Jim Fitch, Noria Corporation. Traducción por Roberto Trujillo Corona, Noria Latín América

Habiendo pasado casi toda mi carrera en el campo de la lubricación, me he vuelto cada vez más consciente de que, para muchas empresas, la práctica de descuidar la lubricación se ha arraigado profundamente en la cultura del mantenimiento.

Para estas empresas, cambiar tales prácticas es como intentar dar la vuelta a un transatlántico. Me he convencido de que su complacencia no es simplemente un caso de ignorancia, sino que sigue un patrón extrañamente similar a la adicción.

Después de todo, he enseñado las virtudes de la lubricación moderna a leyendas de organizaciones, solo para ver a muchas de ellas recaer rápida e irracionalmente en sus hábitos destructivos del pasado. Esto tipifica el comportamiento adictivo.

Estas observaciones fueron el impulso para el tema de esta columna. De acuerdo con el tema de la adicción, he modelado un plan de recuperación usando palabras y conceptos que se asemejan al exitoso programa de 12 pasos que sirve como piedra angular de la recuperación para la organización de Alcohólicos Anónimos (AA). Después de todo, si el descuido de la lubricación es una adicción, quizás debería tratarse de manera similar en un programa de 12 pasos.

Para las empresas afectadas por esta adicción, la intervención casual puede no ser suficiente. En cambio, se debe declarar un ultimátum. De lo contrario, las prácticas pasadas y los malos hábitos volverán gradualmente. Como otras adicciones, la negación es el corazón de la negligencia. El programa de 12 pasos que se analiza a continuación trae el tema de la negación al frente y al centro. Hasta que se reconozca y se aborde la negación, lógicamente no se puede lograr ningún otro progreso.

Programa de 12 pasos para la recuperación

  1. Admitimos que éramos impotentes ante nuestra adicción al descuido de la lubricación, que nuestros intentos de estabilizar la confiabilidad de la máquina se habían vuelto inmanejables.

La mayoría de los problemas no se corrigen solos. Sin embargo, algunas empresas parecen esperar que los problemas de lubricación desaparezcan por sí solos. En cambio, son más como un sarpullido grave… siguen apareciendo. Este primer paso requiere una consciencia fundamental de que no hacer nada (perpetuar el descuido) es la raíz del problema. Por el contrario, hacer algo a menudo evoca miedo a lo desconocido.

Después de todo, implica riesgo y requiere habilidades para resolverlo. Lo más importante es que la tarea debe tener un propósito y ser duradera. Para lograr estos objetivos, debemos avanzar más hacia abajo en la lista de pasos.

  1. Llegar a creer que existe una inteligencia de mantenimiento mayor que la nuestra que podría guiarnos en la restauración de nuestra cordura de lubricación.

La información y el conocimiento están a nuestro alrededor, pero deben buscarse y aceptarse para que sean útiles. A menudo se dice que repetir prácticas pasadas y esperar un resultado diferente es la definición de locura. Creer que existe una forma mejor y más inteligente de lubricar la maquinaria impulsa el progreso hacia el cambio.

  1. Tomar la decisión de deshacernos de la obstinada resistencia al cambio y aceptar la guía y la sabiduría de aquellos que han hecho la transformación antes que nosotros.

Charles Darwin dijo una vez: “No son las especies más fuertes las que sobreviven, ni las más inteligentes, sino las que mejor responden al cambio”.

  1. Educarnos en el rico y gratificante mundo de la lubricación moderna. Hacer un inventario minucioso y audaz de nuestras fallas de lubricación y mantenimiento basado en este nuevo conocimiento.

El conocimiento empodera a las personas para aprovechar la información de maneras que mejoran su mundo. El conocimiento también resulta en una pérdida de inocencia (recuerde, “la ignorancia es felicidad”). La educación es un facilitador. Nos permite ver lo que está mal y saber qué se debe cambiar. Hacer un inventario de lo que necesita mejorar hace que la pelota ruede.

  1. Admitir abiertamente a nosotros mismos y a los demás que ya no continuaremos con el comportamiento destructivo del descuido de la lubricación.

Una vez que enunciamos abiertamente nuestros planes a nuestra organización, es más difícil revertir el rumbo y transgredir nuestro comportamiento adictivo pasado. Sin embargo, simplemente anunciar sus planes no es suficiente. Debe ser un tipo de declaración deliberada de «quemar puentes».

  1. Comenzar a prepararnos para el viaje de la transformación de la lubricación siguiendo un camino programático que incluye capacitación, diseño, documentación, implementación y métricas.

