Noria Corporation. Traducido por Pilar Esquivel, Noria Latín América

aceite-procesado

Un cliente insiste en ‘reprocesar’ su propio aceite. Sigo haciendo énfasis en que el riesgo nunca vale la pena cuando se trata de seleccionar un aceite lubricante. ¿Se han encontrado con esto y tienen alguna estadística sobre las fallas de la maquinaria debido a una lubricación inadecuada?

Hay muchas estadísticas sobre fallas de maquinaria causadas por una lubricación inadecuada.  Un fabricante de rodamientos afirma que aproximadamente el 90 por ciento de todas las fallas de rodamientos se producen debido a problemas de lubricación.  Un estudio realizado por la Asociación Alemana de la Industria del Acero encontró que el 43 por ciento de las fallas de las máquinas fueron resultado de la incorrecta selección y uso de lubricantes. Por supuesto, estos estudios no abordan necesariamente la pregunta de si reprocesar el aceite es una buena idea.

Los lubricantes industriales pueden ser muy costosos, por lo que es fuerte el deseo de aprovecharlos al máximo. Esto lleva a soluciones creativas para colectar el aceite de fugas y reintroducirlo nuevamente en el sistema. Algunas organizaciones toman el aceite recolectado y lo filtran antes de volver a ponerlo en servicio. Si bien es comprensible que esta práctica se utilice para ahorrar dinero, los riesgos generalmente superan con creces las recompensas.

La contaminación es el mayor riesgo. Si el aceite es colectado después de una fuga, está sujeto a una amplia gama de contaminantes ambientales, incluida la tierra, el agua, partículas de proceso o el calor. Si bien la filtración puede eliminar contaminantes sólidos y la deshidratación por vacío puede eliminar la humedad, estos procesos toman tiempo. Cuando se tiene en cuenta el costo de la filtración, comienza a darse cuenta de que el reproceso de los lubricantes puede llegar a ser más caro a largo plazo.

Quizás el cliente se está refiriendo a readitivar el aceite. Los aditivos se agotan con el tiempo. Cuando caen a un nivel inseguro, normalmente se cambia el lubricante. Volver a mezclar un concentrado de aditivo en un lubricante usado es una propuesta engañosa. Los resultados son impredecibles si no se lleva a cabo un trabajo de laboratorio considerable. Además, si el aceite base está dañado, ninguna cantidad de aditivos puede transformar el aceite a una condición “como nuevo”.

Sin embargo, hay algunos escenarios en los que puede tener sentido reprocesar un lubricante, como en el caso de que haya ingresado gran cantidad de contaminación en el sistema o si se ha recolectado un gran volumen de aceite de una fuga en un recipiente de recolección y se cubrió lo más rápidamente posible. En estos casos, la filtración podría resolver el problema si se realiza inmediatamente después de que se produce la contaminación.

Muchas organizaciones emplean una estrategia de sangrado y relleno (también conocida como endulzado o bleed and feed) para salir del paso sin realizar un cambio de aceite completo. Esto implica drenar un porcentaje del aceite en el depósito y rellenarlo con aceite nuevo. El nuevo aceite traerá consigo nuevos aditivos que pueden ayudar a prolongar la vida en servicio del aceite sin necesidad de efectuar un cambio total.