Rich Wurzbach, MRG Labs. Traducido por Roberto Trujillo Corona, Noria Latin America

Mientras ayudaba a un fabricante de la industria farmacéutica a abordar las deficiencias en su programa de lubricación, me di cuenta de que un área que necesitaba atención era la gran variedad de pistolas de engrasar en manos de los técnicos de lubricación. Se usaban diferentes tipos de pistolas y los volúmenes que despachaban variaban mucho entre ellas.

El primer paso fue reunir esta variada colección de herramientas y elegir una nueva pistola de engrasar estándar para la empresa. Nos decidimos por una pistola de buena calidad con un tubo transparente para permitir a los usuarios ver el tipo de grasa que se había cargado en la pistola. Nosotros calibramos la pistola midiendo el volumen promedio despachado por bombazo.

Pensando que estábamos en camino a la excelencia en lubricación, me sorprendió recibir una llamada de que había un problema. Las nuevas pistolas de grasa estaban presentando fugas. Los técnicos habían encontrado charcos de aceite rojo en el fondo de sus cajas de herramientas, y las nuevas pistolas de engrasar eran la fuente. Incluso los tubos transparentes estaban manchados con aceite por fuera del cartucho.

Conocíamos y aplicábamos los procedimientos adecuados para almacenar los cartuchos de grasa. Antes de abrirlos, cuando los cartuchos de grasa todavía están en sus cajas o almacenados en el estante, deben mantenerse con la tapa de plástico hacia arriba y la lengüeta metálica hacia abajo.

La tapa de plástico no es una superficie de sellado. Cuando el aceite se separa invariablemente de su espesante, la tapa de plástico es un camino para que el aceite salga del espesante de la grasa. Lo que no observamos, especialmente para las grasas que separan fácilmente el aceite, era que la orientación de la pistola de engrasar también importaba.

La gravedad, el trabajo mecánico y la vibración son fuerzas que pueden separar el aceite del espesante de la grasa. Sucede en una máquina cuando las partes en movimiento cortan la grasa para liberar aceite en los puntos de contacto. Ocurre en máquinas sujetas a una alta vibración, cuando el aumento en la tasa de separación le hace engrasar estos componentes con mayor frecuencia. Y sucede también cuando la gravedad trabaja en una grasa estática llevando al aceite a un punto más bajo. Si ese punto bajo no es una superficie sellada, el aceite puede escaparse de la máquina, del cartucho de grasa o incluso de una pistola de engrasar.

La grasa es adherente y pegajosa. La aplicamos específicamente a rodamientos, engranajes y superficies de las máquinas porque queremos que permanezca en su lugar. Sabemos que el movimiento de la máquina separa al aceite. Cuando el movimiento se detiene, la gravedad se hace cargo y el aceite va al fondo. Sin embargo, solo porque la grasa es más adherente no puede ignorar los efectos que la gravedad tiene sobre ella. Debe tener una estrategia para abordar estas tres formas clave en que la gravedad puede vencer sus esfuerzos de lubricación con grasa.

Liberación de aceite antes de tiempo

Después de haber realizado muchas auditorías de lubricación a lo largo de los años, me he encontrado muchas veces con el temido efecto de la “caja empapada”. La caja empapada es la caja de cartón que contiene varios cartuchos de grasa. Si no se tiene el cuidado adecuado, el aceite puede escapar del cartucho dejando una capa de aceite que es absorbida por el cartón. A primera vista, esto podría no parece del todo correcto, pero tal vez se ignore este efecto porque no entendemos el mecanismo en cuestión o no nos damos cuenta de cuánto puede afectar el desempeño de la grasa.

La grasa está compuesta principalmente de aceite. De hecho, la mayoría de las grasas están compuestas por 70 por ciento de aceite o más. La proporción de aceite a espesante es muy importante en el desempeño de la grasa. La grasa no solo debe permanecer en su sitio, sino que debe ser capaz de apartarse del camino de las partes en movimiento y a la vez estar en contacto con ellas mientras se mueven.

Este cuidadoso equilibrio se garantiza seleccionando el grado de consistencia NLGI adecuado para una aplicación determinada. Si la grasa es demasiado firme, puede no fluir adecuadamente en el espacio al cual se bombea.

También hay un efecto llamado “canalización” o “tunelización”. Esto ocurre cuando una grasa pierde su “capacidad de desplazamiento” y es apartada por las partes en movimiento y ya no fluye para volver a entrar en contacto con estas. Un factor que contribuye a la canalización es un cambio en la proporción de aceite a espesante. Incluso si una pequeña cantidad de aceite se separa de la grasa, esto cambiará la consistencia y puede aumentar la probabilidad de canalización, privando a la máquina del aceite y los aditivos que necesita.

Cuando aparecen manchas de aceite en el empaque de los cartuchos de grasa o charcos cerca del área donde han sido almacenados, existe la posibilidad de que esta grasa no se comporte como se requiere y la vida útil de la máquina pueda verse afectada. Por lo tanto, debe reconocer esto como una condición inaceptable y retirar dichos cartuchos afectados de su almacenamiento de grasas.

Más importante aún, debe encontrar la causa de esta separación y pérdida de aceite y cambiar las condiciones que lo llevaron a ello. A menudo, este es un problema de capacitación y conciencia, ya que la grasa podría haber pasado por muchas manos antes de terminar finalmente en la máquina.

