Larry B. Jordan. Traducción por Roberto Trujillo Corona, Noria Latín América

El lavado con la maquinaria rotatoria con aceite adecuado tiende a ser una decisión que se efectúa de último momento. Ya sea que se trate de la puesta en servicio o el mantenimiento que involucre a usuarios finales, grupos de construcción o fabricantes, el lavado con aceite tiende a considerarse como un elemento del tipo “simplemente hágalo”.

El único momento en que se convierte en una prioridad es cuando falla un sistema, y ​​luego se trata de volver a estar en línea rápidamente y no tanto de la planificación. Afortunadamente, hay una mejor manera. Los siguientes seis pasos están destinados a ayudarlo a lograr un lavado con aceite de alta velocidad más exitoso.

Paso 1: Realización y comprensión

El primer paso es darse cuenta de que la mayoría de los grupos de puesta en servicio y el personal de mantenimiento no son expertos en lavado con aceite. Comprender que hay expertos en la materia disponibles es el paso 1A. Este paso puede resultar complicado. No todas las empresas de lavado son iguales.

He tenido el privilegio de trabajar para la misma organización durante 24 años. Comenzamos como un par de personas en un garaje de dos bahías y crecimos hasta convertirnos en una corporación global, lo que quiere decir que el tamaño no siempre importa. Usamos los mismos principios en nuestros primeros años que todavía se emplean hoy. De hecho, muchas de las empresas más grandes tienden a centrarse más en la limpieza química y realizan el lavado con aceite como requisito para recibir un contrato. Esto lleva al paso 2.

Paso 2: Investigación

Cualquier empresa de lavado con aceite de buena reputación podrá proporcionar referencias y casos de estudios, así que solicítelos y haga un seguimiento. Revise los documentos, haga llamadas telefónicas y visite las instalaciones del contratista de lavado si es posible. La forma en que se mantienen las instalaciones de una empresa puede decir mucho sobre cómo se ejecutará en sitio. ¿Cómo maneja el contratista el mantenimiento del equipo? ¿Cómo se previene la contaminación cruzada de productos? ¿Cómo es el plan de seguridad de la instalación?

No confíe simplemente en que un vendedor le diga: “Tenemos esto”. Descubrir más tarde que usted era el conejillo de indias y que la empresa nunca antes había trabajado con su tipo de unidad puede provocar retrasos costosos o daños en su sistema.

Paso 3: Planificación

Generalmente, el único momento en que se evita la planificación es durante la falla de un sistema. Entonces, todo se pone manos a la obra para que la unidad vuelva a funcionar y produzca. Mi filosofía es un poco diferente. Si es propietario o usuario final, la etapa de planificación debe tener lugar mientras sus sistemas están funcionando y todo está tranquilo.

El proceso comienza con la creación de un plan personalizado para su unidad. Este plan debe incluir procedimientos escritos, materiales para poner en derivación componentes críticos, artículos que el sitio suministra, artículos que el contratista proporcionará, pasos detallados, requisitos de seguridad y, lo más importante, los criterios utilizados para ejecutar el lavado con aceite y considerar el sistema limpio.

Los criterios de limpieza dependerán de muchos factores, como si la unidad se va a lavar para la puesta en servicio. Si es así, el fabricante proporcionará los requisitos de limpieza para cumplir con la garantía. En caso de duda, consulte API 614 para sistemas de aceite lubricante de uso general o ASTM D6439 (Guía estándar para limpieza, lavado y purificación de sistemas de lubricación de turbinas hidroeléctricas, de gas y de vapor).

Estos estándares deben usarse como criterio mínimo, pero siempre es mejor personalizar su plan para el sistema individual usando las especificaciones recomendadas por el fabricante.

Los elementos adicionales a considerar incluyen desviaciones a los procedimientos, hojas de datos de seguridad, un plan de prevención de derrames, números de teléfono de contacto de emergencia y secuencias de firma para aprobar el procedimiento.

Paso 4: Verificación

Ya sea que esté realizando el lavado con aceite usted mismo o contratando a un contratista, primero se deben verificar varias cosas. Desarrolle una lista de verificación y revísela antes de preparar el lavado. Compruebe si hay algún material extraño que pueda contaminar su sistema, como diferentes lubricantes o accesorios con herrumbre.

