Arnold Shugarman. Traducción por Roberto Trujillo Corona, Noria Latín América.

La gestión de los riesgos de mezclar lubricantes es fundamental.

Los lubricantes de alto desempeño de hoy en día están específicamente formulados con un cuidadoso equilibrio en la selección de aditivos de desempeño y aceites base para satisfacer los requisitos de lubricación del equipo en el que se utilizan. Cuando se mezclan lubricantes, este equilibrio a menudo se altera; pueden producirse problemas mecánicos que reducen la vida útil de la máquina, a veces de forma catastrófica.

Los lubricantes modernos son productos sofisticados, formulados para cumplir con los exigentes requisitos de lubricación de la maquinaria modernos. El viejo dicho, “el aceite es aceite” ya no aplica. La mezcla de lubricantes es peligrosa para su equipo, su negocio y su billetera. En caso de duda, no mezcle diferentes lubricantes.

Si ocurre accidentalmente, aborde el problema de inmediato. No tenga miedo de traer a sus instalaciones a un experto, ya sea el fabricante de lubricantes, el proveedor de aditivos o un consultor independiente. Su respuesta a una situación en la que se mezclan diferentes lubricantes dependerá de los productos en la mezcla, la aplicación de uso final, las concentraciones relativas de productos y el volumen total involucrado.

En su forma más suave, mezclar diferentes lubricantes puede provocar una degradación del desempeño del lubricante. Mezclar los mismos grados API de aceite de motor sintético para automóviles y aceite de motor a base de aceite mineral no dañará el motor, pero perderá las características de desempeño que espera del sintético.

En el otro extremo del espectro, agregar el aceite de turbina típico a un aceite hidráulico antidesgaste en una bomba hidráulica podría significar un desastre. Se pueden formar depósitos que podrían aumentar el desgaste y obstruir los filtros.

Por qué es importante la formulación

Para entender por qué algunos aceites mezclados están bien pero otros no, primero debe entender cómo se formulan los lubricantes modernos. La mayoría de los lubricantes de alto desempeño son una mezcla de aceites base y aditivos. El aceite base es la parte aceitosa del lubricante, elegida por las propiedades físicas y químicas necesarias en la mezcla final.

En la mayoría de las aplicaciones industriales los aceites base se seleccionan según los requisitos de viscosidad, estabilidad a la oxidación, resistencia al fuego, biodegradabilidad y miscibilidad al agua en el producto final. Estos lubricantes soportan la carga en la lubricación hidrodinámica, eliminan el calor y las partículas de fricción y desgaste y ayudan a sellar contra el ingreso de los contaminantes.

La mayoría de los lubricantes están formulados con aceites base minerales, que son fracciones destiladas pesadas de petróleo crudo severamente refinadas, bajas en ceras. Son de costo relativamente bajo, generalmente buenos solventes para la mayoría de los aditivos, disponibles en un amplio rango de viscosidad y compatibles con varios materiales de sellos.

Los aceites base sintéticos son producidos por fabricantes de productos químicos para impartir cualidades especiales al aceite terminado. Las polialfaolefinas (PAO), los ésteres orgánicos, los glicoles y ésteres fosfatados, son ejemplos de sintéticos que se utilizan para satisfacer necesidades específicas. Los sintéticos se usan cuando el valor de sus propiedades funcionales especiales, estabilidad a la oxidación, resistencia al fuego, etc., supera sus costos.

Tabla 1. Aditivos y sus componentes en los lubricantes terminados

 

Los lubricantes elaborados con aceites base sintético no deben mezclarse con productos elaborados con aceite mineral, incluso si están diseñados para la misma aplicación. Las excepciones limitadas incluyen algunos productos a base de PAO y éster. Incluso entonces, la compatibilidad a menudo depende de la concentración. Se pueden formar depósitos debido a la incompatibilidad de los aditivos o puede verse comprometida la compatibilidad del sello.

Los aditivos imparten características especiales de desempeño al aceite terminado. La elección de aditivos y el equilibrio entre ellos diferencian un aceite hidráulico antidesgaste de un aceite de turbina, por ejemplo. Algunos aditivos afectan las propiedades físicas del lubricante terminado. Otros cambian las propiedades químicas del lubricante o se agregan con fines cosméticos (Vea la Tabla 1).

