los rodamientos se exponen a la humedad, se producirá corrosión. Esto puede provocar que la herrumbre entre en la pista de rodadura y, en última instancia, que el rodamiento y el equipo fallen de forma prematura. El uso de guantes garantizará que el sudor de sus manos u otros líquidos no entren en el rodamiento. Al diseñar específicamente para entornos corrosivos, la selección del rodamiento adecuado es fundamental. Por ejemplo, optar por un rodamiento de acero inoxidable 316 con sellos suele ser una buena opción en entornos marinos o químicos.

Elija su reemplazo con cuidado

Si un rodamiento llega al final de su vida útil, reemplácelo por uno que sea idéntico o de calidad superior al original. Una alternativa de baja calidad tendrá más probabilidades de fallar y podría provocar fallas más costosas en la maquinaria a largo plazo.

Monitoreo

Es raro que un rodamiento falle sin ninguna señal de advertencia. Un ruido excesivo o un aumento de la vibración o la temperatura podrían ser síntomas de un problema más profundo. Si un rodamiento presenta alguna anomalía operativa, debe controlarse más de cerca. Otra excelente manera de controlar la condición del rodamiento es con un sistema automático de lubricación. Este sistema puede controlar con precisión sus componentes importantes y garantizar que estén correctamente lubricados en todo momento. 

Llame a los expertos

Por último, si tiene dudas, busque la ayuda de un experto. Un especialista en rodamientos podrá aconsejarle sobre el mejor método de mantenimiento para su aplicación específica y podrá ayudarle a diagnosticar cualquier problema en los rodamientos. Puede ser tan sencillo como enviar los rodamientos con problemas a expertos, quienes los inspeccionarán y los lubricarán si es necesario.

Chris Johnson, SMB Bearings. Traducción por Roberto Trujillo Corona, Noria Latín América

error: Content is protected !!