Si bien la anatomía se asocia con la biología y la medicina, este artículo no incluye el estudio del cuerpo humano. Sin embargo, los métodos ilustrativos usados para un examen y análisis de los rasgos corporales siempre han sido muy efectivos como herramientas de aprendizaje en un salón de clases. Se aplicarán los mismos métodos de las lecciones de anatomía en la lubricación de la maquinaria, en algunos temas dentro de nuestra industria.

En este artículo, se analizará cuidadosamente la pistola de engrase para descubrir todas las características de sus componentes. Además, se discutirán otros aspectos relacionados, como trastornos comunes de las pistolas de engrase, síntomas comunes de incorrecto volumen de grasa y frecuencia de engrase, y las mejores prácticas para usar las pistolas de engrase.

Tipos de pistolas de engrase

Tipos de pistolas de engrase

Las pistolas de engrase pueden ser accionadas de tres formas: manual, por aire o electricidad. Además de estas variaciones, las accionadas manualmente pueden ser fabricadas con un brazo de palanca o empuñadura de pistola. Los beneficios de cada una dependen principalmente de la aplicación y de la preferencia personal del técnico de lubricación. Otra variación importante de la pistola de engrase es la forma en que esta se recarga con grasa: por succión, por cartucho y a granel.

Manual (Brazo de palanca) – Esta es la más común de las pistolas de engrase y puede suministrar alrededor de 1.28 g de grasa por bombazo, la cual es forzada a través de una boquilla.

Manual (Empuñadura de pistola) – Esta variación de la del tipo palanca permite el uso de una sola mano para el despacho de grasa, lo cual es muy común. Suministra alrededor de 0.86 g por bombazo.

Neumática (Empuñadura de pistola) – Esta pistola de engrase utiliza aire comprimido introducido en la pistola a través de una manguera, generando un desplazamiento positivo con cada disparo.

Baterías (Empuñadura de pistola) – Esta pistola de engrase accionada por baterías de bajo voltaje opera en forma comparable con la pistola de engrase neumática. Ofrece la ventaja de ser inalámbrica.

Es importante entender que la grasa es usada como lubricante porque esta se adhiere a las superficies en movimiento de la máquina, de donde no fuga tan fácilmente como el aceite. Por esta razón, el llenado inicial y el relleno de grasa en las máquinas deben ser considerados en forma diferente a las máquinas lubricadas con aceite. Por lo tanto, es importante que los técnicos de lubricación entiendan la correcta operación y administración de las cantidades de grasa para hacer más confiables los rodamientos y las máquinas. Simplemente el entender los síntomas de un exceso o falta de engrasado y con qué frecuencia reengrasar puede ayudar significativamente para poder extender la vida útil de la máquina.

Conectores, adaptadores y acoples

Conectores, adaptadores y acoples

Una pistola de engrase puede venir con un adaptador estándar para conexión con la grasera tipo hidráulica, pero existen algunas variaciones, dependiendo de la aplicación. El acople hidráulico estándar es el usado más comúnmente y el más aplicable. Un adaptador en 90° es ideal para graseras en espacios reducidos que requieren un doblez en 90°. Un adaptador con punta de aguja proporciona una pequeña y precisa cantidad de grasa en espacios estrechos, mientras que un acople giratorio de tres posiciones ofrece una variedad de posiciones para diferentes aplicaciones.

Manguera flexible vs. Tubo rígido

La decisión de usar manguera flexible o tubo rígido depende del tipo de grasera que tiene la máquina y de su facilidad de acceso, así como del tipo de pistola de engrase a utilizar. Por ejemplo, en ubicaciones de difícil acceso es más práctico utilizar una manguera flexible. Por otro lado, las pistolas de engrase con brazo de palanca requieren de ambas manos para ser accionadas y la mejor opción es la de tubo rígido.

