Aún con todo el énfasis que se le ha puesto al monitoreo de condición y el mantenimiento del lubricante en la maquinaria, mucha gente olvida con frecuencia que existe el refrigerante. El monitoreo y cambio del refrigerante también son críticos para mejorar la confiabilidad y prevenir la corrosión en sistemas de enfriamiento. Al cambiar el refrigerante elaborado a base de agua, dilúyalo siempre empleando agua destilada o ionizada – nunca agua de la llave. En muchas ubicaciones, el contenido de cloro en el agua potable es bastante corrosivo y puede incrementar mucho las tasas de corrosión en los sistemas de enfriamiento (Daryl Beatty, Dow Chemical).