Cuatro problemas comunes de mantenimiento y cómo resolverlos

9 de febrero de 2018

Thomas L. Lantz. Traducido por Noria Latín América.

Publicado en la revista Machinery Lubrication (2/2016)

Muchos departamentos de mantenimiento “apagan fuegos” en lugar de abordar sus problemas sistemáticamente. La prevención es una meta mucho mejor que tratar de resolver los problemas a medida que surgen. Si bien esta estrategia puede ser un poco costosa al principio, no es tan cara como permitir que ocurran los problemas.

La solución de problemas de mantenimiento se basa principalmente en cuatro áreas: el mantenimiento de los sistemas críticos, solucionar el problema pronto y más rápido que la última vez, determinar qué está causando que la falla suceda con tanta frecuencia, e identificar el 20% de las averías que consumen el 80% de sus recursos.

Este artículo se centrará en los cuatro tipos comunes de problemas de mantenimiento con el objetivo de ayudarlo a prevenir o, al menos, minimizar cada tipo.

problemas comunes wp Cuatro problemas comunes de mantenimiento y cómo resolverlos Problemas vs dificultades

Un problema es una situación que puede caracterizarse por una brecha entre sus circunstancias actuales y dónde quiere o no quiere estar. La brecha no puede ser eliminada o mantenida a través de métodos obvios. Se requieren algunos análisis y creatividad para definir una situación como un “problema”. Visualizar un problema como una brecha puede ser una técnica útil. Por lo general, desea superar la brecha, pero a veces desea mantenerla. Un ejemplo podría ser pintar un objeto para evitar su deterioro.

Si puede ver una solución y todo lo que necesita es una buena planificación, entonces la situación que enfrenta debe denominarse más como una “dificultad” que como un problema. Por supuesto, si está experimentando muchas de estas dificultades, puede haber una causa raíz común que podría definir un problema.

Dónde se originan los problemas

Los problemas son causados ​​por sus objetivos o por la falta de ellos. Puede tener el objetivo general de querer que su planta funcione eficientemente con pocas interrupciones, pero a menos que usted traduzca ese objetivo en metas secundarias viables, sufrirá problemas. Es esencial establecer metas intermedias específicas si desea controlar la magnitud y el número de los problemas inevitables. De lo contrario, el no tener metas o tener solamente objetivos generales ampliará esos problemas. A menudo una perturbación (problema) le obligará a preguntarse: “¿Qué objetivo (no identificado) está siendo frustrado por esta situación?” Responder a esta pregunta puede hacerle volver a evaluar el objetivo.

4 tipos de problemas de mantenimiento

Los cuatro tipos comunes de problemas de mantenimiento se pueden clasificar como identificación, causa/efecto, recursos y finalizar. A continuación, discutimos cada uno de ellos.

Identificación

Cuando no se comprende un fenómeno natural, una pregunta o un método para hacer las cosas, su inclinación natural es la curiosidad. En el mantenimiento industrial es igual. Debe identificar (comprender) todo lo que hay en su departamento o planta o tener a alguna persona que lo haga. Cuando ocurre un problema, debe identificar dónde y cuándo sucedió, así como dónde y cuándo no. Más importante aún, necesita identificar por qué hace las cosas de cierta manera, mientras sigue en busca de un mejor enfoque.

En la escuela, le enseñan el enfoque conservador para resolver problemas. Si bien esto es importante, solo cubre los problemas que han sido reconocidos. ¿Y qué pasa con las situaciones del mundo real? El mantenimiento industrial a menudo presenta situaciones que son tan confusas que los problemas están camuflados. Ordenar el desorden significa encontrar el problema básico que genera todos los otros efectos. Esto no es fácil, ya que puede resolver el problema incorrecto o tratar de aliviar los síntomas causados ​​por el problema básico. Por ejemplo, puede colocar enfriadores en un sistema hidráulico caliente en lugar de identificar la válvula o el cilindro que está permitiendo que el fluido retorne al tanque.

