La cantidad de agua que puede disolver un fluido.