A medida que aumenta la temperatura de un aceite para engranajes, disminuye su capacidad de soportar una carga. Esto se debe al efecto de adelgazamiento que la temperatura tiene sobre la viscosidad. La tasa de cambio difiere para cada aceite y se expresa con el índice de viscosidad (IV) del aceite. Cuanto mayor sea el índice de viscosidad, menor será la tasa de cambio. Si tiene una caja de engranajes que opera caliente, que parece tener una baja confiabilidad, verifique si el aceite tiene un índice de viscosidad adecuado y si puede mantenerse a altas temperaturas. Si el índice de viscosidad es menor a 120, considere un aceite alternativo.