Alejandro Meza, Noria Corporation. Traducido por Roberto Trujillo Corona, Noria Latin America

La presión de aceite es uno de los parámetros más importantes en un motor. Cuando se enciende la luz de presión de aceite de su vehículo o el medidor de presión informa una lectura inferior a la normal, podría indicar un problema importante.

Infortunadamente, no sabrá si el problema es grave, por lo que el mejor curso de acción es simplemente apagar el motor. Para ayudar a comprender mejor la presión del aceite en el motor, este artículo explorará las posibles causas de la baja presión y las formas más efectivas de remediarla.

Razones para baja presión de aceite

La presión de aceite en un motor puede bajar por varias razones. Cuando el medidor de presión detecta baja presión de aceite, tenga en cuenta que puede ser real o simplemente una lectura inexacta. En cualquier caso, es útil comprender algunas de las causas más comunes.

1. No hay suficiente aceite en el motor

Incluso si se ha colocado la cantidad correcta de lubricante durante un cambio de aceite, el aceite puede consumirse indebidamente debido a la evaporación, quemado causado por desgaste en los anillos de pistón, fugas a través de los sellos o por el tapón de relleno de aceite. El consumo de aceite aumenta a medida que el motor envejece, por lo que una solución simple puede ser verificar el nivel de aceite y el volumen de relleno. Sin embargo, si hay fugas hacia afuera del motor o hay gotas de aceite en el piso, debe localizarse el componente que está fugando y repararlo lo antes posible.

Cuando un motor envejece, quema más aceite. Cuando el motor consume un litro de aceite cada 1,500-3,000 kilómetros, necesita una revisión. Si el intervalo de cambio de aceite se prolonga demasiado, el nivel de aceite podría ser bastante bajo, incluso si el motor no es muy viejo. Por lo tanto, siga los intervalos de cambio de aceite adecuados y verifique periódicamente el nivel de aceite.

2. Viscosidad demasiado alta o baja

Cuando la viscosidad del aceite es demasiado baja o alta, puede detectarse como una pérdida de presión en el suministro de aceite al motor. La baja viscosidad genera menos resistencia al flujo a través del sistema, lo que se traduce en una presión más baja por el medidor de presión o el sensor.

Una viscosidad demasiado alta puede producir una mayor resistencia del aceite que se bombea, lo que conduce a una falta de lubricación en el sistema y, en consecuencia, a una presión más baja.

En un motor, la viscosidad del aceite está influenciada por la selección original de la viscosidad del lubricante, las temperaturas de funcionamiento, la ruptura de los aditivos mejoradores del índice de viscosidad y la presencia de contaminantes como el glicol y el hollín. El manual del fabricante del motor debe especificar los grados de viscosidad recomendados de acuerdo con el diseño del equipo y la temperatura ambiente donde el motor estará operando.

La selección de una mayor viscosidad puede ser un problema, particularmente para el arranque en climas muy fríos. En temperaturas extremadamente bajas, no solo debe elegir la viscosidad correcta del lubricante, sino que también puede necesitar un sistema calefactor de aceite.

Una baja viscosidad puede ser el resultado de diversos factores, como la dilución por combustible, la selección incorrecta de la viscosidad del lubricante o temperaturas excesivas debido a sobrecarga o falla del sistema de enfriamiento.

3. Baja presión aparente

En los motores diésel, el medidor de presión generalmente informa la presión en tiempo real en libras por pulgada cuadrada (psi, por sus siglas en inglés) o bares. Algunos fabricantes de lubricantes producen lubricantes con una viscosidad cercana al límite inferior del rango del grado SAE.

Una viscosidad más baja ofrece una mejor fluidez a través de los sistemas de lubricación, pero puede provocar una presión más baja en el medidor de presión. Si la presión está dentro del rango normal, no hay motivo de preocupación. Puede encontrar que algunos lubricantes producen presiones más altas que otros.

4. Desgaste del motor

Si el nivel de aceite en la varilla de medición está entre “agregar” y “lleno”, una posible causa de baja presión sería el desgaste de los cojinetes del motor, especialmente si el motor tiene un kilometraje muy alto. El desgaste excesivo reduce la restricción de flujo original, lo que en consecuencia disminuye la presión. Si este es el caso, es probable que sea necesario reparar o cambiar el motor.

5. Medidor de presión de aceite defectuoso

Si la luz de advertencia de presión de aceite se ha encendido, pero usted ha confirmado que el nivel de aceite es correcto y que el motor está funcionando normalmente sin ruidos inusuales o altas temperaturas, el problema puede ser que el sensor de presión está defectuoso.

Es posible que desee probar la presión de aceite con un medidor de presión externo. Si la presión es normal, simplemente sustituya el sensor de presión de aceite. Sin embargo, si la luz de advertencia o la lectura de baja presión continúan después de sustituir el sensor, es probable que el problema sea que la bomba de aceite está dañada.

