Mantenimiento predictivo (PdM, por sus siglas en inglés) es un término acuñado hace varios años que significa el uso de la tecnología para identificar defectos en los componentes en su etapa inicial de degradación. En la actualidad, algunos le llaman mantenimiento basado en condición (MBC). De cualquier manera, se trata de detectar fallas en la etapa temprana. La premisa es que cuando se detecta un defecto en etapa temprana, puede programarse la reparación sin tener que esperar la siguiente parada programada. Hacerlo a tiempo, evita incurrir en costos secundarios por un paro no programado debido al desconocimiento de la falla. Las fallas se pueden clasificar en dos categorías; una es el estado de falla primaria y la otra es el estado de falla secundaria.

Falla primaria

Una falla primaria es la primera señal detectable de la existencia de un defecto. Por ejemplo, si está trabajando con máquinas, la primera señal detectable de que un componente está fallando sería un espectro de vibración que denota una frecuencia de falla en un rodamiento.

Falla secundaria

Si el rodamiento antes mencionado falla catastróficamente, todo el daño adicional incurrido se considera una falla secundaria. Cuando el rodamiento que fue identificado en el estado de falla primaria falla catastróficamente, el eje quedará sin soporte causando daño en el propio eje y en el alojamiento del rodamiento. Este último daño no debería haber ocurrido, pero se presentó. Por lo tanto, se considera una falla secundaria.

La falla secundaria con frecuencia es el resultado de la falta de acción sobre los elementos indicados en el reporte de las irregularidades detectadas con las tecnologías de mantenimiento predictivo. Cuando queda al descubierto el defecto primario del rodamiento y no se atiende, el destino del componente sólo puede ser la falla inminente.

El que ocurra el daño secundario depende de la gerencia, ya que ellos controlan cuándo se llevarán a cabo las reparaciones. Por desgracia, la primera respuesta habitual a un defecto de alta prioridad es “¿lo podemos hacer en la siguiente parada de planta?” Entonces la premisa del mantenimiento basado en condición, en el mejor de los casos, se diluye; o en el peor caso, se ignora.

Llevando el mantenimiento predictivo al siguiente nivel

Nadie se preocupa más por generar una correcta alerta de falla que el técnico en confiabilidad. Ya sea que se trate de una falla detectada usando vibración, ultrasonido, infrarrojo, o cualquier otra de las numerosas tecnologías disponibles de PdM, lo que el técnico en confiabilidad quiere confirmar es que tiene un diagnóstico válido.

Lo que ocurre normalmente es que el técnico en confiabilidad esperará a que los componentes diagnosticados con falla se remuevan y se puedan examinar. Cuando se confirma que fue una alerta válida, el componente normalmente se guarda como una especie de trofeo. Esto es comprensible, ya que el técnico se enorgullece del hecho de que la alerta de falla le haya permitido corregir el defecto antes de que se produjeran daños secundarios.

Esto sólo tiene sentido para quienes están más interesados en obtener la solución. Con un poco de conocimiento básico, podrían determinar cómo se materializó la falla. Con conocimiento básico de los patrones de fractura, el técnico sería capaz de identificar el mecanismo de falla analizando la superficie de un componente fracturado. Determinar si un componente falló debido a fatiga o a sobrecarga es un gran paso hacia el conocimiento y la solución, ya que los dos mecanismos de falla sólo pueden ocurrir bajo condiciones específicas en cada uno.

A modo de ejemplo, digamos que un eje falló y el técnico puede determinar que se debió a fatiga. Digamos además que también puede determinar que la fatiga se debió a una mala alineación. El técnico puede demostrar ambas cosas por la lectura del espectro de vibración y por el análisis de la superficie del eje dañado.

¿Qué ganamos con esto?

  • Técnicos de mantenimiento predictivo que realmente entienden los mecanismos de falla y cómo se producen.
  • Soluciones y correcciones en campo que duran más porque están basadas en conocimiento verificado.
  • Un mayor nivel de exactitud de la documentación en el cierre de la orden de trabajo.
  • Técnicos que participan con un mayor nivel de conocimiento en el análisis de causa raíz de la maquinaria.
  • Una moral más alta debido al valor agregado que generan.
  • Mayor confiabilidad de la maquinaria.

Llevar el mantenimiento predictivo al siguiente nivel es una evolución natural de la visión global de la confiabilidad de una compañía.

Mark Latino, Reliability Center Inc. Traducido por Roberto Trujillo Corona, Noria Latin America
Publicado en las memorias de la Conferencia Reliable Plant 2014.