El número de partículas en el aceite lubricante alcanzará un balance dinámico debido a que el número de partículas generadas igualará el número de las perdidas. El tiempo que pasa antes de que se pierda una partícula está en función de su tamaño; mientras más grande es una partícula se perderá más pronto. Si una máquina opera de forma normal, no sólo la concentración se mantiene igual, sino que la distribución del tamaño permanecerá sin cambio. Los modos de desgaste anormal, exceptuando el desgaste corrosivo, generarán partículas más grandes.