Como administrar lubricantes usados y su disposición

8 de marzo de 2016

administrar lubricantes usados Como administrar lubricantes usados y su disposición

Wes Cash, Noria Corporation. Traducido por Francisco J. Páez Alfonzo, Noria Latin America
Publicado en Machinery Lubrication (4/2014)

En la mayoría de las industrias, se pone un gran énfasis en el manejo y la aplicación de lubricantes desde el momento en que llega a la planta hasta que es colocado en la máquina y puesto en servicio. Sin embargo, las técnicas adecuadas de manejo no terminan cuando el aceite es puesto en servicio. Una vez que ha concluido su vida útil, debe asegurarse su custodia y disposición en forma segura y amigable con el ambiente.

Aceite usado

Antes de comenzar una discusión sobre el aceite usado, es importante primero entender exactamente qué es. De acuerdo con la Agencia de Protección del Medio Ambiente de USA (EPA), la definición de aceite usado es: “un aceite obtenido de la refinación del petróleo, o cualquier aceite sintético que ha sido usado, y como resultado de ese uso, se ha contaminado con impurezas físicas y químicas”. Esta es la descripción técnica para el aceite drenado de su máquina

A pesar de que el aceite usado por sí solo es considerado no-peligroso, si se ha contaminado con sustancias peligrosas debe ser manejado como un desperdicio peligroso. Esto abarca una serie diferente de protocolos. Dado el hecho de que la mayoría de los aceites minerales y sintéticos son considerados no-peligrosos, no significa que los riesgos asociados con su manejo hayan sido eliminados.

dato porcentaje1 Como administrar lubricantes usados y su disposición

Se debe tener cuidado durante el manejo de aceites nuevos y usados para evitar cualquier riesgo potencial asociado con los fluidos. Se sabe que algunos aceites pueden producir dermatitis, mientras que otros son considerados tóxicos. Cuando se manejen estos fluidos, se debe tener la protección adecuada y evitar el contacto prolongado con la piel. Si tiene heridas o llagas en sus manos, utilice guantes para evitar que el fluido ingrese al torrente sanguíneo por dichas heridas.

Biodegradabilidad

En la medida en que la industria ha adquirido una mayor conciencia conservacionista, se han hecho grandes avances en el área de administración y disposición de lubricantes. Actualmente se formulan para cumplir los requisitos más exigentes de las regulaciones ambientales. A menudo se determina la biodegradabilidad de los lubricantes y se hace referencia cuando se selecciona un lubricante para ciertas aplicaciones. Por ejemplo, en la minería a cielo abierto los equipos son muy grandes y tienen volúmenes considerables de aceite de motor, hidráulicos, engranajes y combustible. En el caso de una fuga, se requiere que estos lubricantes sean ambientalmente seguros. Aquí es donde los lubricantes biodegradables y amigables al ambiente entran en juego.

La biodegradabilidad de un lubricante se refiere a la rapidez con que este se convierte en dióxido de carbono y agua por el ataque de microorganismos naturales. Existen varias pruebas para determinar la biodegradabilidad de un lubricante. El primero es la prueba para determinar biodegradabilidad primaria (CEC-L-33-A-93). En esta prueba, el aceite candidato es contaminado con desperdicio de cañerías y dejado por 21 días a 25°C. Al final del ciclo de las tres semanas, se analiza la mezcla. Se considera como pase si solamente el 20 por ciento del aceite se mantiene en su forma original.

guías para protección2 Como administrar lubricantes usados y su disposición

La prueba de biodegradabilidad final es muy similar a la prueba anterior. Para esta prueba, el aceite es contaminado con microorganismos y dejado por cuatro semanas a 22°C. En esta prueba, la cantidad de dióxido de carbono producido es comparado contra un estándar. Para obtener un pase en la prueba, el 70 por ciento del aceite candidato debe haberse degradado al final del periodo de las cuatro semanas.

Recientemente se ha desarrollado un nuevo método para evaluar la biodegradabilidad, la prueba CEC-L-103-12. Mide la pérdida de aceite y de metabolitos solubles en el aceite luego de 21 días en un ambiente acuoso simulado.

Cuando se desee comparar lubricantes amigables con el ambiente, se debe considerar que la biodegradabilidad de un aceite depende de la base lubricante con la cual fue formulado. Los aceites minerales altamente refinados (Grupo III) tienden a degradarse más rápidamente que los del Grupo I. las polialfaolefinas (Grupo IV), las cuales quizás son las bases lubricantes sintéticas más comunes, tienen una biodegradabilidad muy baja, mientras que los poliol-ésteres y diésteres están dentro de los que mejor se descomponen naturalmente. Sin embargo, si está buscando lo mejor en términos de biodegradabilidad, debe seleccionar aceites formulados con bases lubricantes vegetales (ésteres naturales).