Figura 1. Diagrama de flujo de acciones e inspecciones por baja presión de aceite

6. Desgaste de la bomba

Si el nivel de aceite en la varilla medidora está entre “agregar” y “lleno” pero el motor está haciendo ruido, la bomba de aceite puede estar desgastada. Una bomba desgastada no puede generar la presión necesaria debido a fugas internas. Pare el motor hasta que se solucione el problema. Necesitará sustituir la bomba.

7. Filtro obstruido

En un sistema de lubricación, el manómetro está instalado después del filtro. Si el filtro se obstruye con contaminantes y la válvula de derivación (by-pass) no funciona correctamente, puede provocar falta de lubricante.

Un filtro obstruido es a menudo el resultado de un cambio de aceite demasiado extendido. También puede ser causada por la presencia de agua y/o contaminación con hollín. El agua generalmente proviene de una fuga del sistema de enfriamiento, mientras que el hollín excesivo puede ser el resultado de una mala combustión. Si la válvula de derivación no funciona correctamente, la causa puede ser un filtro defectuoso.

En la Figura 1 se muestra un diagrama de flujo que detalla las inspecciones y las acciones correspondientes para baja presión de aceite en un motor.

Cómo reducir el riesgo de baja presión de aceite

Para reducir el riesgo de baja presión de aceite en su motor, cambie el aceite y el filtro en los intervalos correctos. Además, use lubricantes de alta calidad, con el grado de viscosidad correcto y el estándar de calidad apropiado especificado por el Instituto Americano del Petróleo (API, por sus siglas en inglés) en el manual del motor/automóvil.

Asegúrese de verificar periódicamente el nivel de aceite e inspeccione su motor (y el piso del garaje) en busca de fugas. Además, esté atento a la emisión de humo azul por el escape, particularmente con motores de alto kilometraje.

No conduzca su automóvil si el sensor de presión está encendido y no sabe cuál es el problema. En el caso de flotas, emplee el análisis de aceite para determinar la condición del aceite y la maquinaria será la mejor estrategia predictiva/proactiva.

Por qué es importante la presión del aceite

El sistema de lubricación de un motor está formado esencialmente por la bomba, el filtro de aceite, los conductos de lubricante y el hardware. La presión en el sistema se genera por la resistencia que el aceite debe superar en los conductos de lubricación para alcanzar los componentes a lubricar. La bomba es empleada para forzar el lubricante a través del sistema. Cuando se diseña un motor, se dimensiona la bomba para generar la presión y el flujo necesarios, de manera que permita que el lubricante circule hasta el componente más remoto.

Cuando la presión del aceite es baja, indica que algo no funciona correctamente. También significa que es probable que no haya suficiente lubricante moviéndose a través del sistema. Tenga en cuenta que la falta de lubricante provocará contacto metal con metal y falla del motor. Dependiendo de la gravedad de la situación, un motor puede fallar en un par de horas o incluso en unos minutos. La reparación también podría ser costosa, ya que la mayoría del motor necesitaría ser reemplazado.

Impacto de la viscosidad

La viscosidad afecta a la presión del aceite. Al verter aceite sobre una superficie inclinada, fluye cuesta abajo debido a la fuerza de la gravedad. Cuanto mayor sea la viscosidad, más lento fluirá el lubricante. La viscosidad se puede definir como la resistencia al flujo y varía con la temperatura; disminuye cuando la temperatura sube y aumenta cuando la temperatura baja. Por lo tanto, la viscosidad del aceite del motor dependerá de la temperatura ambiente del motor durante el arranque, así como de su temperatura de operación normal.

Hay dos formas comunes de medir la viscosidad. La primera implica dejar que el aceite fluya a través de un tubo capilar y registrar el tiempo que tarda en fluir de un punto a otro. La viscosidad también se puede medir colocando el lubricante en una recipiente calibrado y agitarlo. Cuanto mayor sea la viscosidad, más difícil será agitarlo. Esta resistencia se calcula mediante un medidor de torque de laboratorio. Las pruebas se realizan a temperaturas precisas para obtener resultados consistentes.

Causas de baja presion de aceite en motores3Figura 2. Clasificación de viscosidad SAE J-300

La mayoría de los propietarios de vehículos están familiarizados con los grados de viscosidad desarrollados por la Sociedad de Ingenieros Automotrices (SAE, por sus siglas en inglés), como SAE 30, SAE 40, según la norma SAE J-300, como se muestra en la Figura 2. Esta norma, que se basa en los sistemas de medición descritos anteriormente, simplifica el proceso de selección del lubricante adecuado para su motor. Un grado de viscosidad SAE, como SAE 40, no tiene un valor de viscosidad único, sino que cubre un rango de viscosidad con un valor límite mínimo y uno máximo. Los fabricantes de lubricantes tienen la libertad de formular sus lubricantes dentro del rango de viscosidad aceptado para un grado específico. Los grados SAE que contienen una “W” se refieren a la viscosidad del lubricante y la capacidad de bombeo a bajas temperaturas durante el arranque. Los lubricantes sin la designación “W” pueden ser demasiado viscosos durante el arranque a baja temperatura, como sucede en el invierno.