El progreso no es solo tecnología; de hecho, no es principalmente tecnología. Lo que convierte el cambio en progreso es la gente. A menos que se involucre activamente, aliente y empodere a la gente en su transición, ellos se esforzarán y se moverán a un ritmo más lento. El cambio es fácil; sólo deja de estar lo que estás haciendo y haz algo diferente. Lo que es difícil es la transición de la gente de lo que era a lo que es, y esa es la etapa que necesita ser manejada cuidadosamente.