William Kowalski, Interflon USA. Traducido por Roberto Trujillo Corona, Noria Latin América

La lubricación es fundamental, pero puede ser un negocio complicado. Cada pieza de maquinaria con partes móviles necesita lubricarse, pero con tantos factores por considerar, puede volverse abrumador. ¿Con qué frecuencia se debe lubricar una máquina? ¿Qué trabajo realiza? ¿El ambiente está húmedo o seco, caliente o frío, limpio o sucio? ¿Qué tan rápido se mueve la máquina? ¿Está involucrada en el procesamiento de alimentos? Todas estas preguntas y más deben responderse antes de poder seleccionar el lubricante correcto.

Este artículo tiene como objetivo ayudar a aclarar algunas de las preguntas clave sobre la lubricación para que pueda elegir el lubricante correcto, no solo el más barato o el más fácil de conseguir. Incluso si ya ha tomado esta decisión, esta información será útil para que comprenda cómo funcionan los lubricantes.

1. Función: ¿Qué hace el lubricante?

Los lubricantes tienen una amplia gama de funciones que incluyen controlar lo siguiente:

  • Fricción (los lubricantes reducen la generación de calor y el consumo de energía)
  • Desgaste (los lubricantes pueden reducir el desgaste mecánico y corrosivo)
  • Corrosión (los lubricantes de calidad protegen las superficies de las sustancias corrosivas)
  • Contaminación (los lubricantes transportan partículas y otros contaminantes a filtros y separadores)
  • Temperatura (los lubricantes pueden absorber y transferir calor)

A veces, en el caso de la hidráulica, los lubricantes también proporcionan transmisión de potencia.

Lo que todo esto significa es que necesita saber qué desafíos únicos plantea su aplicación y luego elegir su lubricante en consecuencia. Por ejemplo, la alta presión, la baja temperatura y la exposición al agua salada son solo algunas de las posibilidades. Seleccione lubricantes que indiquen claramente cuáles son sus características y bajo qué circunstancias pueden funcionar.

2. Ingredientes: ¿Qué hay en el lubricante?

Puede que no piense que los lubricantes tienen muchos ingredientes, pero de hecho hay muchos aditivos diferentes en el aceite base. Estos ingredientes se eligen deliberadamente en función de cómo se utilizará el lubricante y se aplica tanto a las grasas como a los aceites. Mucha gente no sabe que las grasas son en realidad aceites con espesantes añadidos. El tipo de espesante es muy importante. El espesante generalmente se compone de partículas fibrosas que actúan como una esponja, manteniendo el aceite en su lugar para darle una consistencia. Cada tipo de espesante confiere diferentes ventajas y desventajas, específicamente relacionadas con la estabilidad al cizallamiento, la capacidad de bombeo, la resistencia al calor y la resistencia al agua.

3. Terminología: ¿Qué significan estas cosas?

Para tomar las decisiones correctas de lubricación, debe comprender la terminología involucrada. Estos son algunos términos de uso común:

  • Viscosidad: Describe qué tan espeso es el aceite o cuál es su resistencia al flujo, ya sea aceite o grasa. Mayor viscosidad significa mayor resistencia al flujo.
  • Viscosidad cinemática: Se puede utilizar una prueba de vertido simple para ofrecer una ilustración visual de la viscosidad. Los técnicos de lubricación pueden hacer una demostración de la viscosidad cinemática en el taller, porque es fácil de hacer y requiere muy poco tiempo.
  • Peso: Esto también se relaciona con la viscosidad de un aceite o la facilidad con que fluye a una temperatura específica.
  • Consistencia NLGI: La consistencia indica qué tan dura o blanda es una grasa. Los números van de 000 (como aceite de cocina) a 6 (como queso cheddar).
  • Estabilidad a la temperatura: Este término se refiere a la capacidad de una grasa o aceite para resistir temperaturas más altas, que tienden a hacer que los lubricantes sean menos viscosos.
  • Estabilidad al corte o cizallamiento: Es la resistencia de un aceite a un cambio de viscosidad causado por esfuerzo mecánica.
  • Metal sobre metal: Una condición que todos los propietarios de maquinaria deben evitar como si fuese una plaga, que describe una situación en la que no queda lubricante entre dos componentes en movimiento.

