Selección del lubricante correcto para rodamientosLa selección del lubricante correcto para cualquier aplicación requiere de un cuidadoso estudio de las condiciones operativas y ambientales esperadas. En diversos manuales y catálogos de rodamientos se cuenta con diagramas y ecuaciones que permiten evaluar el lubricante y estas condiciones que se relacionan con la vida de fatiga, generando un factor de ajuste de vida por la lubricación. El factor de vida L10 calculado, se multiplica por este factor para obtener la vida útil del rodamiento ajustada por los efectos de la lubricación.

A continuación se ilustra cómo puede hacerse una evaluación del aceite sólo desde el punto de vista de la fatiga del rodamiento. Se utiliza un aceite ISO VG68 en un rodamiento que tiene diámetro interior de 150 milímetros (5,9055 pulgadas), que opera a 2,000 rpm y a una temperatura de 75°C (167°F). Su factor de ajuste de vida para lubricación es igual a 1.10. Este mismo lubricante y rodamiento operando a 100 rpm y 50°C (122°F) dará un factor de ajuste de vida para lubricación de 0.61. En cualquiera de estas situaciones, la decisión de cambiar los aceites con la finalidad de aumentar o disminuir el factor de ajuste de vida, depende de los requerimientos de vida de la máquina.

Al seleccionar el lubricante adecuado para una máquina, hay que considerar algunos compromisos y preocupaciones, además de la vida de fatiga. Por ejemplo, cambiar la viscosidad del lubricante afectará la temperatura de funcionamiento del rodamiento.

El área de contacto entre el rodillo y el cono también está separada por una película de lubricante. A pesar de que las tensiones de contacto en la unión entre el cono y el rodillo son mucho más bajas que las que se presentan en las pistas de los rodamientos, hay aplicaciones en las que la película de lubricante en el contacto entre el cono y el rodillo puede ser insuficiente para evitar el contacto entre las asperezas. Si es lo suficientemente severo, esto puede resultar en el rayado y/o soldadura de las asperezas. Esto puede estar relacionado con la velocidad, la viscosidad del aceite, la carga o la lubricación inadecuada entre el cono y el rodillo. Por lo tanto, al evaluar el lubricante y el sistema de lubricación, tiene que tomarse en consideración si existen cargas pesadas (incluyendo cargas de choque), altas temperaturas, bajas y altas velocidades, rápida aceleración, etc.

Cuando se prevé que existan condiciones severas de operación, el uso de un lubricante con un aditivo de extrema presión (EP) puede ayudar a prevenir el daño por rozamiento en el área de contacto entre el cono y el rodillo. Los aditivos EP son sustancias químicamente complejas que, cuando se activan por las altas temperaturas de contacto localizadas, forman una película de bajo coeficiente de fricción en el punto de contacto, evitando de este modo el desgaste adhesivo (rayado de las superficies). Los aditivos EP por lo general son compuestos orgánicos que comúnmente contienen azufre, fósforo, cloro, zinc u otros elementos. Los aditivos EP típicos por lo general utilizan predominantemente compuestos de azufre-fósforo.

Noria Corporation. Traducido por Roberto Trujillo Corona, Noria Latín América