“Nuestra organización está pensado en cambiar las grasas que utilizamos, pero estamos preocupados por la compatibilidad de la grasa nueva con respecto a la actual. Considerando todas las formulaciones existentes en el mercado, ¿Existe alguna prueba de campo que mida su compatibilidad?”

Siempre considere la compatibilidad de las grasasActualmente no existe ninguna prueba de campo que determine la compatibilidad entre grasas. Sin embargo, si va a hacer suposiciones sobre la compatibilidad de dos grasas, lo más conveniente es asumir que no lo son. No sólo debe tomar en cuenta la compatibilidad de las bases lubricantes, también debe tomar en consideración los tipos de espesantes utilizados. Por ejemplo, las grasas con espesante de  poliurea la mayoría de las veces no son compatibles con otras grasas, ni siquiera con otros tipos de poliurea.

Comúnmente la gente cree que aceite es aceite y grasa es grasa. Este pensamiento erróneo es el que conduce a que se presenten problemas de compatibilidad entre lubricantes. Usted no usará un aceite de motor en una turbina, así como no usaría un aceite industrial en el motor de su auto. Esos aceites son formulados para aplicaciones específicas, y lo mismo ocurre con las grasas. Aun cuando existen cientos de opciones a elegir, cada grasa está diseñada para realizar funciones concretas. Tome en cuenta que cada uno de los diferentes tipos de espesantes tiene sus fortalezas y debilidades, así como también hay diferentes bases lubricantes y grados de consistencia, los cuales deben ser tomados en consideración.

Otro tema preocupante es el uso de grasas para propósitos generales (multipropósitos) en acoplamientos. Normalmente, estas grasas no están diseñadas para soportar la fuerza centrífuga generada por el acoplamiento, ni el movimiento de la jaula dentro del alojamiento. Esto se comprueba fácilmente observando el interior de la guarda del acoplamiento. Si hay grasa dentro de la guarda, está utilizando la grasa equivocada.

La mezcla de grasas siempre tiene dos posibilidades: una es que el espesante se solidifique y adquiera una consistencia parecida al yeso seco, y la otra es que se adelgace tanto que se salga del alojamiento. En cualquier caso, no se estará lubricando correctamente el componente, y la falla será inminente.

Cuando se cambien grasas, la mejor práctica es limpiar completamente el  componente (rodamiento, cojinete, acoplamiento) y su alojamiento antes de aplicar la grasa nueva.

Para mayor información sobre grasas lubricantes, contactar a Jaime Calvillo, jcalvillo@noria.mx

Noria Corporation. Traducido por Jaime E. Calvillo, Noria Latin America