Los lubricantes vegetales están ganando mucha popularidad, no solo por su inherente capacidad de ser amigables con el ambiente, sino porque también son capaces de igualar sus características de desempeño con las de sus equivalentes minerales. Mientras que las agencias gubernamentales se enfocan en determinar qué pasa con los aceites minerales y sintéticos después de su uso, su preocupación por los lubricantes derivados de vegetales o animales es muy baja. Esto podría ser benéfico en la disposición de aceites hechos con bases lubricantes vegetales, ya que un reacondicionamiento de estos lubricantes saldría muy costoso (debido a regulaciones ambientales) además de que podría no ser necesario. Por supuesto, esto no significa que se pueden verter aceites vegetales en una zanja e irse. Simplemente no entran en la misma jurisdicción que los aceites minerales o sintéticos. Muchas compañías compran aceites vegetales usados y los reciclan para obtener bio-diésel u otros fluidos.

Fugas

Aparte de la tarea actual de drenado de aceite usado de un sistema, existe el riesgo de fugas, las cuales pueden hacer que el aceite contamine el medio ambiente. Las fugas son comunes en muchas plantas, a pesar de que muchas de ellas hacen un mejor trabajo para su eliminación que otras. Las fugas hacen que muchas plantas consuman más lubricante que el que en realidad necesitan. La reparación de equipos propensos a fugar no sólo ahorrará dinero a la compañía, también disminuirá problemas potenciales con el ambiente.

Hay varias formas de encontrar la fuente de las fugas, incluyendo el uso de ultrasonido. Escuchando las juntas de las tuberías, y la interfase entre las válvulas y la bomba en un sistema de circulación, se pueden determinar fugas internas en el sistema y repararlas. Otro método es mediante el uso de colorantes. El colorante saldrá a través del punto donde se presenta la fuga y puede ser identificado con una lámpara ultra-violeta.

tabla1 Como administrar lubricantes usados y su disposición

Una vez que se localiza una fuga en una máquina, la primera acción es controlar el derrame para que no se propague. Existen varios productos en el mercado que ayudan a controlar este problema. Muchas de las plantas que he visitado utilizan toallas súper absorbentes, que absorben rápidamente el aceite y confinan el derrame. Si el aceite contiene algún material peligroso, el área debe ser aislada y documentada antes de comenzar con el proceso de limpieza.

Dependiendo de la severidad de la fuga y del tipo de fluido, la técnica de limpieza puede variar desde un simple lavado del derrame hasta la recuperación completa del suelo para su reacondicionamiento. Siempre consulte la política ambiental de la compañía y las regulaciones gubernamentales locales para determinar el curso de acción más apropiado.

Remoción

La mejor práctica para la remoción del aceite usado de una máquina es evitando que el aceite contamine el medio ambiente. El aumento en la popularidad de los carros de filtración ha hecho que este proceso sea aún más fácil de realizar. Con un contenedor para el aceite de desecho, y el carro de filtración conectado en el puerto de drenado, el aceite es sacado del reservorio y llevado al contenedor de aceite de desecho. En este proceso se recomienda colocar en derivación los filtros del carro de filtración; después de todo, no hay necesidad de filtrar el aceite usado, lo que no solo hará que la bomba trabaje más lentamente, sino que costará más dinero al tener que comprar más filtros.

Si no dispone de carros de filtración en su planta, es necesario que disponga de un contenedor adecuado para el aceite de desecho. El contenedor debe estar rotulado y ser usado únicamente para aceite de desecho, y tener una capacidad adecuada para contener todo el aceite del sistema que está siendo drenado. Es muy común usar las cubetas de 20 litros para recoger el aceite usado y luego verterlo en tambores o totes de aceite. Esta práctica ofrece muchas oportunidades para que se produzcan derrames por la constante transferencia de un contenedor a otro.

Si el aceite usado será almacenado en grandes volúmenes o por periodos prolongados en una misma localidad, lo mejor es tener un protocolo de contención de derrames en el lugar. El uso de tarimas de contención de derrames, o la construcción de fosas de contención de derrames, puede garantizar que las fugas o derrames serán capturados, disminuyendo el riesgo de impacto ambiental. La regla para la contención de derrames es que debe ser capaz de contener cien por ciento del volumen del contenedor más grande, o el 10 por ciento del total del volumen almacenado, lo que sea mayor.

Hay otros beneficios por almacenar el aceite usado y utilizarlo en otras aplicaciones menos exigentes. Uno muy popular es el de aprovechar la energía inherente contenida en el aceite. Quemándolo se pueden aprovechar sus BTU y utilizarlo como una fuente de combustible, no solo para el calentamiento, sino también para la generación de energía.

El re-refinar aceite usado para convertirlo en una fuente de bases lubricantes reusable, está incrementando en popularidad y en economía. A estos aceites se les eliminan los contaminantes y se aditivan nuevamente, de manera que son considerados como aceites nuevos. Varios aceites automotrices en el mercado son fabricados con bases lubricantes re-refinadas.

A medida que la industria se vuelva más amigable con el ambiente, habrá en el futuro un mayor énfasis en la disposición y reacondicionamiento del aceite usado. Revisando sus procedimientos actuales e implementando alguna de las ideas de este artículo, podrá colocar a su planta en la cima de la curva y darse cuenta de los beneficios de administrar su aceite usado con una mentalidad de la mejor práctica. 

Wes Cash, Noria Corporation. Traducido por Francisco J. Páez Alfonzo, Noria Latin America

Publicado en Machinery Lubrication (4/2014)

 

0 votedvote

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>