Habilidad del lubricante para resistir la degradación natural debida al contacto con el oxígeno.