Los profesionales de la lubricación frecuentemente están familiarizados con la viscosidad del aceite básico de sus lubricantes. Después de todo, esa es la propiedad más importante de un lubricante. Se establecen las líneas de base y se monitorea la salud del lubricante basándose sólo en la viscosidad. Sin embargo, en el lubricante hay algo más, aparte de la viscosidad. Es muy importante entender el rol de los aditivos y sus funciones dentro del lubricante.

Los aditivos son compuestos orgánicos e inorgánicos, disueltos o suspendidos como sólidos en el lubricante. Típicamente fluctúan entre 0.1% a 30% del volumen total de lubricante, dependiendo de la aplicación que se le dará en la máquina.

Los aditivos tienen tres roles fundamentales:

  1. Mejorar propiedades existentes en el aceite básico con el uso de antioxidantes, inhibidores de corrosión, antiespumantes y demulsificantes.
  2. Suprimir propiedades indeseables del aceite básico con los depresores de punto de fluidez y los mejoradores del índice de viscosidad (MIV).
  3. Impartir nuevas propiedades al aceite básico con los aditivos extrema presión (EP), detergentes, deactivadores de metal y agentes de adhesividad.

Aditivos polares

La polaridad de los aditivos se define como la atracción direccional natural de las moléculas de los aditivos hacia otros materiales polares en contacto con el aceite. En términos simples, es algo que el agua disuelve o que se disuelve en agua. Una esponja, una superficie metálica, la tierra, agua y pulpa de madera, son todas sustancias polares. Entre algunas cosas que no son polares están las ceras, repelentes de agua y la espalda de los patos.

Es importante tomar en cuenta que los aditivos también se sacrifican. Una vez que se han ido, no hay retorno. Piense en el ambiente en el que usted trabaja, los productos que fabrica y los tipos de contaminantes que lo rodean diariamente. Si usted permite que a su sistema ingresen contaminantes que atraen a sus aditivos, como la tierra, silicio, y agua, los aditivos se pegarán a ellos y se asentarán en el fondo o serán arrastrados hacia un filtro que los removerá y los agotará.

Funciones de los aditivos

Mecanismos polares

Hay algunos mecanismos polares, como el de envolver partículas, el de emulsionar el agua o el de recubrir las superficies metálicas, los cuales merecen ser discutidos.

Envolver partículas significa que los aditivos se pegarán a la superficie y la envolverán. Esos aditivos son los deactivadores de metal y los detergentes/dispersantes. Estos últimos se emplean para dispersar las partículas de hollín a fin de evitar que se aglomeren, se asienten y se depositen en las superficies, especialmente en temperaturas bajas y moderadas. Generalmente verá estos aditivos en los aceite para motores de combustión interna. Le ofrecen una buena razón para reparar y eliminar cualquier problema relacionado con el motor tan pronto como se detecte por medio del conjunto apropiado de ensayos de análisis de aceite.

Demasiado bueno

Cuando utiliza aditivos, más no significa que sea mejor. Cuando se añaden más aditivos al aceite, en ocasiones no se gana ningún beneficio, y a veces el desempeño en realidad se deteriora. En otros casos, el desempeño del aditivo no mejora, pero sí la duración del servicio. Además, al incrementar el porcentaje de un cierto aditivo podría mejorar una propiedad del aceite, a la vez que se degrada otra. Cuando se desbalancea la concentración de aditivos, se afecta la calidad integral del aceite. Algunos aditivos compiten con otros por el mismo espacio en la superficie metálica. Si se agrega una elevada concentración de agentes antidesgaste, el inhibidor de corrosión podría ser menos efectivo. El resultado puede ser un aumento en problemas relacionados con corrosión.

La formación de emulsiones con agua ocurre cuando la cabeza polar del aditivo se adhiere a las gotas microscópicas de humedad. Esos tipos de aditivos son los agentes emulsificantes. Tome esto en cuenta la siguiente vez que observe agua en un tanque. Si bien es importante remover el agua, determine por dónde ingresó al sistema y repárelo aplicando el enfoque de mantenimiento de análisis de causa raíz de falla. También tenga en mente que el paquete de aditivos se ha afectado. En términos de lubricación, esto se conoce como agotamiento de aditivos. Un reporte apropiado de análisis de aceite puede determinar la salud de los aditivos remanentes en el lubricante.

Tipos y concentraciones más comunes para diferentes clases de lubricantes

El mecanismo de recubrimiento de las superficies se presenta cuando los aditivos se anclan a las superficies metálicas, que es la forma en que se supone deben trabajar. Se adhieren al interior del alojamiento de los engranajes, a los dientes de los engranes, rodamientos, ejes, etc. Los aditivos que efectúan esta función son los inhibidores de herrumbre, antidesgaste (AW), extrema presión (EP), agentes de aceitosidad e inhibidores de corrosión.

Los aditivos antidesgaste trabajan específicamente para proteger las superficies durante condiciones de película límite. Conforman una película dúctil, tipo ceniza, a temperaturas entre moderadas y altas (de 65°C a 110°C). Bajo estas condiciones límite, la película AW es quien sufre el daño, en lugar de la superficie metálica.

Un aditivo antidesgaste común es el dialquilditiofosfato de zinc (ZDDP). Reduce el riesgo de contacto metal-metal, lo que podría conducir a un aumento de temperatura, provocar oxidación y afectar negativamente la resistencia de la película.

Ya sea que mejoren, supriman o impartan nuevas propiedades al aceite base, los aditivos juegan un rol importante en la lubricación de maquinaria. Recuerde, cuando los aditivos se acaban, no vuelven, así que no olvide revisar su paquete de aditivos.

63 %

de los profesionales de la lubricación monitorean la salud de los aditivos como parte de su programa de análisis de aceite, según una reciente encuesta efectuada en machinerylubrication.com

Noria Corporation. Traducido por Roberto Trujillo Corona, Noria Latín América
Publicado en la revista Machinery Lubrication (6/2012)