Accesorios

Se pueden adaptar a las pistolas de engrase contadores de volumen, con el fin de optimizar el consumo de lubricante. Las tapas plásticas brindan beneficios al prevenir la corrosión y la contaminación con suciedad. También se pueden colocar códigos de colores para prevenir la contaminación cruzada. Existen otros accesorios disponibles, como los dispositivos sónicos/ultrasónicos.

Graseras

Graseras

Las graseras tienen diferentes nombres, como Zerk, niples de engrase, graseros, o Alemite. Este es el punto de lubricación donde se coloca el conector de la pistola de engrase. La grasera hidráulica es la más comúnmente utilizada en aplicaciones estándar. Puede estar colocada en posición vertical o en forma angular. La grasera del tipo botón es ideal para un buen acoplamiento cuando se agregan grandes cantidades de grasa. Cuando el espacio no permite el uso de accesorios sobresalientes estándar se prefiere una grasera tipo tapón, mientras que un grasera con válvula de alivio puede prevenir altas presiones que pueden llegar a dañar los sellos.

Riesgos para la salud de las máquinas asociados con las pistolas de engrase

Alta presión de la pistola de engrase

Una pistola manual de engrase está diseñada para despachar grasa desde 2,000 hasta 15,000 psi. Aplicar demasiada presión durante el rengrase puede dañar los sellos de los rodamientos, los cuales raramente soportan presiones por encima de las 500 psi. Síntomas de que se ha utilizado una pistola de engrase a alta presión incluyen el colapso de los escudos de los rodamientos, daños en los sellos, grasa en los devanados de los motores eléctricos y aspectos relacionados con la seguridad y el medio ambiente.

Frecuencia de rengrase

Es necesaria la administración óptima de las frecuencias de reengrase para prevenir problemas a largo plazo en la salud de la maquinaria. Si la frecuencia es muy alta, pueden aparecer síntomas como falta de lubricación, lo cual promueve el desgaste, la fricción y la contaminación de la grasa. Si la frecuencia es muy corta, puede producir un elevado consumo de grasa y problemas de seguridad y medio ambiente.

Exceso y falta de engrase

Es importante calcular la cantidad correcta de grasa para evitar aplicar mucha o poca grasa. Síntomas de un exceso de grasa incluyen daños en los sellos y devanados de los motores, problemas ambientales, y fricción fluida, lo que incrementa la generación de calor, oxidación acelerada de la grasa y alto consumo de energía. Los síntomas de falta de grasa incluyen escases de lubricante en los rodamientos, dando como resultado desgaste e incremento en la contaminación.

Exceso y falta de engrase

Cómo se mide la cantidad despachada

Es común que los departamentos de mantenimiento tengan una gran variedad tipos, marcas y modelos de pistolas de engrase. Esto puede causar trastornos relacionados con las grasas debido a la contaminación cruzada y un inadecuado conocimiento de cuánto despacha una pistola de engrase por bombazo. Se sabe que las pistolas de engrase varían en la cantidad de grasa que despachan, yendo de 0.5 a más de 3 g por bombazo. Esta inconsistencia depende de factores tales como el tipo, modelo y edad de la pistola de engrase.

Para superar este problema, es necesario calcular la cantidad de grasa que es despachada por la pistola de engrase en cada bombazo. Para calcularla, use una balanza de precisión y coloque 10 bombazos iguales de grasa sobre la balanza. Una vez pesada esa cantidad, divídala por 10 para obtener la cantidad de grasa que despacha la pistola por bombazo.

