Noria Corporation. Traducción por Roberto Trujillo Corona, Noria Latín América

«¿Existen niveles aceptables de dilución por combustible en los motores diésel? ¿Cuál es la mejor prueba para medir la dilución por combustible?»

A medida que el combustible se quema durante el ciclo de combustión, puede ingresar al cárter e introducirse en el aceite lubricante. El proceso de mezcla del combustible crudo o sin quemar con el aceite se conoce como dilución por combustible. Hay muchas causas de esta dilución, la mayoría relacionadas con algún tipo de problema mecánico.

Quizás la razón más común por la que ocurre se debe a un proceso conocido como fuga de gases de escape o blow-by. Si los anillos del pistón están dañados o sucios, es posible que no sellen correctamente. Estos anillos están diseñados para mantener separados el aceite y los gases de escape y son fundamentales para garantizar una compresión adecuada en el cilindro.

Durante la combustión, el combustible no quemado puede filtrarse a través de los anillos y pasar al aceite. Una forma en que esto puede ocurrir es por una inyección defectuosa de combustible. Si el combustible no se atomiza correctamente, es posible que no se queme por completo y tendrá más posibilidades de ingresar al aceite.

Una vez que el combustible está en el aceite, comienza a afectar tanto al aceite como al motor. El cambio más notable en el aceite lubricante será una disminución de la viscosidad. El combustible diluye el aceite hasta el punto en que no puede soportar la carga en el motor o formar una película suficiente para mantener separadas las partes del motor.

El combustible también provocará un lavado de las camisas del cilindro haciendo que el combustible elimine la película de aceite y aditivos de la pared. Esto da como resultado un desgaste acelerado durante las condiciones de lubricación límite y una falla prematura del motor.

Al realizar un análisis de aceite puede detectar la dilución por combustible a través de varias pruebas diferentes, como el análisis de viscosidad. Una reducción en la viscosidad a menudo se puede vincular a la dilución por combustible, pero es posible que no siempre se vea debido a una compensación por la concentración de hollín. Además, el cizallamiento de los mejoradores del índice de viscosidad puede provocar una reducción de la viscosidad, por lo que con frecuencia se necesita otra prueba para confirmar la contaminación con combustible.

La espectrometría infrarroja por transformadas de Fourier (FTIR, por sus siglas en inglés) es una prueba fácilmente disponible que utilizan la mayoría de los laboratorios de análisis de aceite. Puede detectar combustible, pero se debe tener una referencia del aceite nuevo y una referencia del combustible para saber dónde buscar en el espectro para determinar si hay combustible en la muestra de aceite.

Quizás la tecnología más eficaz para la dilución por combustible es la cromatografía de gases. En esta prueba, los hidrocarburos en la muestra de aceite se separan y miden. Dado que el combustible tiene moléculas de hidrocarburo significativamente más pequeñas que la base lubricante, se puede monitorear con mayor precisión.

Los resultados generalmente se dan en porcentajes, con un límite de precaución recomendado de 1.5 por ciento y un límite crítico de menos del 5 por ciento. Cuando los niveles de combustible son mucho más altos que el 5 por ciento, existe el riesgo de que se incendie el motor.

Una prueba adicional que vale la pena mencionar es el punto de inflamación. Cuando el punto de inflamación de un aceite de motor cae 20 ºC, es probable que haya un problema con la dilución por combustible. Esta prueba es cualitativa pero no cuantitativa para el combustible.

Tenga en cuenta que mientras un aceite esté en servicio, los niveles de combustible seguirán aumentando. Los intervalos de drenado extendidos ponen a su equipo en mayor riesgo de problemas con la acumulación de contaminantes a niveles inseguros, por lo tanto, tome muestras y analice de forma rutinaria el aceite de su motor para mitigar este riesgo.