«Nuestros técnicos de lubricación recomendaron que comencemos a filtrar nuestros aceites nuevos al sacarlos de los contenedores sellados a través de un filtro de 3 micrones. ¿Cree que sea necesario?»

Sólo porque un contenedor de aceite nuevo esté sellado no significa que el aceite en su interior esté libre de abrasivos. Hay una equivocada percepción de que un aceite nuevo es lo mismo que un aceite limpio. No hay garantía de esto. En los procesos de elaboración de las bases lubricantes, mezclado, empacado y transportación, pueden incorporarse contaminantes. De igual manera, los envases para el lubricante nunca están perfectamente limpios, particularmente si se trata de contenedores de acero reacondicionados.

Los contenedores de plástico nuevos por lo general son más limpios, seguidos por los de acero.

Por lo general cuesta 10 veces más remover un gramo de partículas abrasivas una vez que ha entrado a su sistema que evitar que entre (excluirlo). Le costará de 10 a 10,000 veces, o más, dejar ese mismo gramo de contaminantes abrasivos dentro del sistema, dependiendo del diseño mecánico, de la criticidad de la máquina, abrasividad del contaminante, entre otras consideraciones.

Para aquellos que están tratando de imaginar qué significa excluir un gramo de tierra, este es un concepto bastante simple. Primero, imagine qué tipo de contaminante es (tierra, carbón, polvo, cenizas, etc.) y luego determine el punto (o los puntos) de entrada (ventilación del tanque, sellos dañados, compuertas, etc.). Algunos hacen esto examinando las partículas encontradas en los filtros usados y sedimentos en el fondo del tanque, apoyándose en métodos comunes de laboratorio (XRF, SEM, análisis microscópico, etc.).

Para muchas máquinas, la principal fuente de contaminación es por la inhalación de contaminantes atmosféricos. La convección forzada del aire provocada por los cambios térmicos, corrientes de aire provocadas por la misma máquina (por ejemplo, movimiento de los engranajes, el flujo de aceite que retorna al tanque) y los cambios cíclicos en el nivel de aceite del tanque (movimiento de cilindros hidráulicos) pueden acelerar el ingreso. El aire entra generalmente a través de ventilas y respiradores, sellos en los ejes, compuertas y escotillas mal selladas, y otras aberturas de la máquina desprotegidas.

El aceite nuevo también es una fuente de contaminación, así como también lo son las inspecciones invasivas y las actividades de reparación. Los sistemas hidráulicos que emplean actuadores lineales reciben un alto porcentaje de sus partículas a través de retenes y limpiadores dañados que existen en los pistones. Por supuesto, el desgaste mecánico, la corrosión, la degradación del aceite y la exfoliación de la superficie también son fuentes comunes de partículas sólidas.

Filtrar el aceite nuevo es la opción más económica para mejorar la confiabilidad mecánica de rodamientos, engranajes, sistemas hidráulicos, motores, compresores, etc.

En mi opinión, sus técnicos de lubricación están en la dirección correcta. Si estuviesen a mi cargo, los apoyaría en esta iniciativa.