Mejores prácticas para el uso de las pistolas de engrase

  • Calcule la cantidad correcta de grasa necesaria para la relubricación de los rodamientos con base en la cantidad de grasa despachada por una pistola de engrase calibrada
  • Utilice una purga de alivio en el puerto de drenado del rodamiento para que salga toda la grasa vieja y prevenir una sobre presión en el rodamiento.
  • Extreme los cuidados cuando coloque grasa en la pistola manual para prevenir el ingreso de contaminantes. Si utiliza cartuchos, asegúrese de remover la cubierta metálica para evitar el ingreso de astillas metálicas en la grasa.
  • Asegúrese de que la pistola está correctamente identificada con el tipo de grasa con la que debe ser cargada. No utilice otro tipo de grasa, sólo use la que está identificada.
  • Siempre asegúrese de que la boquilla de la pistola de engrase esté limpia antes de usarla. Bombee una pequeña cantidad de grasa por la boquilla y límpiela con una toalla libre de pelusas antes de acoplarla a la grasera de la máquina.
  • Limpie la grasera de cualquier suciedad antes de conectar la pistola de engrase. Inspeccione y sustitúyala si encuentra algún daño. Es de gran ayuda el colocar tapones sobre la grasera para mantenerlas limpias; sin embargo, debe limpiarlas antes de aplicar grasa.
  • Asegúrese de usar la grasa correcta en cada punto de engrase. Aplicar la grasa equivocada puede generar problemas de incompatibilidad, lo cual puede hacer que el rodamiento falle rápidamente. Los puntos de lubricación deben estar claramente identificados con la grasa que debe ser utilizada. Esto puede ser hecho con etiquetas de colores, adhesivas o con marcadores. El uso del sistema LIS puede ser muy útil en esta identificación.
  • Las pistolas de engrase se deben despresurizar antes de almacenarlas en un área limpia, fresca y seca. Deben ser colocadas horizontalmente para prevenir la separación del aceite del espesante (sangrado). El uso de abrazaderas hace más fácil el almacenamiento y la organización de las pistolas de engrase. Adicionalmente, cubra las boquillas o acoples para prevenir la acumulación de suciedad y la contaminación.
  • Calibre regularmente las pistolas de engrase para asegurar que despachan el volumen correcto de grasa.

Mejores prácticas para el uso de las pistolas de engrase

Anatomía de una pistola de engrase

La palanca es usada en las pistolas de engrase configuradas para bombear manualmente grasa desde el cilindro hacia la manguera o el tubo rígido.

El gatillo y la empuñadura en las pistolas de engrase están configurados para bombear manualmente grasa desde el cilindro hacia la manguera o tubo rígido, de la misma manera que las equipadas con palanca.

El cilindro es el esqueleto de la pistola de engrase donde se coloca el tubo de grasa o la grasa suministrada a granel.

El tubo de grasa (o cartucho) es un inserto lleno de grasa que se cambia cuando la grasa se agota.

El acople hidráulico (o conector) es el punto de conexión que permite acoplar la manguera o el tubo rígido que está conectado al cabezal de la pistola de engrase.

El cabezal de la pistola de engrase contiene los conductos y las válvulas que permiten que la grasa bombeada pase del cilindro hacia la manguera o el tubo rígido.

El niple de llenado es el punto por donde se inyecta la grasa a la pistola desde una bomba de llenado.

La válvula de liberación de aire permite que el aire salga después de que se ha añadido grasa a la pistola de engrase y se haya bombeado hacia el cabezal.

El resorte suministra la presión sobre el émbolo.

El seguidor ayuda a que el émbolo se mueva en forma uniforme manteniendo la presión sobre el fondo del tubo de grasa. También actúa retrocediendo el resorte antes de insertar un nuevo tubo de grasa.

La agarradera permite jalar la varilla para luego insertar un nuevo tubo de grasa.

El émbolo suministra presión uniforme sobre el fondo del tubo de grasa a medida que la grasa se consume.

La manguera flexible se usa en forma intercambiable con el tubo rígido para una ubicación flexible del conector o del acople.

El tubo fijo es una forma rígida de una manguera flexible.

Anatomía de una pistola de engrase

Bennett Fitch, Noria Corporation. Traducido por Francisco J. Páez Alfonzo, Noria Latín América
Publicado en la revista Machinery Lubrication(4/2013)