Noria Corporation. Traducción por Roberto Trujillo Corona, Noria Latín América

«¿Qué es peor cuando se trata de la lubricación de rodamientos, la falta o el exceso de lubricante?»

Para responder a esta pregunta, primero es importante comprender que el exceso de lubricación y la falta de lubricación pueden referirse a dos cosas diferentes. Por ejemplo, puede significar que el volumen bombeado a un rodamiento durante una actividad de engrase puede ser demasiado o muy poco. También puede significar que la actividad de engrasado ocurre con demasiada frecuencia o tal vez no con la suficiente frecuencia. Determinar qué problema es un peor puede ser difícil, pero la siguiente información debería ayudarlo a decidir qué podría causar el mayor daño en su aplicación.

El exceso de grasa por aplicar demasiada grasa a un rodamiento a la vez puede provocar una falla en el sello y generar calor en el alojamiento del rodamiento. Cuando se bombea demasiada grasa, eventualmente se llenará. Si no hay un puerto de alivio en el alojamiento, la grasa pasará a través de los sellos. Esto puede presentar varios problemas, ya que la grasa que queda en la carcasa puede filtrarse. También proporciona un camino para que los contaminantes externos ingresen al alojamiento del rodamiento.

Además, un alojamiento lleno de grasa puede generar calor. Una de las mayores diferencias entre la grasa y el aceite es que la grasa no puede transferir calor fuera de la zona de carga. Al poner demasiada grasa en un rodamiento, puede generar calor a partir de la fricción del fluido. Debido a que el calor no tiene a dónde ir, puede comenzar a degradar la grasa al causar demasiada agitación o batido. Si tiene puntos de purga adecuados para eliminar el exceso de grasa, el único problema de engrasar con demasiada frecuencia es que, en esencia, podría estar purgando la grasa buena del rodamiento.

Engrasar insuficientemente o no poner suficiente grasa en la carcasa de un rodamiento puede ser igualmente perjudicial. Sin embargo, tiene casi el efecto exactamente opuesto al engrasado en exceso. Al no proporcionar suficiente lubricación al rodamiento, se puede generar calor a partir de la fricción de las partes móviles. Además, si hay un vacío dentro de la carcasa del rodamiento, esto puede permitir que la contaminación ingrese a las zonas de carga, resultando en daños a los componentes en movimiento.

En general, no engrasar con suficiente frecuencia se consideraría un problema mayor. Después de un período de tiempo prolongado, la grasa puede comenzar a endurecerse debido a la oxidación. Ciertamente, habrá un desgaste excesivo de los componentes debido a la falta de lubricante y la presencia de posibles contaminantes. Por supuesto, la mejor práctica sería evitar ambas condiciones.

Si desea minimizar el riesgo de lubricación excesiva o insuficiente de sus rodamientos, puede utilizar la tecnología de ultrasonido para medir la fricción y aplicar la cantidad correcta de grasa. Hay lubricadores de un solo punto que incorporan la tecnología de ultrasonido para medir la fricción y aplicar el volumen preciso de grasa a los rodamientos. Sus beneficios de ahorro de tiempo son otra ventaja: una compañía farmacéutica a gran escala pudo minimizar el tiempo dedicado a la lubricación de los rodamientos en un 90% gracias a sus capacidades de monitoreo remoto.