Por: Gerardo Trujillo – Noria Latín América.

Medir RUL no es un concepto nuevo. Sin embargo, debido a la complejidad y el costo de realizar la prueba, su aplicación se ha limitado a sistemas altamente críticos y de gran volumen, como las turbinas. Durante años, numerosos métodos han estado disponibles para medir RUL.

La más común de estas pruebas es la prueba de oxidación por recipiente a presión rotativo (RPVOT) – ASTM D2272, anteriormente llamada prueba de oxidación de bomba rotativa (RBOT). En esencia, la prueba consiste en colocar una muestra de aceite en un recipiente a presión con una cantidad determinada de agua y una espiral de cobre. El recipiente se presuriza a 90 psi con oxígeno puro y se coloca en un baño de calentamiento a 150 °C en un dispositivo que gira a 100 rpm. A medida que aumenta la temperatura del recipiente a presión y su contenido, la presión aumenta. El punto en el que se estabiliza la presión máxima se define como T0, que representa el inicio de la prueba. Con el tiempo, la capacidad del aceite para resistir la oxidación se degrada como resultado del agotamiento de aditivos inducido por el estrés, hasta el punto donde el aceite base comienza a reaccionar con el oxígeno a medida que las moléculas de aceite comienzan a oxidarse. Debido a que el oxígeno se está incorporando a la química del aceite, la presión dentro del recipiente a presión sellado comienza a disminuir.

El punto en el que la presión cae en 25 psi desde la presión en T0 define la terminación de la prueba, indicada como T1. El tiempo, en minutos, requerido para pasar de T0 a T1, se informa como el valor de RPVOT del aceite (Figura 1).

image002

Figura 1 – Prueba RPVOT ASTM D2272. 

A medida que el paquete de aditivos se degrada, el aceite base recibe menos protección. Como resultado, el número de minutos requeridos para alcanzar T1 disminuye a medida que un aceite comienza a envejecer en servicio, lo que indica una pérdida de RUL.

De más interés es el RUL real, que es una función del valor RPVOT de la muestra en servicio en relación con el valor de referencia para el nuevo aceite, antes de que entrara en servicio. La prueba RPVOT es confiable, pero requiere mucho tiempo, es costosa y requiere una gran supervisión directa. Sus resultados también pueden ser engañosos bajo ciertas circunstancias. Como resultado, la prueba RPVOT no es adecuada para una amplia sección transversal de máquinas lubricadas en la planta.