El otro día, mientras estaba esperando en el aeropuerto, observé a un par de adolescentes jugando ajedrez rápido, también conocido como ajedrez relámpago. De acuerdo a las reglas, es un juego de 40 movimientos o menos que deben ser jugados en menos de 6 minutos (tres minutos por lado). Sus manos y las piezas estaban en constante movimiento. Eso parecía ser más una carrera que un juego de ingenio, intelecto y estrategia. Sin embargo, estos chicos no parecían muy satisfechos del juego, ya que jugaban un juego tras otro.

¿Cómo se relaciona esto con la lubricación y mantenimiento? Desde mi punto de vista, la función más importante de mantenimiento no requiere nada de la caja de herramientas. Tampoco requiere de un instrumento o de una muestra de aceite. Tal vez ni se encuentre en su programa de mantenimiento preventivo (MP) o ruta de lubricación. Lo que en realidad requiere es de inspecciones hábiles que sean rápidas, exhaustivas y frecuentes. Tomando como base el juego de ajedrez rápido, necesitamos adoptar tanto frecuencia de inspección y calidad, utilizando técnicas de monitoreo de condición basadas en los sentidos (en vez de las basadas en instrumentos). Llamémoslas inspecciones diarias de un minuto (IDMs).

Aprendiendo el “Lenguaje por Señales” de la Máquina

Comencemos por aprender cómo los lubricantes y las máquinas revelan sus problemas. A diferencia de las personas, que tienen habilidades orales, las máquinas utilizan el “lenguaje por señales” para comunicar qué les duele o qué ha invadido su sistema. Reconocer las “señales” o síntomas que la máquina transmite es una habilidad requerida para quienes trabajan con máquinas y son responsables de su cuidado y nutrición. Esto requiere entrenamiento, práctica y motivación.

Muchas tareas de mantenimiento preventivo son inspecciones; sin embargo, frecuentemente son efectuadas sin las habilidades, motivación y frecuencia requeridas. En contraste, las inspecciones diarias de un minuto (IDMs) son críticas, como fotografías de alta resolución de la condición de la máquina y del lubricante. Tales inspecciones necesitan ser efectuadas por operadores entrenados, técnicos, mecánicos u otras personas que tienen acceso frecuente a las máquinas. Como se dice frecuentemente para la seguridad, calidad y mantenimiento productivo total (TPM) – la confiabilidad de la máquina es responsabilidad de todos.

Las listas de verificación son útiles al completar las tareas. Estas listas pueden ser incorporadas dentro de un software de programación, en las PDAs (computadoras de mano) de mantenimiento, e incluso publicadas en o cerca de la máquina misma. El rango de inspecciones variará considerablemente dependiendo del tipo de máquina y cómo haya sido accesorizada para las actividades de inspección. A continuación presentamos una lista de tareas comunes de inspección relacionadas con la lubricación, muchas de las cuales han sido tratadas previamente en las publicaciones de Noria.

1. Temperatura. Use el tacto, medidores y/o pistolas de temperatura para inspeccionar condiciones de operación de alta temperatura general o localizada. Además de la gran cantidad de explicaciones mecánicas, los aumentos de temperatura también pueden ser causados por lubricante incorrecto, lubricante degradado, lubricante contaminado, aereación, barniz, etc.

2. Volumen de Aceite. Use indicadores de nivel, mirillas, varillas de nivel, o puertos/orifcios de inspección. Una leve variación en el nivel de aceite (hacia arriba o hacia abajo) puede ser una señal de alarma crítica.

3. Presión. Use medidores o transductores de presión en múltiples puntos según sea necesario. La temperatura, viscosidad, restricciones de flujo y aereación están entre las principales causas de cambios de presión.

4. Filtro. Examine el indicador de variación de presión (delta-P) y el indicador de derivación (bypass) para confirmar que el filtro esté en condiciones de servicio. Cuando el filtro se obstruye prematuramente, por lo general hay una razón importante.

5. Mirillas de Sedimentos y Agua (BS&W). Tome muestras del fondo o examine el visor de sedimentos y agua (BS&W) para localizar acumulación anormal de lodo, partículas de desgaste, agua libre, biomasa y otros contaminantes.

6. Ventilación. Confirme la condición de servicio de los respiradores e inspeccione por presencia anormal de gases, vapores y humos.

7. Claro y Brillante. Tome muestras o inspeccione las mirillas, visores BS&W y botellas de lubricadores para revisar el color del aceite, claridad, insolubles, suspensiones, aereación/espuma, emulsiones, suciedad, etc.

8. Fugas. Use una lámpara potente para inspeccionar sellos de ejes, empaques, sellos actuadores, accesorios, uniones, puertos, mangueras, etc. Fugas repentinas en múltiples puntos frecuentemente son causadas por un cambio en la calidad del lubricante.

9. Superficie del Fluido y Espacio Superior. Inspeccione escotillas y puertos para localizar presencia de espuma, barniz, lodo, marcas en el contorno del depósito, corrosión y batido.

10. Puntos de Entrada. Inspeccione lugares potenciales de ingreso, como conductos de ventilación no sellados o desprotegidos, respiradores, escotillas, puertos de inspección, cubiertas, etc.

11. Exterior Sucio. Las máquinas que están sucias en su exterior también suelen estar sucias en su interior. Mantener las máquinas lavadas y limpias es un precursor del control de contaminación.

12. Chirridos y Crepitaciones. Las máquinas emiten una variedad de señales audibles; algunas son normales pero otras no. Reporte chirridos anormales, cascabeleos, ruidos, pequeñas explosiones, etc. Use una varilla, manguera de jardín o estetoscopio según sea necesario para localizar la fuente de generación.

13. Condición/Color de la Grasa. Inspeccione la salida de grasa por los sellos y a lo largo de los ejes para localizar color, consistencia y condición anormal.

El tema central de la IDM es la necesidad de inspección de vigilancia, calidad y enfoque. En análisis de aceite frecuentemente decimos “no puede capturar un pez a menos que su anzuelo esté en el agua”. Esto se refiere a la necesidad de muestrear aceite frecuentemente si se espera detectar condiciones anormales o fallas de la máquina. También hemos aprendido que tener el anzuelo en el agua tampoco es suficiente. Necesitamos tener la carnada en el anzuelo y saber cómo y dónde pescar. El mismo sabio consejo aplica para las inspecciones a la máquina.

Adquiriendo el hábito de hacer IDMs, con un ojo agudo y entrenado, usted probablemente capturará más problemas que entre el análisis de aceite, análisis de vibraciones y termografía juntos.