“En nuestra planta utilizamos sistemas de lubricación centralizados, y estamos buscando cambiar los grados de viscosidad de nuestros aceites. ¿Tiene algún consejo acerca de los parámetros que debemos monitorear en estos sistemas de lubricación cuando cambiamos de un grado de viscosidad a otro?

Obviamente, el primer parámetro a monitorear es la viscosidad del aceite, la cual es la propiedad física más importante de un lubricante. La viscosidad determina el espesor y la resistencia de la película en una máquina. Algunos sensores de flujo, como los sensores de monitoreo y retroalimentación de confirmación, son sensibles a la viscosidad del aceite.

Es bastante difícil eliminar todo el aceite usado anteriormente, lo que causa problemas de contaminación cruzada. Analizar ambos lubricantes (viscosidad y aditivos) antes del cambio es beneficioso. Con esto se establece una línea de base para futuras evaluaciones y comparaciones.

Qué se debe monitorear cuando se desea cambiar la viscosidad de los aceites - 33 - aSi el lubricante a cambiar es de la misma marca y familia del que está en uso, y sólo se cambia la viscosidad, el único parámetro que debiera de ser monitoreado es la viscosidad. Si este no es el caso, hay otros parámetros a considerar, como por ejemplo el índice de viscosidad y su resistencia a la oxidación.

Tenga presente que un cambio en la viscosidad tendrá un impacto en el espesor de la película lubricante. Cambiar a una viscosidad más alta dará como resultado un cizallamiento (corte) interno del aceite, como resultado del proceso de movimiento interno de las moléculas del aceite pasando una sobre las otras, causando incremento en la temperatura y disminuyendo la eficiencia operativa. Una viscosidad muy alta trae incremento en la fricción interna del fluido, mayor presión sobre el aceite, bajos caudales (flujo) e incremento de la carga.

Por otro lado, un aceite con muy baja viscosidad produce condiciones de lubricación a película límite. Esto significa que la película lubricante que separa las dos superficies metálicas en movimiento es demasiado delgada como para mantenerlas separadas, ocasionado contacto metal-metal, produciendo partículas de desgaste. Cuando la viscosidad es muy baja, también se incrementa la fricción entre las superficies metálicas, menor presión sobre el aceite y mayores flujos (caudales) de aceite.

La mejor política para cuando decide cambiar la viscosidad de sus aceites es evaluar su desempeño con mayor frecuencia para asegurarse de no terminar con una falla catastrófica en su máquina. Contacte a un experto en lubricación para verificar que los aceites seleccionados son apropiados para su maquinaria, y que ha tomado en cuenta factores como la temperatura ambiente, la carga, la velocidad y los caudales (tasa de flujo).

 Noria Corporation. Traducido por Francisco J. Páez Alfonzo, Noria Latin America