Muchos lubricantes sintéticos ofrecen un beneficio que los lubricantes base mineral típicamente no tienen. Pueden lograrse ahorros de energía, debido a las características de más baja fricción de ciertos materiales sintéticos, que pueden estar en el orden de 5 a 10 por ciento. Esto es muy significativo, teniendo en cuenta que el costo anualizado de electricidad para un compresor de 150 caballos de fuerza es de aproximadamente USD $25,000 (Roger Littlejohn, Citgo Lubricants).