Incompatibilidad de lubricantes

Algunos lubricantes son incompatibles debido a diferencias en la química de los aditivos que conducen a reacciones químicas indeseables. Si se mezclan estos aceites, se puede formar material insoluble y luego depositarse en superficies sensibles de la máquina. Para un fluido hidráulico, esto podría conducir a la falta de lubricante, falla de la válvula o mayor desgaste.

Una segunda forma de incompatibilidad de lubricantes es más insidiosa porque no se producen cambios visibles cuando se mezclan los productos. El problema aparece solo después de que la mezcla se utiliza en un equipo que, en consecuencia, falla o pierde desempeño.

Por ejemplo, el fluido hidráulico de un tractor que está contaminado con aceite de motor puede provocar vibraciones en los frenos y fallas en los equipos agrícolas. El desempeño óptimo requiere propiedades de fricción y antidesgaste cuidadosamente equilibradas en el producto terminado que se alteran cuando se mezclan los lubricantes.

Algunas mezclas de lubricantes incompatibles también pueden afectar los sellos de hule sintético. Los lubricantes están formulados para ser neutrales a los sellos o hacer que se hinchen ligeramente. Con algunas combinaciones de lubricantes, puede ocurrir demasiado hinchamiento del sello, contracción del sello o deterioro químico.

Los aceites de motor formulados con ciertos tipos de dispersantes atacan los sellos de fluorocarbono. Los lubricantes contaminados por productos que contienen aceites base de éster pueden hinchar los sellos de manera inaceptable. Se sabe que los aceites para engranajes EP deterioran las juntas de silicona.

La incompatibilidad de lubricantes es un problema químico. No tiene nada que ver con los fabricantes del aceite; dos aceites fabricados por el mismo fabricante pueden ser incompatibles. La causa más común de incompatibilidad de lubricantes que resulta en la formación de sólidos dañinos es la reacción de un componente ácido en un aceite con un componente básico en otro. La reacción se acelera con agua y calor.

Los aceites que contienen inhibidores de herrumbre ácidos son incompatibles con los aceites que contienen inhibidores de herrumbre básicos (Vea la figura 1). Cuando se mezclan los dos aceites, especialmente cuando hay algo de agua, se forma un sólido en el aceite que reacciona más con el aceite para formar una sustancia insoluble similar a la grasa. Esto puede obstruir los filtros, formar depósitos que interfieren con la lubricación e interferir con la demulsibilidad (separación de agua y aceite).

Figura 1. Reacción de aditivos ácidos y básicos incompatibles

Una forma de ver la posible incompatibilidad de lubricantes es clasificar los lubricantes como ácidos o básicos. La Tabla 2 no pretende ser totalmente inclusiva y pueden ocurrir algunas excepciones. Diferentes fabricantes de lubricantes pueden usar distintos aditivos químicos para lograr la misma función, por lo que se requiere precaución. Consulte con su fabricante para estar seguro.

Tabla 2. Clasificación de lubricantes por su química ácida/básica

Tabla 2. Clasificación de lubricantes por su retención de agua

Los lubricantes que requieren buena demulsibilidad (separación de agua) nunca deben mezclarse con lubricantes que contengan dispersantes o altas concentraciones de detergentes. Pequeñas cantidades de aceite con buenas características de emulsión destruirán las propiedades de separación de agua de un lubricante altamente demulsificante. Raramente se puede restaurar la demulsibilidad con aditivos suplementarios.

Los lubricantes formulados con aditivos antioxidantes y antidesgaste libres de zinc, como aceites de motor de ferrocarril y aceites de motor a gas sin cenizas o con bajo contenido de cenizas causarán daños al motor si están contaminados con lubricantes que contienen aditivos con zinc.

Cómo evitar mezclas de lubricantes

A estas alturas, debe tener suficiente información para darse cuenta de que no debe realizarse una mezcla consciente de lubricantes sin un conocimiento profundo de la química del lubricante y la aplicación prevista. Si tiene dudas, no lo haga.

Pero pueden ocurrir problemas a lo largo de la cadena de suministro, desde el fabricante del lubricante hasta el usuario final de la máquina. El fabricante pone la etiqueta incorrecta en el tambor. El vendedor bombea aceite al tanque de almacenamiento equivocado. El mecánico de mantenimiento utiliza el recipiente incorrecto para agregar aceite de relleno al reservorio de fluido hidráulico.

