Es importante manejar apropiadamente los tambores (cilindros) de lubricantes. Estos no están diseñados para ser rodados o para dejarlos caer. Un tambor lleno pesa aproximadamente 200 kg, mientras que vacíos pesan entre 16 y 17 kg. Una cubeta (paila/balde) llena de lubricante pesa cerca de 18 kg.