4. Facilidad de uso

No todos los aceites se aplican de la misma forma. El método de aplicación dependerá de su componente es particular. Para algunas situaciones, como una bisagra de fácil acceso, un lubricante en aerosol puede ser suficiente. La grasa se puede aplicar fácilmente a forma manual a una caja de engranajes accesible. Sin embargo, para lugares de difícil acceso, un lubricador automático que solo necesita rellenarse cada seis meses puede ser una excelente opción. Para cadenas que requieren lubricación regular, un lubricador de goteo continuo podría ser lo mejor. Si está comprando lubricantes de un proveedor de confianza, consulte con uno de sus especialistas para determinar qué método será más beneficioso.

5. Longevidad

Los lubricantes tienen una vida útil óptima y, una vez que llega a su fin, deben cambiarse. Si no lo hace, puede producirse desgaste, contacto de metal con metal, daño en los rodamientos y otros problemas que provocarán tiempo de inactividad y mayores gastos. El problema es que no siempre es obvio cuándo está a punto de ocurrir.

Una forma importante de rastrear la vida útil de un lubricante es monitoreando la temperatura de operación de su máquina. El exceso de calor destruye los lubricantes. Cada aumento de temperatura de 10 ºC (18 ºF) por encima de 65 ºC (150 ºF) reducirá la vida útil del lubricante a la mitad. Esto significa que un lubricante que normalmente duraría un mes a 50 ºC durará solo dos semanas a 60 ºC, una semana a 70 ºC y solo tres o cuatro días a 80 ºC antes de necesitar ser cambiado o rerescado. Después de eso, dejará de hacer su trabajo, esencialmente ofreciendo poca o ninguna protección, incluso si los niveles de lubricante parecen altos.

El seguimiento del calor se realiza mejor con herramientas digitales, como imágenes térmicas y análisis de vibraciones. También se recomienda controlar sus intervalos de lubricación. Algunas herramientas digitales hacen que esto sea simple, pero en las empresas más pequeñas donde los registros aún se llevan a mano, es muy fácil dejarlo pasar. No cometa ese error. Al menos una persona de su personal debe estar a cargo de supervisar la lubricación, lo que incluye asegurarse de que se mantengan registros precisos.

Finalmente, si no está familiarizado con el concepto de mantenimiento predictivo (PdM, por sus siglas en inglés), es muy recomendable que se tome unos minutos para estudiarlo. Esta tendencia en la programación del mantenimiento está demostrando ser muy eficaz para ahorrar dinero a las empresas y mantener los equipos funcionando a niveles óptimos.

6. Costo

Como ocurre con la mayoría de las cosas en la vida, se obtiene aquello por lo que paga. Una planta de procesamiento de alimentos puede optar por utilizar aceite mineral en las cadenas de transporte porque es barato y seguro para los alimentos. Sin embargo, el aceite mineral simple tiene una serie de desventajas que superan el bajo costo. Por ejemplo, este aceite en particular puede tener malas características de estabilidad, atraer contaminantes y formar una pasta abrasiva o gotear, creando un entorno de trabajo inseguro. Los gerentes que elijan esta opción pronto descubrirán que sus ahorros se anulan por el costo del tiempo de inactividad resultante del uso de lubricantes de calidad inferior, sin mencionar el potencial de accidentes en el lugar de trabajo.

Para calcular el costo real de un lubricante, no se fije solo en la etiqueta de precio en el contenedor. Tome ese número y compárelo con el costo del tiempo de inactividad o reemplazo, la pérdida de producto debido a una producción detenida o contaminación, las horas de trabajo y otros factores que pueden ser un problema para su empresa. Si acaba de gastar US$ 2 millones en una nueva línea de producción, pagar unos cientos de dólares al mes por un lubricante de alta calidad debería parecer una obviedad si eso significa que la máquina funcionará mejor y su vida útil aumentará.

En conclusión, si bien todas las instalaciones de producción dependen de los lubricantes para seguir funcionando, recuerde que no todos los lubricantes son iguales. Puede ser un grave error comprar simplemente un lubricante barato sin tener en cuenta los factores mencionados anteriormente. Las fallas son caras y pueden tener un efecto tipo bola de nieve. Las empresas inteligentes pasan tanto tiempo pensando en la lubricación como en los tipos de máquinas que compran.

Sobre el Autor

William Kowalski es el director de operaciones en línea de Interflon USA , fabricantes de lubricantes industriales de alta calidad con MicPol. Puede comunicarse con William en wkowalski@interflon.com.