Jim Fitch, Noria Corporation. Traducido por Roberto Trujillo Corona, Noria Latín América

Publicado en la revista Machinery Lubricaion. tmayo 2004.

 

Tal y como debe ser, el análisis de aceite genera muchas preguntas respecto a las prácticas de mantenimiento. Una de las más frecuentes es qué hacer cuando el lubricante tiene un diagnóstico de mala salud. Para ser más específico, si una máquina contiene un lubricante muy degradado o severamente contaminado, ¿qué se debe hacer una vez que lo ha drenado? ¿Se requiere un lavado? Si la respuesta es afirmativa, hay algunas interrogantes adicionales como:

  1. ¿Cuál es la causa raíz que hizo necesario efectuar el lavado? ¿Qué o quién es responsable?
  2. ¿Qué tan urgente es la necesidad de realizar el lavado? ¿No es posible esperar?
  3. ¿Cuáles son los riesgos de no realizar el lavado? ¿Qué es lo peor que puede pasar?
  4. ¿Existen daños secundarios al hacer el lavado? ¿Hay alguna nube negra escondida en el horizonte?
  5. ¿Cuál es la mejor forma de realizar un lavado para reducir el costo, el riesgo y la posibilidad de interrumpir la continuidad de nuestro proceso?

Lavar o no lavar

Dado que el tema del procedimiento de lavado es muy amplio, nos enfocaremos ahora en la pregunta fundamental de “cuándo se justifica efectuar un lavado”.

Una vez que entendemos las condiciones que disparan la necesidad de un lavado, estamos mejor preparados para responder las preguntas de la lista anterior. En mi experiencia, los motivos más comunes para realizar un lavado se enlistan en la Tabla 1.

A menudo la necesidad de realizar un lavado se detecta en un inicio, durante una inspección o por la presencia de lodo o sedimentos en: la mirilla, en un filtro usado o en el fondo del cárter. Esto se puede confirmar mediante un análisis de aceite y una inspección adicional. El remedio involucra tanto la remoción del lodo, barnices o partículas de desgaste, como el eliminar la causa raíz antes de que el sistema sea puesto en servicio nuevamente con una expectativa de vida normal. El diagrama de flujo de la figura 1 puede ayudarle a decidir si es o no necesario efectuar un lavado.

Tabla 1. Razones más comunes que justifican un lavado

Figura 1. Diagrama de flujo para decidir si es necesario un lavado

Un asunto riesgoso y delicado

¿Cuáles son los riesgos asociados con el lavado? Estos varían considerablemente y dependen del procedimiento de lavado, de la máquina y del aceite lubricante. Si el procedimiento de lavado involucra introducir químicos ajenos (solventes, detergentes, etc.) en el aceite o la máquina, puede afectar el desempeño del lubricante y atacar sellos y otras superficies de la máquina. Haciendo anticipadamente algunas pruebas de laboratorio es posible evaluar e identificar estos riesgos. En algunos casos, el lavado también puede provocar fugas cuando se remueven los depósitos alrededor de sellos, juntas y empaques viejos. Adicionalmente, también pueden presentarse problemas por la agitación y suspensión de contaminantes asentados o sedimentados que no fueron removidos completamente durante el lavado. En general, siempre existen riesgos cuando intervenimos una máquina.