Redefiniendo la regla de Pareto

Gerardo Trujillo C. Abril 11/2020

Los acontecimientos del COVID-19 seguramente dejarán muchos cambios en nuestras vidas. En muchos aspectos de la vida, las cosas no serán igual que antes. Durante estos días he estado leyendo acerca del comportamiento del impacto de este virus en las personas y me ha llamado la atención la regla del 80-15-5 (que aunque no es precisamente por esta contingencia, ha encontrado una aplicación muy práctica y acertada). 80% de las personas infectadas tendrán una sintomatología ligera sin grandes complicaciones y estarán recuperados en un par de días. 15% de las personas que contraigan el virus, tendrán reacciones más severas y en algunos casos requerirán de hospitalización y cuidados intensivos, pero se recuperarán. El 5% restante es el de más preocupación; son personas vulnerables por su edad, enfermedades vigentes y la falta de atención. Muchos de ellos son candidatos para sufrir una enfermedad grave y algunos podrán morir.

En mantenimiento nos hemos quedado siempre con la idea de la regla de Pareto donde damos por sentado que el 80% de los problemas son causados por el 20% de las máquinas. Sin embargo, creo que la regla del 80-15-5 sería mucho más aplicable. De ese 20% de las máquinas, seguramente 15% son máquinas que tienen un nivel de criticidad alto, pero 5% son las más críticas. Segmentando ese 5% de las máquinas más problemáticas sería una manera más sencilla de atenderlas y no solo de ponerles cuidado especial, sino de evitar que su falla pueda ocasionar daños serios a los objetivos de la organización. Lo mismo aplica a la regla cuando la aplicamos a las causas de las fallas. Hay un 5% de las causas que son las que causan más problemas. En el caso de las máquinas lubricadas, las partículas, el agua, la temperatura, el lubricante mezclado la falta de educación del técnico en lubricación son las que más daño causan en los componentes de la maquinaria.

Este nuevo enfoque de identificación de las prioridades de trabajo permite de una manera sencilla dirigir los esfuerzos en las áreas que mayor problema generan. Solucionar las causas de falla más impactantes, las que más se repiten. Dividir el 20% en 15%+5% tiene el mismo efecto aritmético, pero mucho mayor impacto a la confiabilidad de la maquinaria. Si este mismo principio lo aplicamos a nuestro tiempo y recursos, veremos que de todo lo que hacemos en el día hay un porcentaje de tiempo que debemos dedica a las cosas más importantes, las que no se pueden posponer, las que determinan nuestra productividad. Hagamos de ellas una prioridad y no dejemos que el 15% importante y el 80% no tan importante se coman nuestra productividad.

Durante estas semanas he leído a colegas en varias redes de negocio, que peligrosamente practican lo que yo he llamado el “oscurantismo del mantenimiento” que es el equivalente a las “Fake news” que circulan en las redes sociales. Hay un intento de ganar “likes” con argumentos destructivos y simplistas que dicen que la normatividad no sirve, que lo que hay que hacer es dejar las cosas como están, que no hay nada nuevo bajo el sol, que todo lo anterior está bien hecho y que no es necesario renovar el conocimiento, que la aplicación de las teorías básicas de mantenimiento son innecesarias y que solo benefician a unos cuantos, etc. Lo peligroso es que muchas personas pueden verse tentados por el dulce sonido del camino fácil, tentados al rechazo sin haber analizado, ni estudiado lo que se plantea. En mi mas reciente paso por las aulas, mi maestro dijo una frase que llevo siempre conmigo: “Siempre será más fácil creer que pensar”. Por ello el populismo del mantenimiento triunfa, es más fácil aceptar lo que otro dice que cuestionarnos y estudiar para tener una opinión fundamentada del por qué de la necesidad de la estandarización, de la definición de marcos de trabajo y prácticas mínimas recomendadas. Es el trabajo estructurado el que cuesta trabajo y lleva tiempo, pero que sienta bases para la sostenibilidad.

Nuevamente aplico la regla del 80-15-5. 5%. El 80% de lo que hayas estudiado será es cultura general y conocimiento, pero no será aplicado en el día a día. 15% lo deberás aprender para realizar algo en particular en tu trabajo rutinario y hay un 5% que te cambiará la vida, que te dará ese conocimiento que puede catapultar tu carrera y darle una nueva dimensión a tu desarrollo profesional. Busca ese 5% incesantemente. Todos los días se aprende algo nuevo. Las habilidades que requeriremos para superar este momento de crisis están frente a nosotros. Si crees que ya lo sabes todo, pronto te darás cuenta de que eso era en otro mundo.

Les deseo salud, tolerancia y paciencia durante esta contingencia.