Solicite a su contratista planes de exclusión de materiales extraños y confirme que todos los materiales son adecuados con registros de prueba de presión para mangueras temporales, certificados de calibración para equipos de prueba, diagramas de flujo para bombas temporales y procedimientos de mantenimiento. Los contratistas de buena reputación deben poder proporcionar estos documentos y guiarlo a través de sus procedimientos operativos estándar.

Paso 5: Ejecución y demoras

Para ayudar a que su lavado con aceite sea un éxito y evitar dolores de cabeza indebidos, es importante tener cuidado con ciertos problemas, como los enfriadores del sistema. Los intercambiadores de calor tienen el potencial de retener suciedad, disminuir el flujo y causar retrasos. Si es posible, los enfriadores deben sacarse del proceso y limpiarse por separado. Si el tiempo no lo permite, enjuague como un circuito separado para reducir la posibilidad de que se conviertan en una trampa de suciedad.

Al realizar un lavado con aceite, recuerde que se trata de flujo y no de presión. El fluido se volverá turbulento a un número Reynolds de 4,000, que tiene en cuenta el flujo, la temperatura y la viscosidad. Sin embargo, aunque el fluido se vuelve turbulento a este ritmo, no siempre es adecuado para recoger y sacar materiales extraños del sistema.

Esto puede generar mucha confusión, ya que el sistema parecerá limpio a medida que lo enjuague, pero luego, al poner la bomba en marcha y detenerla, se liberarán partículas que se enviarán a los medias de inspección. La mayoría de los lavados de aceite exitosos utilizan un flujo objetivo de dos a tres veces el caudal normal de las bombas del sistema. Esto requiere bombas temporales externas o el funcionamiento de bombas primarias y redundantes si realiza el lavado con aceite usted mismo.

Independientemente del tamaño del sistema, se recomienda tener al menos un “curso” de lavado con 24 horas a un flujo alto antes de insertar la media de inspección. Una vez que se completa el lavado inicial de 24 horas, la media de inspección debe insertarse en el punto más alejado del filtro. Opere el sistema durante una hora y luego revise las medias de inspección.

Esto puede indicarle si debe continuar el curso de lavado o si el sistema está listo para la fase de inspección. Cuando realice un lavado con aceite en sistemas más grandes, considere extender el curso del lavado inicial a 48-72 horas. Apagar para ver una pantalla sucia solo retrasará el proceso y el tiempo de inactividad puede acumularse rápidamente.

Una mala toma de decisiones y no tener a las personas adecuadas involucradas pueden retrasar un lavado con aceite más que cualquiera de los elementos enumerados anteriormente. Identificar al responsable de la toma de decisiones para todas las partes puede eliminar muchas demoras. Más del 90 por ciento de los lavados con aceite en la actualidad se realizan las 24 horas del día y los siete días de la semana, por lo que tener tomadores de decisiones disponibles en el momento adecuado puede ahorrar días con algunos lavados con aceite.

Paso 6: documentación

Además de los procedimientos escritos, asegúrese de documentar todos los aspectos del lavado con aceite. Mantener registros de la temperatura, el flujo, la presión, la vida útil del filtro y la actividad laboral será vital para determinar si el lavado se realizó según lo programado o si algo ha cambiado.

Al final del lavado con aceite, estos registros, procedimientos y cualquier fotografía se pueden compilar en un documento completo, que será útil si se vuelve a lavar la unidad en el futuro. Esto también puede resultar útil a la hora de justificar el lavado con aceite actual o futuro.

En conclusión, por lo general no es un solo elemento lo que convierte un lavado con aceite de tres o cuatro días en dos o tres semanas. En la mayoría de los casos, es una combinación de pequeños eventos. Comience siempre con un buen plan y verifique que se esté siguiendo. Sea adaptable y esté dispuesto a corregir el curso según sea necesario (pero documente los cambios). Incorporar contingencias y planificar, planificar y planificar. Buena suerte para que su próximo lavado con aceite sea exitoso.

Sobre el Autor

Larry Jordan ha trabajado con lubricantes industriales durante 29 años y es un experto en la materia en el lavado y acondicionamiento de aceite a alta velocidad.  Larry es actualmente asesor técnico senior de servicios en  Reliable Industrial Group . Para obtener más consejos y sugerencias sobre el lavado con aceite de Larry, comuníquese con él a través de LinkedIn en:  https://www.linkedin.com/in/larry-jordan-10b25456/ .