Gerardo Trujillo C.

Uno de los sueños de los seres humanos por miles de años ha estado ligado a la inmortalidad; el descubrimiento de la “fuente de la eterna juventud” ha inspirado historias, relatos y películas, siempre vistos desde el lado de la fantasía, sin embargo, ante los avances vertiginosos de nuestros tiempos pareciera que esta quimera ya no está tan fuera de alcance. De acuerdo con varios investigadores y autores que han seguido de cerca este sueño y se empeñan en convertirlo realidad, se ha concluido que podría ser una realidad en los próximos 25 años.

Los avances en la tecnología, la ciencia, el conocimiento de nuestro organismo, los genes, la medicina, la biomedicina, la robótica, los nano materiales y otras áreas más complejas nos ponen al umbral de ese objetivo. Este conocimiento y la tecnología que se desarrolle en los próximos años podrá convertir al ser humano en “a-mortal” con base en tratamientos, nano robots, partes cibernéticas y tecnologías aplicadas a prevenir el deterioro del organismo, el cual, lleva a la degradación y a la muerte desde la perspectiva natural del envejecimiento. Usamos el término “a-mortal”, ya que la inmortalidad significaría nunca morir y para el caso que describimos de estos proyectos, aún existe la posibilidad de que accidentes o una acción provocada pueda quitar la vida de una persona a pesar de los tratamientos para impedir su envejecimiento, recuperar daños y detener la degradación.

Varios proyectos en el mundo actualmente están dedicados a este objetivo, algunos de ellos han utilizado a Gilgamesh (Wikipedia,2021) como una referencia basándose en el relato de su búsqueda de la inmortalidad (Noah Harari, 2011).  Algunos de estos proyectos son soportados y fondeados por diversos organismos, universidades (University of California, Riverside), y gobiernos con diversos fines, trabajando desde hace años para lograr este objetivo. El conocimiento actual permite suponer que esa meta debe ser alcanzada en un futuro cercano, sin embargo, otros temas paralelos a la a-mortalidad están siendo actualmente abordados para prepararnos de diversas maneras ante esta latente posibilidad, incluyendo lo relacionado con el deseo de serlo, el derecho a serlo, los aspectos éticos, legales políticos, sociales, etc., además de las consecuencias que esta a-mortalidad podría tener en la vida, la paz, la sociedad , el futuro y sustentabilidad de nuestro planeta.

 

La inmortalidad de las máquinas

En la gestión de activos físicos nos concentramos en el ciclo de vida, por lo tanto, definimos un inicio y un fin; aunque pocos lo visualizan de esta manera, este termina en la desincorporación o desecho de la máquina, damos por hecho que estas se degradan y deben ser reparadas, reacondicionadas o reemplazadas en algún momento.

Las estrategias de mantenimiento se centran en dos conceptos: conservación y reparación. Las máquinas deben ser conservadas mientras están en su etapa del ciclo de vida operativo (definido como “vida útil”) y la estrategia de reparación debe ejecutarse cuando se llega al final de la vida esperada mediante el reemplazo de la máquina o la sustitución de sus componentes. Creamos una organización para definir objetivos y una confiabilidad deseada, desarrollamos estrategias de mantenimiento, estimamos su vida restante, compramos y almacenamos partes y repuestos, planificamos, programamos, ejecutamos y registramos las actividades de mantenimiento, incluso preparamos al personal para reparar mejor y más rápido esas máquinas.

Pensando en el Proyecto Gilgamesh para el ser humano… ¿Deberíamos preguntarnos si esto también pudiera ser aplicado a las máquinas? Así como se puede alcanzar la a-mortalidad del ser humano, ¿Estaremos en la capacidad de producir y operar máquinas que no fallen ni se desgasten? Visto desde la perspectiva de las capacidades actuales de la ciencia, los avances en inteligencia artificial, machine learning, datos, algoritmos y los avances tecnológicos, acompañados de la incorporación de nuevas tecnologías, el descubrimiento de nuevos materiales, nano materiales, nano robots y muchos avances más, la respuesta debería ser un absoluto sí. Ahora bien, no estamos en este momento definiendo si será rentable o costo efectivo llevarlo a cabo, ya que es muy probable que inicialmente solo en algunos casos se justificaría su implementación, sino que habrá que esperar a los resultados de los primeros casos; una vez que se tenga éxito en los primeros casos viables, será cuestión de pocos años para que los costos bajen y se produzcan masivamente al identificar los posibles usos de estas nuevas máquinas y sus beneficios.

Muchos de estos avances de la ciencia y tecnología en las máquinas se combinarán con el proyecto Gilgamesh para el hombre a-mortal con partes cibernéticas para los humanos que deberán ser diseñadas y construidas exentas de falla o desgaste para esa nueva duración requerida. Finalmente, las máquinas serán parte de este proyecto.

Algunos de nosotros ya no estaremos vivos cuando esto se materialice, por lo que solo nos quedan dos cosas por hacer: Imaginar cómo será esto y preguntarnos cuáles pueden ser los posibles roles de mantenimiento en esos tiempos; estas son algunas preguntas que ya rondan por mi mente:

¿Cuáles serán las nuevas estructuras de mantenimiento y que tan rápido se implementarán?

¿Serán necesarios los lubricantes en esas nuevas máquinas?

¿Las máquinas serán fabricadas con los mecanismos que actualmente usamos y en su caso; tendremos engranes y rodamientos hechos de materiales indestructibles y a la vez ahorradores de energía?

¿Serán las partes indestructibles o se auto repararán?

Otras preguntas que ahora me hago en un plano más trascendental, y que creo que serán las más complejas de responder:

¿El hombre a-mortal seguirá trabajando infinitamente?

¿Quién producirá por él?

¿A qué dedicará su tiempo?

¿A que le llamaremos corto, mediano y largo plazo?

¿Podrá el ser humano decidir cuándo terminar con su a-mortalidad o estará temeroso de que esa a-mortalidad finalice en un accidente?

¿La a-mortalidad será para todos o habrá algunos cuantos privilegiados?

Nuestra vida pudiera perecernos un tanto complicada, pero creo que la vida en el futuro no sería mucho mejor.

Este es mi punto de vista y me gustaría que me compartieras el tuyo.

 

Referencias:

Wikipedia (11 de Junio del 2021). Poema de Gilgamesh.     https://es.wikipedia.org/wiki/Poema_de_Gilgamesh

Noah Harari, Y. (2011). Sapiens. De animales a dioses: Una breve historia de la humanidad.

Proyecto Gilgamesh – El Poema de Gilgamesh es usado para nombrar algunos proyectos e investigaciones que buscan conseguir la inmortalidad – Sapiens: De animales a Dioses – Yuval Noah Harari.

University of California, Riverside – dirigida por el filósofo John Martin Fischer con Fondos de la John Templeton Foundation.