La identificación del problema se vuelve relevante no solo al querer comprender una situación, sino también cuando reina la confusión y el problema queda oculto por una gran cantidad de efectos. El primero debe ser atacado por la curiosidad y el segundo por el análisis. Este tipo de problemas también pueden aparecer cuando un gerente finalmente hace la pregunta, “¿En qué estamos gastando la mayor parte de nuestro tiempo y cómo podríamos minimizarlo?”

image0021 Cuatro problemas comunes de mantenimiento y cómo resolverlos Causa y efecto

Para resolver correctamente los problemas de causa/efecto, primero debe aprender a distinguir entre causa y efecto. Los efectos son cosas que percibe con sus sentidos o detecta mediante técnicas de monitoreo de condición. Ellos acompañan o preceden a una falla de la máquina.

Los efectos típicos son calor excesivo, vibración y ruido. Un rodamiento o engranaje dañado también es un efecto. Si solo cambia el componente se está concentrando en el efecto. Aunque esto a menudo debe hacerse para restaurar la operación, olvidarse de la razón de la falla es descuidar la causa. Por ejemplo, el calor excesivo en un sistema hidráulico es un efecto y un predecesor de problemas. Concentrarse en enfriar el sistema en lugar de descubrir la causa del calor excesivo es una invitación a más problemas, pero es una solución demasiado común. Ataque el síntoma, pero no se olvide de desenterrar la causa raíz. Recuerde, el síntoma es un sinónimo de efecto.

Recursos

Los problemas de recursos generalmente se caracterizan por preguntas que comienzan con “cómo”, por ejemplo, “¿cómo puedo lograr esto?” o “¿cómo puedo mejorar aquello?” permiten elegir recursos sin límites definidos. Con un problema de recursos, está queriendo decidir cómo lograr un objetivo. El problema de seleccionar un objetivo o un fin ya se ha resuelto, por lo que ahora se está enfocando en cómo lograrlo.

Las preguntas típicas que caracterizan los problemas de recursos incluyen ¿cómo reducir el exceso de fallas de lubricación?, ¿cómo disminuir los costos de los lubricantes conservando buena calidad?, ¿cómo disminuir el tiempo de inactividad de la máquina?, ¿cómo mejorar la seguridad?, ¿cómo cambiar la mentalidad del departamento del modo reactivo al modo preventivo? Resolver un problema de recursos a menudo implica encontrar un experto, pero nunca se debe asumir que el método actual es la respuesta final. La mejora siempre es posible.

Finalizar

Los problemas de finalizar o de objetivos se pueden caracterizar por la pregunta: “¿Qué objetivo debo perseguir?” Como se mencionó anteriormente, sus objetivos pueden ser muy generales al principio, pero deben traducirse en subobjetivos detallados para realmente impactar. Las preguntas comunes pueden incluir ¿qué indicadores deben usarse para medir el progreso?, ¿cuál es el 20% de los problemas que ocupan el 80% de los esfuerzos de mantenimiento?, ¿cuáles son las partes críticas de los sistemas que deben monitorearse constantemente? y ¿cómo se clasifican los problemas (crítico, importante y proyectos para la corrección)?

Niveles de solución de problemas

Además de reconocer los cuatro tipos de problemas, también debe tener en cuenta que su solución se puede dividir en cuatro niveles de sofisticación:

  • Reaccionar o actuar sobre el problema cuando ocurre y luego olvidarse de él hasta la próxima vez
  • Adaptarse o aprender a vivir con el problema ajustándose a los síntomas
  • Anticiparse, que incluye atacar las causas raíz con técnicas preventivas
  • Aplicar el enfoque proactivo, que implica cambiar las condiciones que generaron el problema en primer lugar.

Estos cuatro niveles simplemente describen enfoques que se pueden usar en problemas de mantenimiento. Uno no es mejor que los demás, pero debe seleccionarse según la gravedad del problema. Por supuesto, si un departamento de mantenimiento siempre se enfoca en la reacción, podría considerar pasar a un nivel superior para problemas recurrentes.

Categorías de objetivos

Sus objetivos determinarán los problemas que experimente. Así como existen diferentes niveles de sofisticación en la solución de problemas, existen diferentes niveles de objetivos. Estos objetivos son los que establece para usted mismo o para su departamento. Cuanto más abajo se mueva en la siguiente lista, menores serán los problemas resultantes.

