El severo ambiente de trabajo en el que están situadas muchas de las máquinas puede acortar los ciclos de vida y provocar fallas impredecibles, como es el caso de las máquinas en minería y plataformas petroleras. Aunque los fabricantes pueden ofrecer garantías basadas en tiempo, no pueden predecir con exactitud la vida de las máquinas. Por otra parte, la sustitución de equipos bajo garantía por el fabricante no hace nada por mitigar el costo de inactividad y pérdida de utilidad.