Los incidentes de mezcla de lubricantes pueden ocurrir sin evidencia de negligencia. Una empresa de camiones cambió de proveedor de su aceite de motor diesel de servicio pesado y actualizó a la nueva categoría de desempeño API. En unos pocos miles de kilómetros, el aceite estaba negro y todos los indicadores de monitoreo de condición del aceite indicaban que el lubricante necesitaba ser cambiado.

Después de investigar el problema del aceite en mal estado, el ingeniero de lubricación concluyó que el aceite de reemplazo tenía un dispersante tan fuerte que estaba limpiando todos los depósitos del motor generados por el uso del lubricante anterior. El remedio fue cambiar el aceite en un intervalo más corto hasta que los motores estuvieran limpios, momento en el que la empresa de transporte se dio cuenta de todos los beneficios del nuevo aceite.

La mezcla accidental de aceites se puede minimizar mediante prácticas adecuadas: etiquetar claramente los contenedores, verificar los manifiestos en los envíos de aceite con los productos entregados, supervisar la descarga de aceite a granel y separar los aceites que se sabe que son incompatibles. Evite el uso de mangueras, embudos y recipientes comunes para transferir lubricantes de diferentes familias.

Por ejemplo, el mismo equipo de manipulación de lubricantes se puede usar para diferentes aceites de motor, pero nunca transfiera aceite de turbina con el equipo utilizado para transferir aceites de motor. Menos del 0.2 por ciento de aceite de motor puede formar emulsiones en un aceite de turbina. Antes de cambiar los proveedores de lubricantes o aceptar un producto nuevo/mejorado de su proveedor actual, asegúrese de que el nuevo producto sea compatible con el anterior. Pregunte qué pruebas se realizaron para demostrar la compatibilidad del producto.

Cómo combatir un problema de mezcla de aceite

Cuando ocurre un problema de mezcla de aceite, se deben seguir ciertos pasos prudentes. Para el aceite a granel, vacíe el tanque antes de agregar el producto nuevo. Si los productos son incompatibles, puede ser necesario lavar el tanque con aceite base. Si sospecha que hay mezcla de aceite, aísle el sistema.

Drene completamente el aceite de la máquina que contenga una mezcla sospechosa. Cuando busque asesoría sobre cómo manipular el aceite contaminado, proporcione la siguiente información:

  • Identificación de cada lubricante en la mezcla. Incluya el nombre del fabricante y la marca.
  • Volumen de cada componente de la mezcla.
  • Aplicación del lubricante.
  • Otros equipos lubricados, a menudo aplicaciones menos severas, donde se podría usar la mezcla de aceite.
  • Dónde se encuentra el aceite mezclado: un tanque a granel o 10 cajas de engranajes.
  • Capacidad para almacenar la mezcla de aceite hasta que se pueda determinar la disposición final.

Con esta información, se pueden tomar decisiones inteligentes rápidamente para evitar problemas o daños en el funcionamiento de la maquinaria, minimizar el tiempo de inactividad e identificar la mejor manera de desechar la mezcla de aceite.

Puede realizar algunas pruebas simples para confirmar un problema de mezcla de aceite, incluso sin acceso a un laboratorio formal de lubricantes. Caliente una mezcla de aceite o dos aceites cuya compatibilidad desee probar y examine su claridad. Si la mezcla está turbia, los aceites no son compatibles. Para verificar más, agregue una pequeña cantidad de agua, mezcle bien y continúe calentando. Permita que la mezcla repose a temperatura ambiente durante varias horas. Si se forma un sólido en el aceite, son incompatibles.

Para probar la demulsibilidad (propiedades de separación de agua) en una mezcla, mezcle partes iguales de aceite tibio y agua en una botella, agite bien y permita que la mezcla se asiente. Si ambos aceites tienen buena demulsibilidad, las capas de aceite y agua deben separarse limpiamente con poca o ninguna emulsión entre las capas.

Incluso si estas pruebas indican que los aceites son compatibles, consulte con el fabricante para ver qué otras pruebas se deben realizar antes de usar la mezcla en su equipo.

Antes de mezclar lubricantes o usar lubricantes que hayan sido mezclados, verifique con el fabricante del aceite cuál es el mejor curso de acción. Lo más importante, primero busque formas de evitar la situación de mezcla de lubricantes.