Noria Corporation. Traducido por Roberto Trujillo Corona, Noria Latin America
Etiquetas: Selección de lubricantes (S)

imagen

“Estamos investigando un evento identificado por el equipo de mantenimiento. Cuando cambiamos el tipo de lubricante usado por uno nuevo y mejor, los sellos empezaron a fugar. Se determinó que el aceite en el cilindro estaba contaminado con partículas metálicas. ¿Es culpable el aceite nuevo o se ha suscitado un problema en el vástago del cilindro?”

Con base en la información proporcionada, parece ser que el problema involucra a los sellos y al vástago de un cilindro hidráulico o de un compresor reciprocante grande. La respuesta a la pregunta es que ambos problemas pueden estar contribuyendo a la fuga de aceite a través de los sellos, junto con una gran variedad de factores. En cualquier caso, debería efectuarse el análisis de causa raíz para ayudar a determinar el origen del problema.

Para ayudar a resolver el problema de fuga por los sellos y seleccionar la mejor solución, primero debe considerar el tipo de sellos que está utilizando. Hay cuatro tipos básicos de sellos: los estáticos (empaques y O-rings), los dinámicos rotativos de contacto (sellos de labio y sellos mecánicos), los dinámicos rotativos sin contacto (sellos de laberinto), y los dinámicos reciprocantes de contacto (sellos de pistones y empaquetaduras de vástagos); este último es el tipo de sello que estamos analizando.

El propósito de un sello es mantener los contaminantes afuera mientras que a su vez mantiene al lubricante adentro. Los sellos dinámicos reciprocantes intentan sellar contra una superficie metálica deslizante. Con cada movimiento hacia afuera, sale aceite del sistema, y con cada movimiento hacia adentro, los contaminantes son arrastrados al interior, lo que hace que la causa de fuga del sello a menudo sea difícil y compleja de eliminar.

Hay muchos factores que pueden afectar el sellado. Entre ellos, está el lubricante, la temperatura, la presión, la velocidad del eje y el desalineamiento. La mayoría de los sellos convencionales para aceite están diseñados para aplicaciones de baja presión. Los sellos también deben ser lubricados continuamente, con un lubricante que tenga la viscosidad correcta y que sea compatible con el material del sello. Tanto la temperatura del aceite como el ambiente deben ser evaluadas, ya que el rango de temperatura del aceite no puede exceder el rango de temperatura del material con que está fabricado el sello. Además, si el vástago y el alojamiento están desalineados, se producirá desgaste, al existir mayor presión sobre uno de los lados del sello. Sin embargo, al seleccionar un sello, la velocidad del vástago es uno de los factores más importantes y condiciona a todos los demás.

La principal razón de la falla de un sello y sus fugas son el resultado de procedimientos inapropiados, falta de equipo de monitoreo de condición, deficientes prácticas de mantenimiento y el afán por reducir costos por parte de los diseñadores de las máquinas. Establecer un programa de análisis de lubricantes y efectuarlo regularmente, ejecutar un mantenimiento consistente y asegurar un correcto diseño del sellado y con el lubricante apropiado, será de gran ayuda en sus esfuerzos por prevenir fugas por los sellos y fallas en las máquinas.