Mientras damos cursos de fundamentos de lubricación, a menudo preguntamos “¿Cuál es el mejor retorno de la inversión en términos de lubricación?” Sin lugar a dudas, siempre respondemos que es manteniendo el lubricante y la maquinaria limpio, fresco y seco. Sin embargo, les estamos mintiendo. En efecto, mantener el lubricante limpio, fresco y seco es muy importante, sin embargo esto palidece en comparación con la educación.

No fue sino hasta hace poco que hemos echado una mirada atrás y hemos visto la película completa. Cuando un trabajador conoce por qué es importante mantener esas condiciones, es entonces cuando la empresa consigue el máximo valor. Esto se logra con la educación.

En lo que respecta a la lubricación y al análisis de aceite, a menudo se ignora el costo de una mano de obra no educada. ¿Cuántas veces después de que ha ocurrido una falla piensa y se da cuenta de que esta pudo evitarse si usted hubiese sabido…?

Es importante entender la diferencia entre entrenamiento y educación. Entrenamiento está relacionado con las habilidades. Por ejemplo, realizar inspecciones sistemáticamente con un checklist es una habilidad. Se le puede entregar a la gente un checklist para realizar inspecciones sensoriales a los componentes de una máquina. Ese checklist puede incluir cosas como inspeccionar el color del desecante en un respirador, el nivel de aceite en una mirilla de nivel, fugas, etc. Lo puede llevar a través de la lista y mostrarle cómo se encuentra con respecto al estado óptimo de referencia. Si lo que observa en el campo no concuerda, entonces hay un problema.

70% de los profesionales de lubricación dicen que es más importante conocer el porqué de ejecutar una tarea que el saber cómo hacerla, de acuerdo con los resultados de una encuesta realizada en machinerylubrication.com

De igual manera, educación no es sólo conocer qué es el estado óptimo de referencia, sino la importancia de por qué debe ser así. Cuando la educación y el entrenamiento se combinan, es que la empresa obtiene el máximo retorno de su inversión. En lugar de tener un “robot” corriendo con un checklist, cuando usted mezcla la educación con esas habilidades obtiene una solución de problemas dinámica, pensando en el trabajador. No se equivoque, conocer cómo se hace una tarea es muy importante, pero conocer el por qué es donde realmente se agrega valor.

La educación puede tener un extraordinario valor cuando se quiere introducir un cambio. Veámoslo, a la gente no le gusta el cambio. Como consultores, estamos comprometidos con el cambio. Hemos encontrado que la mejor manera de introducir cambios en el comportamiento es con la educación. Por ejemplo, hace unas semanas estuvimos en una planta y fuimos testigos de cómo un empleado transfería lubricantes en un contenedor de relleno abierto y sucio. En lugar de decirlo que use un conector rápido y un contenedor sellado, mejor lo educamos. Después de una explicación de 5 minutos acerca de los efectos de la suciedad y otros contaminantes en un sistema hidráulico aprendió sobre el relleno de aceite y por qué es importante mantener el aceite limpio, fresco y seco. “Tiene sentido; no sé por qué lo habíamos hecho así todo este tiempo”. Con educación, logramos cambiar el desempeño de esta persona en tan solo 5 minutos.

Para ejecutar un programa de lubricación de clase mundial, se requiere adquirir una gran cantidad de conocimientos. Una vez que ha tomado la decisión de hacer mejoras en su programa, es crucial que decida qué conocimiento y a quiénes va dirigido para facilitar una implementación y ejecución de calidad.

La educación y el entrenamiento son componentes clave en su programa de lubricación. La educación no sólo ayuda con el afianzamiento de sus mejores prácticas, sino también con el aseguramiento de un mejoramiento continuo en los años por venir. Recuerde, el valor real no está en el entrenamiento del cómo, sino en entender el por qué.

El costo oculto de una mano de obra no educada

Estos son algunos de los costos asociados cuando se tiene una mano de obra no educada.

Análisis de aceite costoso e inútil

  • Pobre toma de muestras de aceite (no repetible y no representativa)
  • Toma de muestras con la frecuencia incorrecta
  • Uso incorrecto de los equipos de análisis de aceite en sitio
  • Análisis de aceite sin línea de base o alarmas/límites
  • No acatar las alarmas del análisis de aceite
  • Incorrecta selección de los ensayos del análisis de aceite
  • Selección del laboratorio basada en precio

Detección de signos y fallas

  • No reconocer las fallas reportadas en al análisis de aceite
  • Inspecciones deficientes, no reconocer los problemas
  • No inspeccionar los filtros de aceite por partículas de desgaste
  • No reconocer aceite contaminado o degradado
  • No detectar aceite incorrecto o mal etiquetado
  • No detectar reparaciones/instalaciones mal ejecutadas

Alto costo de la lubricación

  • Cambios de aceite prematuros
  • Falta de consolidación de lubricantes
  • Utilizar aceites sintéticos innecesariamente
  • Incorrecta selección de lubricantes
  • Incorrecta aplicación de lubricantes
  • Aceptar aceites fuera de especificaciones
  • Fugas de aceite no detectadas y no reparadas

Adquisición de equipos y refacciones incorrectamente especificadas

  • Filtros que no funcionan correctamente
  • Máquinas nuevas o reparadas contaminadas internamente
  • Máquinas con respiradores y filtros de baja eficiencia pre-instalados de fábrica
  • Falta de accesorios adecuados para el muestreo de aceite pre-instalados
  • Aceite de llenado inicial de fábrica incorrecto
  • Incorrecta selección de filtros y separadores

Alto costo de mano de obra

  • Sobre tiempo por reparaciones innecesarias de emergencia
  • Alto costo por inspecciones innecesarias
  • Alto costo por MP innecesarios
  • Excesivo uso de mano de obra para las tareas de lubricación
  • Solución de problemas por ensayo y error
  • Baja moral y productividad de los trabajadores

Alto costo por mantenimiento reactivo

  • Alto inventario de refacciones
  • Repetición de errores pasados
  • Atacar los síntomas y no las causas
  • Pérdida de producción y forzada
  • Problemas con la calidad de los productos
  • Paros forzados y pérdida de producción

Errores costosos que conducen a fallas prematuras

  • Colocar cualquier aceite en la máquina en lugar del aceite correcto
  • Usar aceite nuevo contaminado o fuera de especificaciones
  • No usar dispositivos para evaluar agua y sedimentos en el fondo del tanque, mirillas de nivel, ni tapones magnéticos
  • Mezclar grasas incompatibles
  • Almacenamiento de aceite en exteriores
  • Prácticas de almacenamiento y manejo de lubricantes que conducen a su contaminación
  • Mala protección y lubricación de equipos en almacenamiento
  • Lavado inefectivo de los equipos
  • Cambios muy seguidos de filtros de aire de motores
  • Usar aceites y filtros recomendados por los fabricantes (con algunas excepciones)
  • Incorrecta administración de tanques y depósitos
  • Pistolas manuales de engrase sin calibrar o incorrectamente calibradas
  • Descuidadas prácticas de lavado con agua
  • Fallas en el monitoreo y control de los niveles de partículas y humedad

Errores costosos que conducen a fallas prematuras

  • Incorrecta selección de la viscosidad del aceite
  • Incorrecta selección de tipo de grasa y su consistencia
  • Incorrecto engrase de rodamientos (poca o mucha grasa)
  • Uso de aceites con incorrecta viscosidad
  • Aceites con bases lubricantes y aditivos que no satisfacen los requisitos de las máquinas

No cambiar el aceite a los intervalos correctos