Bennett Fitch, Noria Corporation. Roberto Trujillo Corona, Noria Latín América

Las investigaciones de causa raíz de falla son una práctica común para analizar una falla en maquinaria lubricada, pero ¿qué pasa cuando falla un programa de lubricación?

¿Qué debe hacer si su programa no funciona como se esperaba o no proporciona el valor esperado de su implementación? Se supone que los programas de lubricación de calidad presentan un mayor nivel de confiabilidad. Entonces, ¿cuál es la causa raíz cuando no funciona?

Puede haber muchas razones, pero a menudo se trata de falta de propiedad o la ausencia de un campeón. Esto es crucial para mantenerse al día con los indicadores clave de desempeño (KPI, por sus siglas en inglés) y alinear los objetivos de mantenimiento y confiabilidad. Si bien ser proactivo con el mantenimiento es fundamental, puede ser difícil cuando el personal se queda con incertidumbre en sus tareas de trabajo y los atajos están demasiado fácilmente disponibles.

Para ayudar a que su programa de lubricación funcione a prueba de errores, siga estos consejos:

Difunda la propiedad pero mantenga un campeón

Todos deben ser incentivados por el éxito de un programa de lubricación. Es fácil para los ejecutivos querer esto, ya que se benefician de la rentabilidad, pero la propiedad debe ser obtenida y recompensada por las personas que realizan los esfuerzos específicos. En general, debe haber un campeón que se enfoque completamente en el control de la calidad del programa y que se asegure de que nada se quede atrás.

Entrene a todos juntos y con frecuencia

La capacitación es una parte vital de cualquier programa de lubricación, pero cuando se realiza en equipo, se crea un poco de camaradería que impulsa a todos a que hagan juntos los esfuerzos necesarios. La aceptación es efectiva. Si alguien se queda fuera o se entrena de manera diferente, las actividades se desalinean.

Priorice y dele seguimiento de forma rutinaria

Cada tarea debe ser priorizada porque a veces no se puede hacer todo. El seguimiento es parte de las formas de tener una métrica de seguimiento. Lo que se mide se hace.

Mantenga los procedimientos fáciles de ver y comprender

Uno de los programas de lubricación más efectivos que he visto fue en una instalación en la India. Una de las razones atribuidas a su éxito fueron los esfuerzos realizados para publicar cada procedimiento de rutina directamente en la maquinaria, por lo que siempre hubo instrucciones claras. Considero que es una buena práctica mantener los procedimientos fácilmente accesibles y publicados cerca y en las máquinas.

Rastree el cumplimiento y sea competitivo

Una vez más, hago énfasis en los KPI y en seguir su avance. Publique visualmente su progreso y las actividades de lubricación con métricas en las paredes que se ven constantemente. Esto muestra a todos por qué se realizan estas actividades y por qué deben continuar.

Considere la ergonomía con las inspecciones de la máquina

Las mejores inspecciones son aquellas que son reconocidas por el ojo no entrenado. Por ejemplo, esto incluiría el uso de mirillas o visores que están instalados al lado de un pasillo de tránsito común (no detrás del depósito contra la pared) con los niveles máximo y mínimo claramente marcados. Aún mejor sería publicar el nombre y el número de teléfono de la persona a contactar si estos niveles se incumplen.

Actualice sus herramientas y tecnologías

La tecnología utilizada en la vida cotidiana es drásticamente diferente de lo que era hace solo 20 años, y también debería hacerlo para proporcionar indicaciones tempranas de un problema.

Manténgalo simple (Principio de KISS)

IKEA es el maestro en proporcionar instrucciones de montaje en procedimientos fáciles de entender para sus muebles en una caja. Esto se logra utilizando instrucciones simples escritas como imágenes y pasos obvios. Del mismo modo, si sus tareas de lubricación están preparadas para ser fáciles de usar y comprender, se completarán con mayor frecuencia y de manera más efectiva.