Wes Cash, Noria Corporation. Traducido por Francisco J. Páez Alfonzo, Noria Latín América
Publicado en Machinery Lubrication (6/2014)

Se puesto un gran énfasis en el control de contaminación en los sistemas de lubricación. Reduciéndola cantidad de contaminantes que ingresan en el lubricante, se puede extender efectivamente la vida útil del componente y del aceite. Disminuir la tasa de ingreso de contaminantes es solo una parte para lograr la confiabilidad de la maquinaria; la otra parte es la remoción de los contaminantes tan pronto como vayan ingresando en el sistema de lubricación.

Quizás el método más común para la eliminación de contaminantes es la filtración. La mayoría de los filtros vienen en una variedad de formas y tamaños y pueden ser instalados en múltiples ubicaciones. Un filtro es la mejor línea de defensa para remover los contaminantes una vez que han ingresado en la máquina. A propósito de los sistemas de filtración, hay muchas opciones que deben ser consideradas para asegurar que el sistema sea lo más eficiente posible.

Una de las primeras consideraciones es el material de la media filtrante. El material de construcción de esta puede hacerla diferencia en la capacidad del filtro para realizar su trabajo correctamente. Por ejemplo, los filtros de fibra de vidrio tienen más poros, y por lo tanto, una mayor capacidad para retener la suciedad. También son capaces de soportar mejor los medios ácidos que las medias filtrantes de celulosa tradicional. Uno de los beneficios de la celulosa es que pueden absorber cierta cantidad de agua del aceite que está siendo filtrado.
ubicacion-de-filtros

Hay algunos factores que deben ser considerados al momento de decidir cuál media filtrante utilizar. Los dos tipos de filtros más comunes son los de superficie y los de profundidad. En los filtros de superficie, la mayoría de las partículas son atrapadas sobre la superficie del filtro. Típicamente están construidos de una sola capa de material a través de la cual fluye el lubricante y las partículas se atrapan a medida que pasan por ellos.

Como su nombre lo indica, los filtros de profundidad son más profundos que los de superficie. En los filtros de profundidad, el aceite fluye por un camino tortuoso a través de la media, y las partículas quedan atrapadas a través de toda la profundidad del filtro. Dado que estos filtros requieren que el aceite permanezca en contacto por largos periodos de tiempo con la media, esto hace que tiendan a tener una presión diferencial o caída de presión mayor a lo largo del elemento. Se debe tener mucho cuidado cuando se utilicen estos filtros en la línea de suministro, dado que puede disminuir el flujo de aceite hacia los componentes lubricados aguas abajo y dar lugar a fallas en las máquinas.

Ambas medias y materiales filtrantes pueden ser diseñados para trabajar en una variedad de aplicaciones y son regularmente usadas en configuración dúplex y en diferentes ubicaciones a lo largo de todo el sistema. Dependiendo del diseño del sistema y de la criticidad total de la máquina, se tienen varias opciones de filtración para logras los objetivos de contaminación sólida ISO para el sistema. La ubicación física del filtro en el sistema de lubricación hace la diferencia al decidir el tipo de media filtrante y los materiales de construcción.

Los filtros de flujo total o instalados en la línea de abasto, ofrecen una protección directa de los componentes ubicados aguas abajo del sistema de filtración. Dado que estos filtros se encuentran en el camino del aceite antes de cualquier componente, deben ser monitoreados para detectar cualquier signo de obstrucción o puesta en derivación. El término “derivación” hace referencia a una válvula en el interior del filtro que se abre cuando la caída de presión es muy elevada. Si la válvula de derivación del filtro se abre, el aceite pasa alrededor del filtro y continúa fluyendo a través de todo el sistema sin filtrarse. Cuando se instalen filtros de flujo total, asegúrese de que tengan instalados medidores de diferencial de presión para monitorear la salud de los filtros y confirmar que el aceite está fluyendo a través de todo el sistema.

Los filtros ubicados en la línea de retorno son muy comunes en la mayoría de los sistemas hidráulicos. Están ubicados después de todos los componentes lubricados y antes del tanque principal. Estos filtros no ofrecen una protección directa sobre los componentes del sistema como los colocados en la línea de abasto; por lo general son de gran tamaño (mayores que los de flujo total), lo que les permite tener una mayor vida en servicio. Típicamente, son instalados en configuración dúplex, de modo que cuando uno se satura, se deriva el flujo a través de la válvula hacia el otro filtro, lo que permite cambiar el elemento saturado sin tener que detener la máquina e interrumpir el flujo de aceite. Además de ser de gran tamaño, los filtros en la línea de retorno tienen altas tasas beta de filtración. Esta se refiere a la eficiencia de captura del filtro. A mayor tasa beta, mayor será la eficiencia del filtro para capturar las partículas del tamaño especificado.

beneficios-de-la-filtracion-fuera-de-linea

La filtración fuera de línea o tipo riñón, brinda la mejor opción para lograr los objetivos de limpieza del sistema. Dado que no requieren trabajar simultáneamente con el sistema de lubricación principal para que el filtro opere, proporcionan una forma más económica para eliminar la suciedad. Con la filtración externa o riñón, es muy fácil también colocar accesorios para acondicionar o monitorear al lubricante, como intercambiadores de calor, medidores de temperatura y de agua en línea, etc. Estos accesorios ayudan a asegurar que la salud y la vida del aceite sean monitoreadas y controladas tanto como sea posible.

Los carros de filtración y otros accesorios portátiles de filtración pueden ser usados como filtración externa o riñón en la gran mayoría de las máquinas. Estos permiten descontaminar el aceite en servicio, así como limpiarlo cuando es transferido desde un contenedor al sistema. Otro beneficio de los sistemas de filtración portátiles es que pueden ser trasladados desde un sistema a otro. Se debe tener cuidado respecto a la compatibilidad entre diferentes tipos de lubricantes, si estos dispositivos no están dedicados a un solo tipo de producto o familia de productos (misma fórmula, diferentes viscosidades).

Para mantener y mejorar la limpieza del sistema, se debe establecer que las partículas deben ser removidas tan pronto ellas ingresen al sistema. Para lograr esto, se debe utilizar el sistema de filtración correcto. En la mayoría de los casos, utilizar diferentes ubicaciones para los filtros le ofrece la mejor forma para lograr los objetivos de limpieza que la máquina requiere para operar con óptima confiabilidad. Disminuyendo el contenido de partículas en el aceite, usted puede extender la vida útil de la máquina y hacer que su planta sea más rentable.