Jim Fitch, Noria Corporation. Traducción por Roberto Trujillo Corona, Noria Latín América.

 

Como jefe del grupo de investigación de fallas de Noria, he dirigido muchos estudios interesantes en busca de las causas y soluciones de las fallas. Estos incluyen fallas del sistema de misiles, accidentes de carreteras, choques de helicópteros y chatarra de turbinas de generación. La mayoría de estas casi 100 investigaciones se vieron obstaculizadas sustancialmente por errores cometidos en la recopilación y conservación de la evidencia.

Sabemos que cuando ocurren fallas críticas, se debe hacer todo lo posible para evitar que se repitan los eventos. Sin embargo, sin una intervención para eliminar la causa raíz subyacente, la recurrencia está casi garantizada. Es lógico que las organizaciones de mantenimiento deban considerar las investigaciones de fallas con tanta seriedad como las actividades de reparación necesarias para volver a poner una máquina en servicio. Sin embargo, con demasiada frecuencia, una vez que se ha restablecido la producción, la urgencia y el recuerdo de la falla comienzan a desvanecerse.

Hemos publicado extensamente sobre la importancia del análisis causa raíz (RCA, por sus siglas en inglés) de la falla y los pasos necesarios para llevarlo a cabo. Este artículo no abordará estos procedimientos bien documentados, sino que se centra en la tarea igualmente importante de preservar y recopilar evidencias. Después de todo, es esta evidencia la que sirve como materia prima esencial utilizada en los procesos de RCA. La calidad e integridad de esta evidencia (materia prima) es posiblemente el factor central que determina la precisión del resultado entregado (la causa raíz y el producto final del RCA).

Lamentablemente, cuando recibo una llamada telefónica para participar en un RCA, generalmente solo queda una pizca de evidencia. Quizás haya algunos fragmentos de un rodamiento roto o los restos descascarados de una bomba averiada. En otros casos, puede haber fotografías de la escena del crimen tomadas por un técnico alerta. Por supuesto, hay mucha evidencia anecdótica y teorías personales de personas que llegaron primero a la escena. Pero cuando se trata de recopilar datos de calidad y preservar evidencia física, lo que está disponible suele ser bastante escaso. Mi consejo para preservar la evidencia es el siguiente:

Qué hacer cuando se sospecha de una falla inminente

La preservación de la escena del crimen debe comenzar con el primer indicio de un problema. No espere hasta tener un cadáver para actuar. La mayoría de los datos se pueden capturar solo cuando la máquina aún está funcionando, así que no desperdicie la oportunidad. Cree un registro que sirva como una verdadera línea de tiempo de toda la información que podría ser útil en caso de que la situación empeore. A continuación algunas sugerencias:

  1. Guarde los filtros de aceite usados ​​como evidencia en una bolsa de plástico sellada bien marcada. Observe la condición del filtro y las acumulaciones anormales (partículas brillantes, lodo, color de las partículas de desgaste, etc.). Registre la vida útil del filtro, especialmente si es más corta de lo habitual.
  2. Aumente la frecuencia de muestreo de aceite. Extraiga muestras en los puertos primarios, secundarios y de los visores de sedimentos del fondo y agua (BS&W, por sus siglas en inglés). Algunas muestras pueden mantenerse en reserva y usarse solo si es necesario para una investigación de RCA.
  3. Comience a buscar fallas estructurales y mecánicas como desalineación, pata coja, resonancia, holgura, eje doblado, etc.
  4. Acelere el análisis de vibraciones buscando fallas y condiciones incipientes reveladas por la velocidad del eje, frecuencia de engrane de engranajes, frecuencia de paso de paleta/álabe, frecuencia de paso de rodillo/bola, frecuencia de jaula, etc.
  5. Realice inspecciones frecuentes en sus rondas a pié. Compruebe mirillas (nivel, espuma, color de emulsiones, etc.), oscilación del eje, color del aceite y claridad, visores BS&W, lodos y barnices, anomalías de presión, fugas, tapones magnéticos, etc.
  6. La temperatura es un buen indicador de fallas inminentes. Utilice pistolas de calor, cámaras infrarroja y sondas de temperatura dedicadas para buscar excursiones térmicas.
  7. Las máquinas emiten una variedad de señales audibles; algunos son normales pero otros no. Reporte gemidos, traqueteos, murmullos, estallidos, etc. inusuales. Utilice instrumentación acústica para aislar las emisiones ultrasónicas de la estructura y otras fuentes inusuales de emisión sónica. Alternativamente, una varilla, una manguera de jardín o un estetoscopio podrían ser útiles para localizar problemas.

Qué hacer durante o inmediatamente después de una falla

En algún momento, será claramente evidente que se acerca rápidamente el final de la vida útil de una máquina. En otros casos, la máquina puede fallar precipitadamente con poca o ninguna advertencia. Estos se conocen como fallas de muerte súbita. Independientemente de eso, es hora de comenzar a preservar la evidencia asegurando la escena del crimen.

Avise a los operadores y al personal de mantenimiento que ha ocurrido la falla (o está a punto de ocurrir) y que la protección de la evidencia es de vital importancia. Suponiendo que los datos anteriores a la falla y la recopilación de pruebas ya estaban en marcha, se debe realizar lo siguiente durante la falla de la máquina o justo después:

  1. Documente todas las lecturas finales mientras la máquina aún está funcionando: temperaturas, vibración, desplazamiento del eje, presión, velocidades, cargas, caudales, etc.
  2. Busque señales de intrusión, reparaciones fallidas, sabotaje, daño exterior, abuso del operador, etc.
  3. Fotografíe cualquier condición que sea relevante, incluidas las mirillas, las condiciones del tanque, fugas, etc.
  4. Empiece a entrevistar a los testigos. Descubra lo que observaron, escucharon, olieron y cualquier otra cosa que pudiera ser relevante. Documente las entrevistas.
  5. Comuníquese con su investigador de fallas para que le aconseje sobre los próximos pasos.

Qué hacer durante la reparación y el desmontaje

La evidencia más importante generalmente se pierde, destruye, altera o simplemente se maneja mal durante la reparación de la máquina. Si bien es importante la pronta devolución de una máquina al servicio, no sea tonto cuando se trata de la recopilación de datos y la preservación de pruebas. Considere lo siguiente:

  1. No tire nada, especialmente durante las reparaciones, el desmontaje y las inspecciones finales. Guarde los filtros de aceite, aceite/grasa usada, refrigerante usado, BS&W, piezas dañadas, lodos, respiraderos, tapones magnéticos, etc. Embale o empaque todas las piezas para conservarlas como evidencia y etiquete correctamente.
  2. No limpie nada. Guárdelo para el investigador de fallas.
  3. Obtenga muestras del aceite nuevo que se utilizó para recargas o cambios de aceite. Guarde una muestra de grasa nueva si el componente está lubricado con grasa.
  4. Fotografíe el proceso de desmontaje y reparación. Utilice tanto video como fotografía digital. Es posible que deba fotografiar muchas partes con iluminación adicional y con lentes macro.

No obligue a su investigador de fallas a especular locamente sobre la causa raíz solo porque la investigación se ha paralizado por evidencia inadecuada y mal conservada. Realice talleres de investigación del escenario de la falla para el personal de mantenimiento, ingenieros y operadores, con la ayuda de investigadores expertos.

Establezca políticas y pautas que indiquen claramente cómo realizar un RCA y preservar la evidencia. Y recuerde esto: es difícil determinar la causa exacta de la muerte cuando todo lo que queda del cuerpo es un dedo.