La presencia de lodo en aceite hidráulico puede reducir significativamente la vida en servicio del aceite. Por ejemplo, con 1 por ciento de lodo en un aceite hidráulico, la vida en servicio puede reducirse en cerca de un 40 por ciento.