Algunas cajas de cartuchos de grasa incluyen etiquetas y flechas que indican “este lado hacia arriba”, lo que puede ayudar, pero es necesario revisar las prácticas de almacenamiento en todo el proceso, desde el fabricante, el proveedor, el proceso de recepción y el área de almacenamiento de lubricante para eliminar las prácticas que pueden conducir al sangrado y secado de la grasa

¿Ha sacado las balas de su pistola?

Cuando cazaba venados con mi familia, mi padre siempre hacía énfasis en la seguridad de las armas. Entre las precauciones que tomábamos estaba descargar la cámara de la escopeta al encontrar obstáculos, incluyendo la subida a un árbol, para asegurarse de que el arma no pudiera dispararse accidentalmente. Esto también significaba que tenía que recordar volver a cargar una bala una vez que se tuviese una posición segura.

Desafortunadamente, para un miembro de mi familia accionar el gatillo no fue suficiente para cazar ese primer venado. Fue el equivalente a ver salir de la pistola una bandera que decía “BANG”.

¿Es posible cargar una pistola de engrasar, pero no tener la munición necesaria para completar la tarea? Si la pistola no se almacena correctamente, los mismos problemas de separación que pueden ocurrirle a un cartucho pueden ocurrir una vez que la grasa está en la pistola. Las pistolas de engrasar con frecuencia terminan en el fondo de una caja de herramientas, descansando sobre su costado.

No solo existe el riesgo de dañar un dispositivo que puede generar más de 10,000 libras por pulgada cuadrada (psi) de presión, sino que en esta posición se crean las condiciones de fuga en el cartucho. Aunque hay un sello de labio contra el interior del cartucho, la mayoría de las pistolas se almacenan con el resorte haciendo presión sobre la grasa para alimentar el mecanismo de bombeo. La separación se produce debido a la gravedad y la presión del resorte. El aceite puede fluir a través del sello de labio y hacia la extremo de la pistola, donde la varilla sale de la pistola a través de un agujero bastante grande. Invariablemente, las pistolas de engrasar almacenadas de esta manera muestran evidencia de esta separación con charcos de aceite en el fondo de la caja de herramientas. Debe liberar la presión del resorte para reducir la separación, aunque esto no elimina por completo este riesgo.

Algunas compañías han mejorado el almacenamiento de sus pistolas de engrasar instalando bastidores para colgarlas. Sin embargo, estas instalaciones a menudo tienen una característica clave incorrecta: si la cabeza de la pistola de engrasar, donde se encuentra la boquilla, está hacia arriba, entonces el orificio de la carcasa está hacia abajo, permitiendo que escape el aceite separado; pero si las pistolas de engrasar se almacenan con la cabeza hacia abajo, esta ruta de fuga está casi eliminada.

¿Cuánto tiempo permanecerán el aceite y los aditivos en su lugar dentro de la máquina?

Aún cuando haya protegido la grasa, almacenándola con buenas prácticas tanto para los cartuchos como para las pistolas de engrasar, y haya logrado que la grasa ingrese a la máquina en buenas condiciones, sus consideraciones sobre la gravedad no han terminado.

La frecuencia de engrasado es una función de múltiples factores, incluyendo los factores estresantes de envejecimiento y oxidación, la tasa de contaminantes que luchan por introducirse al rodamiento a través de la grasa y la vibración que experimenta la grasa, lo que genera un esfuerzo de corte adicional en el lubricante para separar el aceite del espesante. La gravedad limita la vida útil de la grasa, ya que es un esfuerzo constante que jala hacia abajo la grasa o el aceite separado.

Si la grasa está en una carcasa de tamaño considerable con un piso sólido, como en una máquina con el eje en posición horizontal, la grasa y el aceite serán arrastrados hacia el fondo de la carcasa y ahí quedarán retenidos. Si el eje no está horizontal, esta fuerza acumulará la grasa contra una superficie de sellado y aumentará la oportunidad de que la grasa pueda salir bajo las condiciones de operación de la máquina.

Al calcular el factor “K” para definir la frecuencia de relubricación con grasa, se considera la orientación del eje por esta misma razón. Si la gravedad aumenta la tasa de pérdida, la tasa de reposición debe incrementarse para garantizar que siempre haya un suministro de grasa en la proporción adecuada de aceite-espesante para alimentar a las superficies lubricadas.

La grasa es a menudo la respuesta a los efectos de la gravedad. Cuando tiene máquinas que necesitan que su lubricante se mantenga cerca, la grasa es la mejor elección. Las máquinas que trabajan en condiciones de arranque y parada frecuente por lo general están diseñadas para que la grasa contrarreste los efectos que la gravedad puede tener en un aceite lubricante, empujándolo hacia abajo en la carcasa o depósito y lejos de las partes lubricadas.

Aunque la grasa hace un mejor trabajo al mantenerse en su lugar, todavía está en una batalla constante con la gravedad, la cual trata de separar los       componentes del lubricante (aceite, espesante y aditivos). Su trabajo es darle a la grasa una oportunidad de pelear. Esto ayudará a garantizar un suministro constante de grasa y extender la vida útil de sus máquinas lubricadas con grasa.