La habilidad de un fluido no soluble al agua de formar una emulsión con agua.