Un importante fabricante de equipo móvil estimó que en promedio 53% de todas las fallas de motores eran resultado directo de problemas con el sistema de refrigeración. El análisis periódico del refrigerante, incluyendo contenido de glicol, pH, conductividad, análisis de inhibidores, inspección visual y resistencia a la corrosión, pueden ser tan valioso como el análisis de lubricante de rutina para prevenir fallas atribuibles al sistema de refrigeración.