Objetivos de rutina a corto plazo (Supervisión)

Los objetivos rutinarios incluyen mantener las cosas como están, manejar los problemas normales (esperados), reaccionar rápidamente, tener muchos repuestos y adaptarse al problema (aprender a vivir con él).

Objetivos correctivos a mediano plazo (Gestión)

Los objetivos correctivos generalmente implican la eliminación de problemas aceptados o la modificación de un diseño para resolver un problema inherente.

Objetivos de mejora a largo plazo (Liderazgo)

Los objetivos de mejora pueden consistir en solicitar nuevos equipos, cambiar la forma de hacer las cosas, concentrarse en la prevención y proporcionar una mejor capacitación.

La mayoría de los problemas tienen una fase inmediata (o crisis) y deben abordarse al momento. Sin embargo, los gerentes que busquen avanzar hacia los objetivos de liderazgo intentarán prevenir o minimizar la recurrencia. Mientras que los supervisores y la gerencia están preocupados por hacer las cosas bien, el liderazgo se preocupa de hacer las cosas correctas. Recuerde, establecer objetivos determina los problemas que encontrará. Establecer los objetivos correctos minimizará esos problemas. En la planta típica, los supervisores y la gerencia triunfan en el liderazgo.

Prevención de problemas de mantenimiento

Sus esfuerzos de prevención deben ser exhaustivos y cubrir todas las áreas en las cuales pueden surgir problemas, como personal, prácticas de mantenimiento, hardware y sistemas. Estas categorías son más útiles cuando se resuelven problemas de causa/efecto. Sin embargo, también pueden usarse para mantener a un gerente enfocado en todos los aspectos del mantenimiento.

Métodos de causa y efecto

Dos técnicas importantes para establecer la verdadera causa de un problema son el diagrama de Ishikawa y el método de Kepner-Tregoe. Estas técnicas son especialmente útiles con problemas de causa/efecto que desafían la solución.

fig1 Cuatro problemas comunes de mantenimiento y cómo resolverlos

El diagrama de Ishikawa lo ayuda a enfocarse en los diferentes aspectos de un problema, de modo que las causas enumeradas no se concentran en una o dos áreas. Por ejemplo, la mayoría de los problemas se pueden dividir en cuatro áreas: personal, prácticas de mantenimiento, hardware y sistemas. Algunos problemas pueden ser divisibles en más de cuatro, pero con algo de imaginación, la mayoría debería caer en al menos estas cuatro. Estas categorías le obligan a observar una situación desde múltiples perspectivas para generar las posibles causas.

fig21 Cuatro problemas comunes de mantenimiento y cómo resolverlos

Ejemplo de un diagrama Ishikawa de la falla de un cedazo de un sistema de lubricación

Algunos se refieren a estos diagramas como diagramas de espina de pescado o diagramas de causa-efecto (C-E). Lo alientan a enumerar tantas causas como sea posible. Para hacer esto, debe evitar hacer juicios hasta que la lista esté completa, para asegurar que nadie se salte hasta las conclusiones.

Por el contrario, el método de Kepner-Tregoe se basa en describir cuál es el problema, qué no lo es, dónde ocurre y dónde no. En efecto, está construyendo una valla alrededor del problema para mantener la información importante dentro (y bajo revisión) mientras se mantiene afuera la información extraña. Su enfoque principal es identificar lo que ha cambiado. La verdadera causa explicará todos los efectos. Si un efecto no puede ser causado por la causa seleccionada, dicha causa debe descartarse.

Una nueva mentalidad

La prevención requiere que la gerencia de mantenimiento desarrolle una nueva mentalidad y tome una decisión consciente para dejar de apagar incendios. Comprendiendo los cuatro tipos básicos de problemas, los diferentes niveles de resolución de problemas y las tres categorías de objetivos, estará mejor preparado para lograr esta nueva mentalidad.

En Noria Latín América contamos con bibliografía para ayudarle a encontrar la causa raíz de sus problemas, definir objetivos claros y medir el avance contra el tiempo. Visite la tienda en línea o escríbanos a contacto@noria.mx

0 votedvote

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>