Comprendiendo las diferencias entre los grupos de aceites base

Casi todas las plantas de hoy día comenzaron utilizando como lubricante un aceite base. El Instituto Americano del Petróleo (API, por sus siglas en inglés) ha clasificado los aceites base en cinco categorías (API 1509, Apéndice E). Los primeros tres grupos provienen de la refinación del petróleo. Los aceites base del Grupo IV son totalmente sintéticos (Polialfaolefinas). Los aceites del Grupo V son todos los aceites que no están incluidos en los Grupos I al IV. Antes de que se agregaran los aditivos a la mezcla, los lubricantes comenzaron con uno o más de esos cinco grupos API.

Grupo I

Los aceites base del Grupo I tienen menos del 90 por ciento de los hidrocarburos saturados, más de 0.03 por ciento de azufre y un índice de viscosidad en el rango de 80 a 120. El rango de temperatura para estos aceites está entre 0°C y 65°C. Los aceites base del Grupo I son refinados por solventes, que es el proceso más simple de refinación. Esta es la razón por la que son los más baratos en el mercado.

Grupo II

Los aceites base del Grupo II tienen más del 90 por ciento de los hidrocarburos saturados, menos de 0.03 por ciento de azufre y un índice de viscosidad entre 80 y 120. Son fabricados empleando un proceso de hidrofraccionado, que es más complejo que el empleado para fabricar aceites base Grupo I. Como todas las moléculas del hidrocarburo de estos aceites están completamente saturadas, los aceites del Grupo II tienen mejores propiedades contra la oxidación. También tienen un color más claro y cuestan más que los aceites base del Grupo I. Los aceites base del Grupo II actualmente están volviéndose más populares y su precio está muy cercano (casi igual en algunos casos) a los aceites base del Grupo I.

Categorías de básicos de API

Grupo III

Los aceites base del Grupo III tienen más del 90 por ciento de los hidrocarburos saturados, menos de 0.03 por ciento de azufre y un índice de viscosidad mayor a 120. Estos aceites están mejor refinados que los aceites base del Grupo II y generalmente pasan por un proceso de hidrofraccionado severo (alta presión y temperatura). Este proceso permite obtener un aceite base mucho más puro. A pesar de ser elaborados a partir del petróleo, los aceites base del Grupo III en ocasiones se describen como hidrocarburos sintéticos. Como con los aceites base del Grupo II, estos aceites cada vez están siendo más utilizados.

Cambio en la tendencia de uso de aceites base

Un estudio reciente acerca del tipo de aceites base usados en las plantas, muestra un cambio dramático en comparación con los resultados de hace un poco más de una década. Los aceites base del Grupo II son los más comúnmente empleados en las plantas, representando un 47 por ciento en las plantas del estudio. Esto comparado contra el 21 por ciento que representaban los básicos del Grupo II y Grupo III de la década pasada. Actualmente, los básicos del grupo III suman menos del 1 por ciento en las plantas del estudio. Los básicos del Grupo I contabilizaban hace una década el 56 por ciento en las plantas, ahora suman apenas un 28 por ciento.

Grupo IV

Los aceites base del Grupo IV son las Polialfaolefinas. Esos básicos sintéticos están hechos por medio de un proceso llamado síntesis. Tienen un rango de temperatura de operación mucho más amplio y son muy buenos para usarlos en condiciones extremadamente frías o aplicaciones de alta temperatura.

57%

de los profesionales de la lubricación emplean lubricantes minerales y sintéticos en su planta, de acuerdo con una reciente encuesta en machinerylubrication.com

Grupo V

En los aceites base del Grupo V están todos los demás aceites base, como la silicona, ésteres fosfatados, polialquilen-glicol (PAG), poliol-ésteres, bio-lubricantes, etc. Estos aceites base en ocasiones se mezclan con otros básicos para mejorar algunas propiedades del aceite terminado. Un ejemplo sería un aceite para compresor a base de PAO que se mezcla con un poliol-éster. Los ésteres son aceites base del Grupo V que se emplean en diferentes formulaciones para mejorar las propiedades de otros aceites base. Los aceites a base de éster pueden trabajar mejor a elevadas temperaturas y proporcionan mejor detergencia, comparados con los sintéticos PAO, los cuales, por ser más resistentes a la oxidación, incrementan las horas de operación del lubricante.

Recuerde, cualquiera que sea el aceite base de su elección, asegúrese de que es apropiado para la aplicación, rango de temperatura y condiciones en su planta.

Noria Corporation. Traducido por Roberto Trujillo Corona, Noria Latín América
Publicado en la revista Machinery Lubrication (10/2012)