Noria Corporation. Traducido por Noria Latín América.

“¿Qué piensa acerca de engrasar los rodamientos de un motor conforme a los valores de vibración contra engrasarlos con base en el número de horas calculado y medido por un contador de horas de operación en el panel de control? Uno de los usuarios está insistiendo en lo último, a pesar de mis hallazgos de alta vibración”.

image001Engrasar los rodamientos de un motor eléctrico no tiene por qué ser complicado ni basarse en las suposiciones o el criterio arbitrario de alguien. Contar simplemente el tiempo de operación de un motor y engrasar a una frecuencia predefinida es, en gran parte, una conjetura y puede llevar a intervalos de engrase excesivamente largos, lo que pone al rodamiento en riesgo de un deficiente abasto de grasa. También puede resultar en una lubricación con demasiada frecuencia, lo que implica llenar constantemente de grasa la cavidad del rodamiento y aumentar el riesgo de dañar los sellos e introducir grasa en los devanados del motor.

Utilizar algunas tecnologías de retroalimentación es altamente recomendable, especialmente si el motor está operando en un proceso crítico. Diversas tecnologías pueden ayudar a identificar el intervalo de engrase óptimo, como el análisis de vibración, termografía, monitoreo por ultrasonido y muestreo y análisis de la grasa. Cada una de ellas tiene sus fortalezas y debilidades y deberá seleccionarse según los parámetros de las condiciones de operación y el entorno del motor.

Un simple cálculo con respecto al tamaño, la velocidad y la posición del motor le permitirá aproximar la frecuencia de engrase de los rodamientos, pero esto no tendrá en cuenta todas las variables que esperaría encontrar en estas aplicaciones. El análisis de vibraciones puede ayudar con esto al monitorear activamente la condición del rodamiento. Aunque podrá apreciar parte del impacto de la pérdida de aceite de la grasa, generalmente se requiere un monitoreo extenso y un ojo entrenado para detectar fluctuaciones.

Considere el ultrasonido para ayudarse a ajustar la frecuencia de engrase. El ultrasonido puede monitorear la falta de lubricación con más detalle que otras tecnologías, permitiéndole saber cuándo necesita grasa el rodamiento y también cuándo debe dejar de agregar grasa durante el proceso de aplicación. La mayoría de las otras tecnologías no tienen la capacidad de proporcionar información confiable en tiempo real sobre la frecuencia de engrase y el volumen que se introducirá en el rodamiento.

La termografía se ha utilizado y ha tenido un éxito esporádico. El problema con la utilización de la temperatura como indicador de necesidad de engrase es que retrasa la acción en tiempo real; la retroalimentación es mucho más lenta y habrá un aumento de la temperatura a medida que aplique grasa. Esta temperatura elevada puede disiparse rápidamente o tardar días en volver a los niveles normales. En ese tiempo podría perder gran parte de la información que esperaba monitorear para una lubricación de precisión.

El análisis de grasa está ganando popularidad. Si bien no se trata de un monitoreo en tiempo real, puede verificar la tasa de degradación de la grasa y ayudar a ajustar, en consecuencia, los intervalos de engrase. Esta tecnología también le permite rastrear la degradación del rodamiento al capturar las partículas de desgaste en la muestra.

En general, se pueden usar muchas tecnologías diferentes para engrasar los rodamientos de un motor eléctrico. Independientemente del método que elija, es importante validar y ajustar sus frecuencias actuales para las actividades de lubricación.

En Noria Latin America desarrollamos cursos de lubricación de maquinaria que brindan a los asistentes herramientas para el cálculo de la cantidad y frecuencia de engrase, así como las técnicas correctas para su aplicación. Solicite información a contacto@noria.mx