Transformar las prácticas de lubricación anteriores en un programa de excelencia requiere un plan maestro, un gran plan. Necesitamos cruzar el profundo abismo del “saber” al “hacer sostenido”. Ese plan debe incluir los siguientes elementos esenciales para el éxito de la lubricación:

  • Entrenar para la excelencia en lubricación
  • Diseñar para la excelencia en lubricación
  • Documentar para la excelencia en lubricación
  • Implementar para la excelencia en lubricación
  • Medir para la excelencia en lubricación
  1. Pedir humildemente el apoyo de gerentes, ejecutivos financieros y compañeros de trabajo para que se nos unan en este viaje de transformación.

La confiabilidad es responsabilidad de todos. El apoyo activo y regular es crítico. También lo es la necesidad de desarrollar la energía y el entusiasmo del equipo. La unidad cultural permite la transformación cultural. Los esfuerzos aislados no pueden transformar nada.

  1. Hacer una lista de todas las máquinas que han sido abusadas por nuestra adicción y estar dispuesto a hacer las paces con todas ellas.

Quizás algunas máquinas no fueron descuidadas. Al saber qué máquinas necesitan más lubricación modernizada, el plan maestro de transformación puede comenzar en serio. Las máquinas con alto grado de criticidad y los malos actores suelen entrar en esta categoría. Es posible que también sea necesario considerar otros que son menos obvios.

  1. Enmendar comenzando por aquellas máquinas más maltratadas, quitando la raíz de nuestros males de lubricación y presentando prácticas modernas apropiadas en restitución de pasados ​​actos de negligencia.

Definir los estados de lubricación actual y futuro de cada una de las máquinas de la transformación. Una auditoría de lubricación ayuda a definir el estado actual, mientras que una actividad de diseño ayuda a caracterizar el estado futuro. El diseño de lubricación incluye la selección del lubricante , el método de lubricación, el control de la contaminación, el muestreo y análisis del lubricante, la inspección (PM) y la documentación del procedimiento .

  1. Con miras a la mejora continua, una vez más haga un inventario exhaustivo y audaz de las deficiencias de lubricación. Con la ayuda de un estudio persistente y la visión de asesores de confianza, encuentre nuevas formas de superar las incompetencias restantes.

El conocimiento es como el interés compuesto, se construye sobre sí mismo. Primero, comenzamos en la oscuridad total, sin saber lo que no sabemos. A continuación, ganamos conciencia a través de la formación que nos enseña lo que no sabemos. Combinando la nueva conciencia con el juicio y el propósito, seleccionamos temas específicos generadores de valor que necesitamos saber.

Finalmente, buscamos y recibimos el conocimiento específico que buscamos. Esto se convierte en nuestra nueva competencia central y permite una mayor conciencia (de lo que aún no sabemos). La nueva conciencia nos devuelve al principio, de forma circular. Por lo tanto, el conocimiento y la competencia central (competencia en lubricación) se acumulan con el tiempo, al igual que el interés compuesto.

  1. Eliminar el encanto de la transgresión publicando recordatorios continuos de los costos y la angustia de las prácticas de lubricación pasadas y manteniendo estos 12 pasos siempre presentes en nuestro entorno de trabajo.

La recaída y el fracaso siempre están al acecho. Nuestra defensa es nunca bajar la guardia tanto manteniéndonos alerta a través de recordatorios constantes como mejorando continuamente. Si bien es posible que la mejora ya no sea una necesidad imperiosa, sí controla el riesgo de recaída. Después de todo, si avanzamos, aunque sea lentamente, no retrocedemos (hacia hábitos adictivos).

  1. Habiendo tenido un despertar casi espiritual sobre el estado virtuoso de la confiabilidad de la máquina, comprométase a llevar este mensaje de 12 pasos a otros adictos al descuido de la lubricación y, lo que es más importante, practique incesantemente estos principios con vigilancia y determinación en todos los asuntos de mantenimiento futuros.

Aquellas organizaciones que han cruzado el abismo hacia la excelencia en lubricación tienen la responsabilidad de servir como modelo a seguir y fungir como mentor para otras que aún no han comenzado el viaje. Sea un gran maestro inspirando a otros y compartiendo estos 12 pasos. Ahora es un adicto sobrio y en recuperación del descuido de la lubricación.

Lea más sobre las mejores prácticas del programa de lubricación:

10 mejores prácticas de lubricación para mejorar la confiabilidad de los equipos

Obtenga apoyo para su programa de lubricación

39 tendencias actuales en lubricación y análisis de aceite

El caso comercial para la excelencia en lubricación

 

Nota del editor

El personal editorial respeta la misión de Alcohólicos Anónimos y otros programas de 12 pasos.